17 de Junio de 2015

Marcelo Achile, presidente de Defensores de Belgrano

“Defendemos los colores del barrio”

Por Damian Giovino
damiangiovino@mibelgrano.com.ar

Hay clubes de los cuales no hace falta ser hincha para tenerle un gran cariño y sentir un importante arraigo con el mismo. Defensores de Belgrano cuenta con varios motivos y aristas para ser un explícito ejemplo de ello. Una institución histórica dentro la zona que lleva la bandera del barrio en su nombre. El pasado 25 de mayo celebró su aniversario 109 de existencia. Su presidente, Marcelo Achile, sabe muy bien de la preponderancia que tiene el “Dragón” y lo que representa para la localidad. Hace casi 20 años es el máximo dirigente y también es un vecino más. Por eso admite que: “Tenemos un profundo sentido de pertenencia con el barrio”.

Se fundó en pleno corazón de Belgrano en la parcela en la que hoy se encuentra la plaza “Alberti”. En 1910 se mudó a algunas cuadras de distancia: Comodoro Rivadavia 1450. Allí se encuentra hasta la actualidad el estadio “Juan Pasquale”. Si bien, geográficamente, está situado en Núñez, resulta casi imposible no vincular al club con el “Bajo Belgrano”. Analogía inversa a River Plate el cual se ubica en Belgrano pero es históricamente asociado con Núñez. Hoy atraviesa un muy buen momento futbolístico y social. Cuenta con una importante sociedad con Megatlón y Starbucks lo que le da un fuste aún mayor. Es por eso que para la máxima autoridad de la institución: “Defe es un club que enamora”.

Comencemos hablando de la actualidad futbolística que lo tiene a Defe en un muy buen momento

-Sí, estamos muy felices por el momento que atraviesa el equipo. Nos encontramos en los primeros puestos de la B Metropolitana dando pelea. Se valora aún más por lo que tuvimos que sufrir el año pasado, descender de categoría de forma muy injusta desde lo deportivo. Pudimos lograr el ascenso seis meses después y ahora disfrutamos de ser uno de los grandes protagonistas del torneo. Esto no es casualidad sino es producto de creer en un proyecto a largo plazo. Hace tres años y medio conservamos la misma base de jugadores algo que no es común en el Fútbol argentino y menos en el ascenso. El socio e hincha cuando viene a la cancha se siente identificado con los jugadores, eso es un plus especial y se refleja en el resultado deportivo. Cuando se logra consolidar un grupo adentro de la cancha se nota la pasión, el compañerismo y el arraigo que sienten los futbolistas con los colores.

¿Cómo se logra eso?

-Con compromiso y creyendo en lo que se hace. Pagando los sueldos al día. Nosotros no le cortamos la carrera a ningún jugador. Sabemos que a veces necesitan marcar una diferencia económica y tratamos de encontrar un equilibrio entre ambas partes. Desde hace varios años cuando vino “Fito” Della Picca como entrenador elaboramos un concepto futbolístico. Armamos una base sólida de jugadores experimentados para que sean la estructura del equipo y eso lo acompañamos con chicos de la Cantera del club para así tener un equilibrio justo. Todos se sienten muy cómodos en el club y esa es la receta.

¿El buen momento futbolístico atrae más vecinos a acercarse al club?

-Sí, somos un club de Fútbol. Si el equipo anda bien repercute mucho. Aumenta la cuota social, se recauda más de todos lados, la institución se hace más conocida, crecen las expectativas de venta de jugadores, se vienen a probar más chicos. Nos sirve mucho.

El mes pasado el club cumplió 109 años de vida, siempre dentro de la zona…

-Sí, el pasado 25 de mayo. Nosotros nacimos en el terreno donde ahora está la plaza “Alberti” (corazón de Belgrano), luego pasamos a donde estamos actualmente. La celebración fue con mucha felicidad. Así como el año pasado fue muy triste por el tema del descenso. La gente expresaba que ven a los jugadores y sienten como si estuviesen jugando ellos. Lo hacen con pasión, como hinchas.

Contamos tu historia dentro del club…

-Yo hace 19 años, casi 20, que soy presidente de Defe. Asumí en el ´96 cuando tenía 27 años. Siempre tuvimos un buen diagnóstico de qué club tenemos. Eso nos permitió superar un montón de adversidades desde el comienzo. Me ha tocado vivir momentos muy angustiosos. Yo asumo cuando querían vender al club, en un estado de quiebra permanente. Era una década de despilfarro en el país y eso le hacía muy mal a las sociedades civiles sin fines de lucro. Vender el club era un negocio para algunos vivos. En ese momento me han llegado a ofrecer dinero muy importante para que no entorpezca ese negocio. Yo tengo las cenizas de mi abuelo debajo de los tres palos. Con 27 años tenía un ´laburo´ como puede tener cualquier pibe, sin la espalda para bancármela con todos los quilombos que significaba ser Pte. del club. Pudimos hacer una convocatoria de acreedores. Hicimos bailes durante muchos años. Así de a poco empezamos a proyectarnos y a tener recursos propios en las arcas.

Defe es una referencia muy importante en la zona ¿qué le ofrecen al socio y vecino?

-Defe es un club de Fútbol. Fútbol Profesional, Amateur, Infantil, Femenino, Baby Fútbol. Las dimensiones del club no dan para muchas más cosas. Tenemos un gimnasio para actividades sociales y recreativas pero no dan las medidas para jugar al Basquet o Voley de forma profesional. Pensamos mucho en los socios, los vitalicios, las familias y los vecinos. Generamos un sentido de pertenencia. Somos un club de Fútbol con actividad física y social, una pileta, un gimnasio y una hermosa confitería. Puede venir cualquiera.

¿Buscan dar la imagen de un lugar familiar y de integración social?

-Los clubes son formadores de seres humanos. La primera contención fuera de tu familia la recibís en un club. Los valores de compañerismo, solidaridad, el espíritu deportivo, las reglas del juego se van absorbiendo desde muy chico y nosotros pregonamos eso. Nuestros entrenadores de Inferiores forman a los chicos primero como personas porque eso les va a quedar toda la vida. Y también deportivamente nos va muy bien en Inferiores. El año pasado salimos campeones con la Cuarta división.

Tienen una concesión muy importante con Megatlón y Starbucks, eso le da mucho prestigio y vida al club

-Sí, eso da mucho marketing. Es un contrato excelente de ambas partes. Nosotros no queremos perder ni un milímetro de sentido de pertenencia. Tenemos injerencia en la facturación porque es un contrato que sube el alquiler según lo que se factura. Está el nombre de Defensores de Belgrano por todos lados. Hay mucha confianza entre las partes. La gente que viene al gimnasio o a tomar algo ve la cara de Marquitos Zucker pintada, así se llama la tribuna popular, y preguntan quién es, se interiorizan por saber cosas del club. Por esta zona hay muchas edificaciones nuevas por ende vecinos nuevos. Al poco tiempo, y gracias a Megatlón y Starbucks que ayudan, ya conocen bien a Defe como institución y algunos empiezan a venir a la cancha.

Un mensaje para el vecino…

-Nosotros defendemos los colores del barrio. No hay cosa más linda que estar sentado en una esquina y ver pasar un nene con la camiseta de Defe. Tenemos un profundo sentido de pertenencia con el barrio. Yo vivo acá en la