CONSTRUCCIONES
INMOBILIARIAS
Comuna 13: Belgrano - Colegiales - Núñez

 

19 de Enero de 2017

Un negocio inmobiliario vale
más que la voluntad de los vecinos

Los socios del Tiro Federal Argentino y los vecinos del lugar, se preguntan: ¿Por qué no atienden nuestro reclamo?

Por Fernando Rodríguez

Aquí se aprende a entregar la patria, sería el letrero apropiado, en lugar del actual ubicado en el Tiro Federal, que dice lo contrario. Resulta que uno de los iconos más arraigados de la zona de Núñez, será arrasado por el pequeño monstruo del mal llamado progreso, poniendo como justificativo para el desalojo, que se utilizarán esos fondos para futuras urbanizaciones de asentamientos de emergencia y un polo tecnológico, pero atrás de todo esto se esconde un fabuloso negocio inmobiliario. De hecho la excusa demagógica para vender los espacios públicos.

Eran terrenos inundables sin mucho futuro en la mitad del siglo 20. La Parroquia Santiago Apóstol, las tribunas del estadio de River y el edificio del Tiro Federal Argentino, eran las únicas construcciones importantes de la zona.

La proliferación inmobiliaria y la avidez del actual Gobierno por conseguir espacios para su desarrollo, terminó por desconocer la voluntad de los vecinos y desechar la historia.
Sistemáticamente se fue carcomiendo la sustentabilidad de todos los clubes de la zona, para dar paso a su estocada final, despojándolos de sus predios. La primera baja imprescindible para seguir derribando establecimientos como piezas de dominó, es la número uno de la fila, el TFA (Tiro Federal Argentino).

Empezando por ignorar la extensa y rica trayectoria del TFA, cuyos llamados “Consejos de Gobierno” estuvieron integrados por relevantes figuras de nuestra historia, como Julio A. Roca, Bartolomé Mitre, Carlos Pellegrini, Bernardo de Irigoyen, Miguel Cané, Roque Sáenz Peña, Dardo Rocha y Luis María Campos, entre muchos más, todos activos concurrentes a sus polígonos. Siguiendo por desatender el deseo de los vecinos de mantener los espacios verdes y la fisonomía del barrio que los vio nacer.

Imaginen por un momento ese enorme predio del Tiro Federal Argentino de 14 hectáreas de espacio verde y todos los clubes aledaños del corredor Libertador, convertidos en un conglomerado de cemento y asfalto, se verá el smog producido por miles de autos que circularán por sus calles internas y el aumento del calor producido por tanto cemento, será una atmósfera irrespirable, y saturada de gases de combustión de los autos.

Nos preguntamos los socios y los vecinos: ¿Hasta dónde llega la avidez de nuestros gobernantes? ¿Por qué no atienden nuestro reclamo? ¿Tan mansos somos que no somos capaces de hacernos escuchar?

Tampoco les interesó oír a La Sociedad Central de Arquitectos que se opone al proyecto, al igual que la Asociación Civil Vecinos de Belgrano, el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Asoc. Basta de Demoler, y muchos otros. Pido disculpas a las organizaciones no mencionadas.
No somos los vecinos los que optamos por lo que más nos conviene o como nos gusta vivir y conservar nuestro barrio. La decisión termina siendo de un grupo de burócratas, que se manejan por negociados y conveniencias económicas, para grupos inversores sin ninguna clase de arraigo, con el único objetivo de incrementar sus patrimonios.

No nos pueden prometer un entorno superador con el aluvión de cemento y paredones de edificios. Nos crean un espejismo utópico, como el Parque de la Innovación. Los de barrio sabemos que dicho parque no durará más de un clásico en River, para que sea totalmente enrejado y privado a los vecinos su utilización. Por si no se dieron cuenta los genios de CABA, controlar ese parque durante un partido de fútbol, con miles de hinchas, más los trapitos, más las barras bravas, los puestos de comida, los vendedores de merchandising, requeriría un policía por metro cuadrado.
 
Pero no vale la pena hablar de los espejitos de colores. Esto se trata de avasallar nuestras voluntades, para dar paso al mega-negocio inmobiliario de unos cuantos ricos, que cobrarán sus dividendos en fondos de inversión de New York. Espero que lo tengamos presente a la hora de votar.