09 de Febrero de 2016

Torres Le Parc en Núñez

Alta en el cielo

Los vecinos del barrio de Núñez están muy preocupados por la construcción de dos torres Le Parc en Manuela Pedraza y Av. Del Libertador. ¿Cuántos pisos van a construir? ¿Hicieron los estudios de suelo correspondientes? ¿Qué riesgo corren las viviendas localizadas dentro del polígono comprendido por la Av. Congreso, las vías del ex Ferrocarril Mitre, la Av. Crisólogo Larralde y la Av. Del Libertador?

En el año 2010, la empresa Raghsa, compró el predio que ocupaba el laboratorio Boehringer Ingelheim en Núñez, una media manzana en la Av. Del Libertador y M. Pedraza. Actualmente la obra esta en proceso de demolición y los vecinos temen que pronto comience la construcción de dos torres que podrían tener una altura de por lo menos 20 pisos, con cocheras subterráneas que quedarían lindando con el Arroyo White.

Antecedentes que dan miedo

Hace unos años, la señora Noemí realizó un reclamo sobre el deterioro que presentaba el edificio en el que habita, un inmueble sito en Iberá 1591 esquina Montañeses 3001, debido a la falta de resistencia del suelo. A simple vista se podían visualizar grietas y fisuras en los muros y un hundimiento diferencial del suelo. Según cuentan los vecinos, los problemas comenzaron cuándo se inició la obra del “Chateau Libertador”.

El inmueble deteriorado se emplaza en la calle Iberá esquina Montañeses, en una manzana cercana a importantes equipamientos deportivos como el Club Ciudad de Buenos Aires, el Club Atlético Obras Sanitarias de la Nación, el Tiro Federal Argentino y el Club Atlético River Plate.
A fines del siglo XIX la zona aledaña a la actual Av. Del Libertador, de los barrios Núñez y Belgrano, estaba formada por terrenos anegadizos cercanos al Río de la Plata que llegaban hasta la actual Av. Figueroa Alcorta. La zona estaba apenas urbanizada en el área cercana a la estación del ferrocarril pero ya se había construido el viejo Hipódromo Nacional, en el lugar donde décadas más tarde se levantaría el estadio del Club Atlético River Plate. Con la llegada del siglo XX la zona comenzó a poblarse y en el plano de 1931 ya es posible observar el amanzanamiento completo hasta la Av. Del Libertador, el trazado del futuro “Barrio River”, la delimitación de los terrenos que hoy ocupan los clubes Ciudad de Buenos Aires y Atlético Obras Sanitarias de la Nación y el Tiro Federal Argentino, así como el proyecto para un paseo costanero desde Puerto Nuevo hasta la Av. Gral. Paz que nunca llegó a completarse.
En el plano topográfico de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires puede observarse que la zona de Núñez está entre las más bajas de la Ciudad. Asimismo, el plano de Riesgo de inundaciones elaborado por el Sistema de Información Geoespacial del Atlas Ambiental de Buenos Aires muestra que el barrio cuenta con un amplio sector afectado por esa problemática.

El informe “Características geotécnicas”, elaborado por Horacio V. Rimoldi y Héctor J. M. Morrás para el Atlas Ambiental de Buenos Aires, indica lo siguiente: “Los suelos finos se clasifican en tres grupos: limos inorgánicos (M), arcillas inorgánicas (C), y limos y arcillas orgánicas (O). A su vez cada uno se subdivide según tengan límites líquidos menor del 50% (L) o mayor del 50% (H). Cuando se aplican distintos esfuerzos, los suelos pueden deformarse hasta ciertos límites, los que dependen fundamentalmente de sus contenidos en arcillas y humedad. Aquellos con alto contenido de arcilla CH y CL generalmente presentan mayores índices de plasticidad que los que tienen mayor contenido en limo MH e incluso los orgánicos OL y OH. Todos los terrenos ubicados en cotas inferiores a 6m poseen características desfavorables para la urbanización, dado las proporciones variables de arcillas expansibles y las malas condiciones de permeabilidad. Estos materiales aparecen principalmente en la zona norte y sur; la primera corresponde a una zona con una alta densidad poblacional (Belgrano, Núñez, Saavedra y Palermo) por lo que al menos parte de los problemas edilicios en esas zonas se deben a las características geotécnicas del sustrato.

Debe tenerse presente que las áreas de relleno ganadas al río son terrenos inestables y poseen altas tasas de subsidencia. A su vez, la presencia de sedimentos arcillosos y la humedad propia de estas áreas dificulta la compactación de los terrenos. Las mencionadas características generan limitaciones en la construcción de grandes obras por debajo de los 5 msnm (metros sobre el nivel del mar) en el ámbito de la Ciudad.

Sin embargo, estas dificultades topográficas y geotécnicas no impidieron el crecimiento de la Ciudad en estas zonas, e incluso sobre la Av. Del Libertador, a lo largo de todo su recorrido, se encuentran algunos de los inmuebles de mayor altura de la Ciudad. En la manzana comprendida por la Av. Del Libertador y las calles Guayra, Montañeses y Campos Salles se construyó, entre 2007 y 2009, el inmueble denominado “Chateau Libertador”, un edificio de perímetro libre de 40 pisos, 130 metros de altura, que cuenta con 170 departamentos.
Corresponde mencionar que el polígono comprendido por Av. Del Libertador, Quesada, Montañeses, Guayra, Arribeños, Jaramillo, 11 de Septiembre de 1888 y Av. Gral. Paz está afectado al Distrito de zonificación R2aI, parágrafo 5.4.1.3 del Código de Planeamiento Urbano, destinado al “uso residencial con alto grado de densificación y consolidación”, en el que están permitidos los edificios entre medianeras, de perímetro libre y perímetro semilibre, con un FOT básico de 3 y una altura que podría alcanzar, en promedio, los 27m aún sobre las calles internas.

En otros edificios de la zona, sitos en las calles Montañeses, Iberá, Quesada, Arribeños y
Guayra, entre otras, también se observaron fisuras en algunas fachadas y hundimientos diferenciales en las aceras que provocaron deterioros de las mismas y desplazamientos de umbrales y escalones.

Noemí, la vecina de Iberá y Montañeses, realizó su denuncia ante el Centro de Gestión y Participación Comunal Nº 13, por lo cual la Dirección General Guardia de Auxilio y Emergencias visitó el inmueble del motivo emitiendo un informe, fechado el día 11 de julio de 2008, obrante de fs. 11 a 14, en el que informa que en el mismo “han ocurrido deterioros serios por hundimiento de suelo, que ha provocado rajaduras importantes y desvinculación de mampostería”. En referencia a la unidad Nº 1 ubicada en la planta baja del inmueble, una de las más afectadas, señala que “Se verifica tanto en los muros de fachada como en los tabiques interiores, como asimismo en el encuentro del piso con las paredes un asentamiento con desvinculación de la mampostería. La situación se está tornando grave por la envergadura de los daños en progreso que se registran”.

Asimismo, se realizó un relevamiento de toda la cuadra de la calle Montañeses entre Guayra y Campos Salles donde “se observa un hundimiento continuo de la vereda y manifestaciones de rajaduras por asentamiento en los inmuebles en ambos lados de la calle”. Esta observación coincide con la realizada por la Defensoría del Pueblo en la visita del día 5 de marzo de 2010, con lo cual se estima que sería factible la existencia de una problemática en los suelos de toda la zona ya que son varios los inmuebles afectados. El referido informe de la Dirección General Guardia de Auxilio y Emergencias, concluye recomendando dar intervención a Agua y Saneamientos Argentinos S.A. y a la entonces Dirección de Hidráulica (actual Dirección General de Sistema Pluvial) “para que efectúen los estudios pertinentes a los fines de establecer el origen y las acciones que permitan remediar la situación”, opinión que fue reiterada en un nuevo informe de la mencionada Dirección General fechado el día 17 de marzo de 2010.

Conclusiones

Los vecinos creen que el barrio de Núñez no está preparado para estos edificios, por eso solicitan que se realice el debido estudio de impacto ambiental y tener acceso al mismo antes de que se inicie la obra. Además piden que se contemple las consecuencias en la red cloacal, la mayor demanda de energía eléctrica, gas y agua, la mayor circulación de automóviles y la contaminación sonora.

¿Quién se hará cargo de los daños que puedan sufrir los vecinos en sus viviendas, ocasionados por la construcción de las torres Le Parc? ¿Podrá prevalecer el bienestar de los habitantes del barrio a gozar del derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado, al millonario negocio inmobiliario?