Una bajada de barrera interminable

Me gustaría por medio del diario Mi Belgrano, hacer llegar a las autoridades del GCBA una solicitud relativamente económica para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos que vivimos y transitamos la zona de referencia.

Debido a la construcción del FFCC Mitre elevado, los trenes circulan a velocidades muy bajas entre las calles Olleros y la Estación Núñez por razones de seguridad. Los sensores que bajan las barreras de las calles Juramento, Mendoza, Olazábal y Blanco Encalada no han sido cambiados de sus posiciones originales, por lo tanto una bajada de barrera que antes duraba 5 a 10 minutos se ha transformado en un calvario que en las horas pico dura entre 15 y 20 minutos por la baja velocidad de los trenes y las paradas en la estación Belgrano C.

No es necesario explicar los cuellos de botella de los vehículos que deben atravesar las barreras mencionadas o los autos que deben salir de los garages de los edificios. La zona se ha transformado en un constante ruido de motores y bocinazos que la vuelve invivible a toda hora. No obstante ello sugiero que el GCBA coloque banderilleros que permitan el paso de vehículos, aun con la barrera cerrada, hasta que el tren se encuentre a una distancia de 200 metros, que aun son varios minutos a la velocidad que circula. Pueden estar parcialmente en las horas pico (7 a 10 AM y 16 a 20 horas).

Los pasos a nivel más críticos son Mendoza y Olazábal por ser calles muy estrechas y que concentran mucho tránsito. Es una medida muy económica y que redunda en beneficio de la comunidad hasta que la obra culmine.

Jorge Wolfzun

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *