Actividades y programas para jubilados

Mesas de juegos, charlas de merienda, viajes a distintos lugares del país, son tan sólo algunas de las opciones que los abuelos del barrio tienen para divertirse y compartir buenos momentos.

Por Gonzalo Bañez Villar
gonzalo@mibelgrano.com.ar

En cada Centro de Jubilados, sea independiente, del PAMI, o del Gobierno de la Ciudad, los jubilados tienen a su disposición una gran cantidad de actividades y proyectos que los ayudan a mantenerse vigentes, tanto física como psíquicamente.

“La sociabilidad y amistad que mantienen las personas que asisten a los encuentros es el mejor resultado que puede haber”, aseguró Hugo Sayago, tesorero del Centro de Jubilados y Pensionados de Belgrano, ubicado en la calle Ugarte 3286, haciendo referencia a las reuniones que casi a diario se realizan en “el club”, como suelen llamarlo.

Hay actividades casi todos los días, sobre todo durante los fines de semana cuando, por ejemplo como sucede en el de la calle Ugarte, los abuelos se reúnen para conversar, tomar un café, armar rondas de truco, y ponerse al día con las noticias, tal como relataron unos hombres que se encontraban alrededor de una mesa, justamente, jugando a las cartas.

Otras de las actividades que son una constante y se pueden encontrar en la mayoría de los centros son las clases de baile, danza, y teatro. La profesora del centro 2 de abril Malvinas Argentinas, de la calle Moldes al 3045, contó que hay veces que sólo abre para las clases, pero siempre tiene alumnas “muy interesadas en participar y seguir aprendiendo”.

Mientras que tal vez el plan predilecto para los abuelos son los viajes. “El 90%, o más, de los clubes de jubilados organiza viajes y excursiones porque es a lo que más se suma la gente”, afirmó Dante Visconti, tesorero del centro 2 de abril. Sayago también agregó que habitualmente se busca programar todo tipo de salidas para que las personas puedan adaptarse a su capacidad económica, “no es lo mismo ir unos días a algún lugar de la provincia, a irse una semana al exterior”.

Pero como se dijo, la Ciudad de Buenos Aires también tiene programas de encuentros para jubilados, organizados por la Secretaría de Tercera Edad, donde se montan carpas con atención médica y juegos de mesa, como el Sudoku, el Uno, y otros tantos.

“Todos los lunes trato de venir porque me reúno con vecinos y amigos del barrio, y me divierto al aire libre”, cuenta Armando mientras cruza la calle en dirección a la Plaza de la Redonda, como se conoce a la que se encuentra en Juramento y Vuelta de Obligado, donde todos los lunes entre las 9 y las 13 se realiza dicha actividad.

Una de las coordinadoras y representantes del Gobierno de la Ciudad, Sonia, aseguró que si bien el número de personas que asisten semana a semana no es multitudinario (difícilmente superan la cifra de 15), el programa es algo “muy positivo para la estimulación de los abuelos, para que salgan de sus casas y sigan en actividad”.

Los “centros móviles” se colocan en distintos puntos de la Capital según el día (se pueden observar los lugares ingresando al sitio web de la Ciudad, dentro de la sección de Tercera Edad, en el programa “la Tercera en la calle”).

Por último, el PAMI es otro de los organismos que estimula el uso de los centros de jubilados mediante la cobertura de distintas actividades. Además, distribuye en forma gratuita y de ayuda bolsos con comida para las personas mayores que lo necesiten. Tal como explicó Alejandro García, técnico de campo de la Agencia n° 4 del PAMI (la que abarca toda la Capital Federal), el procedimiento es el siguiente: los jubilados que lo deseen deben presentarse en la oficina del PAMI que se encuentra en la calle Vidal 2322, y si cumplen con los requisitos de ser mayores de 70 años y cobrar la jubilación mínima, aunque esto es “adaptable según la condición social de cada persona”, aseguró García, tienen el derecho a solicitar la ayuda alimenticia. En ese mismo lugar, pueden presentar las recetas para medicamentos, tratamientos, o lo que fuese diagnosticado a través del PAMI, y desde allí se derivará al jubilado al centro que pueda cumplir con la demanda.

Para finalizar, vale aclarar que la mayoría de los centros de jubilados cobran una “cuota social” que en muchos casos ronda los $50. El motivo es que su funcionamiento es similar al de un club, al punto de que una comisión directiva es elegida para llevar las riendas de lugar durante un período marcado por el estatuto interno de cada centro. Una vez asociado, los abuelos podrán acceder a las actividades y reuniones que allí se realicen.

Centros de jubilados

Centro de Jubilados y Pensionados de Belgrano: M. Ugarte 3286. Tel.: 4541-4102

Centro de Jubilados 2 de abril Malvinas Argentinas: Moldes 3045. Tel.: 4544-2833

Centro Eterna Juventud: Quesada 2112.

Centro Vivencias: Zapiola 1391. Tel.: 4777-5249.

Centro 20 de Marzo: 11 de Septiembre 3635. Tel.: 4704-9931.

Los centros de Jubilados que quieran difundir sus actividades en Mi Belgrano pueden comunicarse al email: info@mibelgrano.com.ar