CALLES
Comuna 13: Belgrano - Colegiales - Núñez

 

09 de Abril de 2017

“La banda del Bondi Painter”

Con el objetivo de embellecer el barrio, los colectiveros decidieron hacer su aporte.

Es común ver a diario autos estacionados, decorados a rayas, casualmente pintados con el color de la línea de colectivo que pasa por esa calle. Algunos automovilistas en comunicación con la redacción de Mi Belgrano, nos contaron su experiencia.

Néstor: Estacioné el auto en Vidal y García del Rio, de la mano derecha. En esa esquina doblan los colectivos de la línea 151. Cuando volví me encontré con el espejo arrancado, el auto rayado con color rojo y la chapa hundida. Debería estar señalizado que ahí doblan colectivos. Tuve la suerte que me rompió la base pero no el espejo. Me lo arreglaron por 1000 pesos y me quedó original porque sino el nuevo sale $2500. Los vecinos me comentaron que ahí en Vidal ocurre esto todo el tiempo.



Matías: Dejé mi auto estacionado sobre Juramento, entre Amenábar y Moldes. Al día siguiente lo encontré rayado con pintura azul, justamente el color de la línea 113 que pasa por allí. Juramento es muy angosta y estacionan autos de las dos manos, el 113 pasa muy justo. El arreglo me costó $1600.



¿Pueden circular los colectivos por calles tan angostas?

Algunos vecinos sostienen que la solución pasa por cambiar el recorrido de algunas líneas mientras otros piensan que no se tendría que permitir el estacionamiento de la mano izquierda en las calles en las que circulan colectivos.

¿Quién controla la forma en que manejan los colectiveros?

Muchos colectiveros son imprudentes cuando manejan, no respetan las velocidades máximas, ni los semáforos. Los usuarios pueden presentar una denuncia ante la Comisión Nacional de Regulación de Transporte. Por teléfono, llamando al 0800-333-0300 de lunes a sábados de 8 a 20 horas. Personalmente: En la sede central del organismo Maipú 88 Planta Baja - CABA de lunes a viernes de 10 a 16 horas. vía Web a través del sitio: www.cnrt.gob.ar

El que deja un auto estacionado por el barrio, ya sabía que al volver podía encontrarse con un vidrio roto o un neumático menos, pero ahora debe estar atento, para no ser víctima de los “Bondi Painter”, una banda de colectiveros que manejan a gran velocidad sin importarles la seguridad de los pasajeros ni de los peatones, pero si se interesan por el “arte urbano”, dejando a su paso muchos vehículos decorados.