13 de Diciembre de 2016

Derrumbe total de un cielo raso
en la escuela “Casto Munita”

Por Julieta Costa Diaz
Comunera de Nuñez, Colegiales y Belgrano. Frente Para La Victoria.

Durante el fin de semana, en un aula de séptimo grado de la Escuela Casto Munita, ubicada en Cuba entre Juramento y Echeverría, se desplomó por completo el cielorraso. Las fotos son aterradoras si pensamos que pudo haber ocurrido durante una clase.

En septiembre de este año llevamos adelante un encuentro junto a la Presidenta de la Auditoría General de la Ciudad, Cecilia Segura, UTE y la Defensoría General de la Ciudad, en el cual participaron autoridades, cooperadoras y centros de estudiantes de las escuelas públicas de la Comuna 13. El objetivo de aquel encuentro era pasar en limpio las obligaciones emanadas de los contratos que firmaron las empresas adjudicatarias del mantenimiento edilicio escolar en la Ciudad de Buenos Aires con el Gobierno central. Lo hicimos porque entendíamos que las comunidades educativas desconocen por completo las tareas que deben desempeñar estas empresas ya que la gestión PRO oculta esos contratos, donde las empresas cobran millones y, muchas veces, cumplen a medias. En ese entones dijimos, que a la vista gorda del Gobierno del PRO había que oponerle el control ciudadano. En el caso de la Comuna 13 el contrato recae sobre Mejoramiento Hospitalario SA que embolsa más de 45 millones por año para, entre otras cosas, evitar que los techos de las aulas se desplomen sobre las cabezas de los pibes.

En esta misma escuela ya se había desmoronado un sector de un aula del jardín de infantes. Pero lo más preocupante de todo es la total desidia del Gobierno de la Ciudad y Mejoramiento Hospitalario S.A., la contratista. Hay en ejecución un contrato con la empresa Mejoramiento Hospitalario por mas 45 millones de pesos por año para que estas cosas no sucedan, ya que entre las tareas de rutina está la de revisar los cielorrasos periódicamente, la empresa debió advertir que había peligro de derrumbe y arreglar lo que fuera necesario para q el hecho no ocurrirá porque está dentro de sus obligaciones. Si no lo detectó es negligencia y si lo detectó y no arregló directamente es un acto criminal, cualquiera sea el caso el contrato debe ser revocado inmediatamente. Y la ministra Acuña debe dar explicaciones de por qué no controló el trabajo de la prestadora de servicios, hay una área específica del ministerio que está para verificar la infraestructura de cada establecimiento escolar, el director debe ya mismo renunciar y Acuña debe ser interpelada en la Legislatura.

La falta de control por parte del Gobierno de Larreta, sumada al afán de ganar más de las empresas haciendo menos pusieron y seguirán poniendo en riesgo a los niños, niñas y adolescentes que concurren a las escuelas públicas de nuestra Ciudad. Cabe agregar que la Legislatura voto durante 3 años seguidos una partida especial para el Casto Munita y el PRO siempre la Subejecutó, como solemos decir los funcionarios del PRO no tienen corazón.