27 de Noviembre de 2015

Contravenciones en espectáculos deportivos, el primer escalón de la violencia en el fútbol

El Código Contravencional de la Ciudad de Buenos Aires define 20 conductas que pueden alterar la seguridad y tranquilidad en los espectáculos artísticos y deportivos. Entre 2010 y 2014 ingresaron a la justicia porteña 3725 causas por infracciones vinculadas a partidos de fútbol desarrollados en territorio porteño, de las cuales 3505 fueron resueltas de diversas maneras por los tribunales locales. Reventa de entradas, suministrar o guardar bebidas alcohólicas y perturbar filas, ingreso o no respetar vallado, las contravenciones más frecuentes en el marco de partidos de fútbol.

Por Redacción iJudicial

Según datos relevados por la Oficina de Estadísticas del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires, en el período 2010-2014 la “reventa de entradas” encabezó el listado de causas ingresadas por contravenciones en espectáculos artísticos y deportivos (749 causas por infracción al artículo 91 del Código Contravencional); en segundo lugar, con 679 expedientes, se encuentran las causas por “suministrar o guardar bebidas alcohólicas”; y completa el podio “ingresar artefactos pirotécnicos a un espectáculo masivo”, con 475 causas. En cuarto lugar en número de expedientes iniciados por infracciones en partidos de fútbol o shows se encuentra perturbar filas, ingreso o no respetar el vallado, seguido de acceder a lugares distintos a los indicados en la entrada, e ingresar sin entrada, autorización o invitación.

Una contravención es una infracción a una disposición local, que tiene menor gravedad que un delito y que afecta en general la convivencia entre vecinos. “Al reconocerse a la Ciudad de Buenos Aires la calidad de ciudad-estado y atribuirle facultades propias de legislación y jurisdicción (art. 129 CN), la materia contravencional se erigió como una cuestión netamente local”, indicó el juez de la Cámara PCyF Marcelo Vázquez en un artículo de su autoría titulado “Violencia en el Fútbol. Régimen Penal y Contravencional. Mitos y Realidades”. En dicho texto, el camarista también destacó la labor del legislador local al dedicarle un capítulo extenso del Código Contravencional “a describir las conductas que entendía contrarias al normal desarrollo de un espectáculo tanto deportivo como artístico” delimitando un objeto de protección amplio, para que “los eventos que concitan la atención y la confluencia de público se desarrollen pacíficamente, castigando a quienes conspiren contra ello”.

La normativa

El Capítulo II del Código Contravencional porteño consta de 20 artículos que definen diversas infracciones contra la seguridad o tranquilidad del desarrollo de espectáculos artísticos y deportivos. Las sanciones establecidas prevén multas de 200 a 50.000 pesos, días de trabajo de utilidad pública y penas de arresto de 1 a 30 días; incluso se pueden elevar al doble las penas si se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas, o si los autores de las infracciones son dirigentes o deportistas. Las contravenciones que se pueden registrar en eventos futbolísticos son:

Artículo 90 – Perturbar filas, ingreso o no respetar vallado. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos.
Artículo 91 – Revender entradas. La sanción consiste en una multa de trescientos a tres mil pesos. En caso de probarse la participación o connivencia de persona responsable de la organización del espectáculo es sancionada con multa de mil a diez mil pesos o de dos a veinte días de arresto.
Artículo 92 – Vender entradas o permitir ingreso en exceso. La sanción consiste en una multa de cinco mil a treinta mil pesos o diez a treinta días de arresto. La sanción se eleva al doble si se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas. Admite culpa.
Artículo 93 – Ingresar sin entrada, autorización o invitación. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos. La sanción se eleva al doble para quien permite ilegítimamente a otros el acceso.
Artículo 94 – Ingresar sin autorización a lugares reservados. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos. La sanción se eleva al doble si se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas.
Artículo 95 – Acceder a lugares distintos según entrada o autorización. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos. La sanción se eleva al doble si se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas.
Artículo 96 – Omitir recaudos de organización y seguridad. La sanción consiste en una multa de dos mil quinientos a treinta mil pesos o arresto de cinco a treinta días. La sanción se eleva al doble si se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas. Admite culpa.
Artículo 97 – Alterar programa. La sanción consiste en una multa de mil a treinta mil pesos. La sanción se eleva al doble si por tal motivo se producen desórdenes, aglomeraciones o avalanchas. Admite culpa.
Artículo 98 – Provocar a la parcialidad contraria (mediante la exhibición de banderas, trofeos o símbolos de divisas distintas de la propia). La sanción consiste en una multa de doscientos a mil pesos o arresto de uno a cinco días. La sanción se eleva al doble para quien consiente o permite que las banderas, trofeos o símbolos descriptos se guarden en el lugar donde se desarrolle el espectáculo. Admite culpa.
Artículo 99 – Afectar el desarrollo del espectáculo. La sanción consiste en una multa de seiscientos a dos mil pesos o tres a diez días de arresto.
Artículo 100 – Producir avalanchas o aglomeraciones. La sanción consiste en una multa de seiscientos a dos mil pesos o arresto de tres a diez días. Admite culpa.
Artículo 101 – Incitar al desorden. La sanción consiste en una multa de doscientos a mil pesos o arresto de uno a cinco días. La sanción se eleva al doble cuando la acción la realiza un deportista, dirigente o se utiliza un medio de comunicación masiva.
Artículo 102 – Arrojar cosas o sustancias. La sanción consiste en uno a diez días de trabajo de utilidad pública o arresto de uno a diez días. Admite culpa.
Artículo 103 – Suministrar elementos aptos para agredir. La sanción consiste en una multa de doscientos a mil pesos. Admite culpa.
Artículo 104 – Suministrar o guardar bebidas alcohólicas. La sanción consiste en multa de mil a cinco mil pesos. Idéntica sanción corresponde a quien suministra bebidas alcohólicas en el lugar donde se desarrolla el espectáculo en el período comprendido entre las cuatro horas previas a la iniciación y una hora posterior a su finalización. El/la dirigente, miembro de comisiones directivas o subcomisiones, o persona con igual poder de decisión que guarda, suministra o permite la guarda o suministro de bebidas alcohólicas en dependencias del lugar donde se desarrollan tales actividades, es sancionado/a con multa de cinco mil a veinticinco pesos o arresto de cinco a quince días. Toda autorización de excepción debe otorgarse en forma escrita por autoridad competente a los organizadores del evento.
Artículo 105 – Ingresar o consumir bebidas alcohólicas. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos.
Artículo 106 – Ingresar artefactos pirotécnicos. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o arresto de uno a cinco días. La sanción se eleva al doble si los artefactos son encendidos o arrojados. Toda autorización de excepción debe otorgarse en forma escrita por autoridad competente a los organizadores del evento. Admite culpa.
Artículo 107 – Guardar artefactos pirotécnicos. La sanción consiste en una multa de dos mil a diez mil pesos o arresto de dos a diez días. El/la dirigente, miembro de comisiones directivas o subcomisiones, o persona con igual poder de decisión que en idéntica situación descripta en el párrafo precedente guarda o permite la guarda de artefactos pirotécnicos, es sancionado/a con multa de diez mil a cincuenta mil pesos o arresto de cinco a veinte días. Toda autorización de excepción debe otorgarse en forma escrita por autoridad competente a los organizadores del evento. Admite culpa.
Artículo 108 – Portar elementos aptos para la violencia. La sanción consiste en un arresto de cinco a veinte días.
Artículo 109 – Guardar elementos aptos para la violencia. La sanción consiste en una de tres mil a quince mil pesos o arresto de tres a diez días. El/la dirigente, miembro de comisiones directivas o subcomisiones, o persona con igual poder de decisión que en idéntica situación descripta en el párrafo precedente guarda o permite la guarda de elementos inequívocamente destinados a ejercer violencia o a agredir, es sancionado/a con multa de quince mil a cincuenta mil pesos o arresto de cinco a veinticinco días. Admite culpa.
Artículo 110 – Obstruir salida o desconcentración. La sanción consiste en uno a cinco días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a mil pesos. El/la dirigente, miembro de comisiones directivas o subcomisiones, o persona con igual poder de decisión que obstruye o dispone la obstrucción del egreso de un espectáculo masivo, de carácter artístico o deportivo, es sancionado/a con multa de tres mil a quince mil pesos o arresto de tres a diez días. Admite culpa.

Cómo se resuelven las contravenciones

De las 3725 causas ingresadas por contravenciones en espectáculos artísticos y deportivos entre 2010 y 2014, 3505 fueron resueltas por los tribunales porteños, en primera o segunda instancia. Mayoritariamente las causas por infracciones en espectáculos artísticos o deportivos culminan en archivo debido, principalmente, a la falta de prueba sobre la materialidad del hecho (elementos insuficientes para llevar el caso a juicio), falta de prueba sobre la autoría o extinción de la acción, entre otras.

Los argentinos, y en particular los habitantes de la Ciudad de Buenos Aires, convivimos con una realidad que se ha vuelto cotidiana: la violencia en el fútbol. La Justicia porteña, con las herramientas que le otorga el Código Contravencional local, es un actor principal en la lucha contra este malestar social. Y tal como lo afirmó el juez Marcelo Vázquez en su artículo, no cabe duda de que “es indispensable aplicar sanciones por las conductas delictivas y contravencionales que a diario se producen en los estadios de fútbol”.