03 de Abril de 2016

¡Quieren cambiar tiros
por negocios inmobiliarios!

El 29 de marzo en el Salón San Martín de la Legislatura de la Ciudad, se realizó la audiencia pública que tiene relación con la ley por la cual se crea la Sociedad del Estado Agencia de Bienes. Se trata del expediente 2485-J-15, de la Comisión de Planeamiento Urbano. Esta ley contó con una primera sanción.

Reproducimos a continuación un resumen de algunas exposiciones que realizaron los participantes de la Audiencia pública del 29 de marzo en la Legislatura Porteña.

Fernando Amon: 
Soy el director del Tiro Federal. Me hubiera gustado estar aquí para contarles el trabajo que se hace en el club con los deportistas, con los representantes olímpicos, con las escuelas de tiro. Le damos instrucción a todas las fuerzas armadas y de seguridad. Además tenemos piletas, canchas de tenis y fútbol que están abiertas a la comunidad, no hace falta ser socio para utilizarlas. El Tiro Federal tiene un museo que se visita en la noche de los museos y una biblioteca abierta a la sociedad. El proyecto del “Parque de innovación tecnológica”, incluye la construcción de 3 edificios grandes como el Chateau sobre la Av. del Libertador. Ya han ofrecido las tierras a inversionistas extranjeros, esto es un negocio inmobiliario.

Juan Carlos Salerni:
Soy el Presidente del Tiro Federal. A la luz de los hechos, esta audiencia es ficticia y es así porque el Gobierno de la Ciudad ya salió a vender los lotes. ¡Quieren cambiar tiros por negocios inmobiliarios! El proyecto de ley soslaya la declaración de monumento histórico nacional y lo soslaya pese a que el 15 de enero de 2015, tanto el ingeniero Macri como el actual Jefe de Gobierno, recibieron un oficio donde le hacían saber que el Tiro Federal en su totalidad era monumento histórico.

Jonatan Valdivieso:
Vengo en representación del Observatorio del Derecho a la Ciudad, organización que también integra la campaña “Buenos Aires no se vende” y en la cual hemos manifestado nuestro rechazo absoluto a este proyecto de ley que habilita institucional y legalmente una de las mayores privatizaciones de la Ciudad de Buenos Aires. Privatizar tierras públicas no solamente implica que tierras que son de toda la comunidad, pasan a ser administradas por personas individuales. También implica un incremento del endeudamiento social y ambiental de la Ciudad. En este contexto de gran desarrollo inmobiliario, los intereses individuales se transforman puramente en intereses económicos pactados con la rentabilidad y van destruyendo la identidad y el alma de la Ciudad.

Osvaldo Guerrica Echevarría:
Soy arquitecto, presidente de la Asociación Amigos del Lago de Palermo, integrante de la red Queremos Buenos Aires y del colectivo Buenos Aires no se vende. Estamos por la defensa de los espacios verdes públicos, por la preservación de los paisajes y los usos para los que fueron creados, por su ampliación con el objeto de crear un sistema metropolitano de grandes parques sobre la base de tierras públicas nacionales y de la ciudad y por la conservación del patrimonio arquitectónico, paisajístico y artístico.

Alejandra Mestre:
Soy socia del Tiro Federal Argentino y vengo a manifestar mi preocupación por el riesgo que corre tras la aprobación de la ley en pos de la Agencia de Bienes Sociedad del Estado. El Gobierno de la Ciudad busca erradicar el Tiro Federal de su lugar histórico y de los beneficios comunitarios que brinda a la ciudad y a sus vecinos. En primer lugar, cabe considerarse que este espacio actúa como pulmón verde para todos los vecinos y resulta de vital importancia para impedir inundaciones en la zona, puesto que su superficie está constituida por tierras absorbentes que complementan los esfuerzos que el propio Gobierno de la Ciudad ha emprendido en el barrio. La construcción de edificios como se pretende llevar a cabo, va a generar no solo un daño urbanístico y en la calidad de vida de los vecinos, sino un riesgo real de inundaciones. Se trata del único predio con suelos naturales en la cuenca de aporte al arroyo White, por lo que toda la red hídrica local está diseñada en función del uso del suelo actual. Resulta evidente y claro que este proyecto causará daños irreversibles al medio ambiente junto a la inevitable contaminación ambiental, visual y sonora. No olvidemos que el Estadio Monumental se localiza precisamente en este barrio, y tanto los eventos deportivos como culturales hacen de la circulación y la vida cotidiana en el lugar un desafío. Los vecinos nos quejamos a menudo de la presencia de tantos visitantes en el barrio y esgrimimos razones de seguridad, higiene, contaminación, delitos menores e incluso violencia. Señores legisladores quiero que protejan a los vecinos y les pido que ayuden a resguardar una vida sana para todos dentro de la ciudad.

Carlos Wilkinson:
Soy del Movimiento Comunero, miembro del Consejo Consultivo Comunal de la Comuna 13. Los bienes de la Ciudad son de los vecinos, no son de las autoridades que nosotros elegimos, en todo caso, para que los administren. Esto es fundamental tenerlo en cuenta, porque estas autoridades que nosotros elegimos y que supuestamente nos representan tienen que atender a nuestras necesidades, no hacer lo que ellos quieren. ¿Escuchamos hablar de algo de esto en las campañas políticas que se hicieron el año pasado en donde elegimos Jefe de Gobierno? ¿Alguien escuchó hablar de este plan en el que se iban a rematar una cantidad de bienes de la Ciudad a través de esta agencia? No. ¡Entonces, ésta es la democracia que tenemos, muchachos! Los ciudadanos no nos enteramos de las cosas. En este caso los desarrolladores inmobiliarios o cualquier otra de las corporaciones no solo estaban enteradas sino que, además, planificaron esto. Entonces, frente a esto, los sabios constituyentes de la Constitución de la Ciudad decidieron que debíamos tener una democracia participativa, en la que los vecinos decidiéramos. La audiencia pública es no vinculante, entonces se convierte en una catarsis que hacemos los vecinos en la que hay una cantidad de señores legisladores que escuchan pacientemente lo que decimos, y después ni noticias. Los vecinos de la Ciudad sabemos lo que ha pasado con las Comunas durante estos 4 años: no le han transferido nada. Y mucho menos le han dado lugar a los Consejos Consultivos Comunales, que son las instituciones establecidas por ley para que los vecinos participemos directamente en cada una de las cosas que se hacen en nuestro barrio.

Héctor Fraga:
Soy socio del Tiro Federal Argentino y, a la vez, vecino de éste, ya que vivo actualmente a escasas 4 cuadras de la institución. Cuando decidimos casarnos con mi esposa, elegimos la zona donde se encuentra afincado el club para radicarnos, ya que la continuidad de varios clubes en el corredor de Avenida del Libertador embellece la misma y resulta determinante en la evaluación del lugar de mudanza que efectúan los vecinos. Las actividades deportivas, más la proliferación de espacios verdes, sin duda son característicos de este sector de Belgrano, adicionando a dichas entidades la ventaja de continuar disfrutando de las instalaciones de la institución que hoy se pretende vender.

Raúl Espineda:
Soy miembro del Consejo Consultivo de la Comuna 13 y milito en el Partido Obrero en el barrio de Belgrano. Acá muchos han participado de dos actividades muy importantes que hemos tenido nosotros en la comuna, dos asambleas. Una, en la Universidad Di Tella y, otra, en la iglesia que está frente al Tiro Federal, con alrededor de 300 personas entre las dos. Allí claramente se veía la oposición no solamente al proyecto, sino a este engendro que se llama Agencia de Bienes.

María Carmen Arias Usandivaras:
Como presidente de Basta de Demoler, vengo a rechazar la sanción del proyecto de ley 2485-J-15, cuya primera lectura se hizo a libro cerrado y sin que tuviera ninguna discusión en el sector social. Fuimos a la Justicia para evitar que esta audiencia se realizara porque consideramos que no estaban dados los elementos que deberían haber acompañado esto y que, además, no hubo discusión ni en la Legislatura ni en las comunas, que son el órgano principal de los ciudadanos. Esta audiencia debería haberse suspendido, a efectos de aportar esa documentación y porque un proyecto de esta envergadura debe ser discutido con mayor amplitud. Es deseable que esta vez nuestra voz sea oída y que las opiniones de los ciudadanos sean tenidas en consideración a la hora de rechazar este proyecto.