Horacio Rodríguez Larreta en Belgrano

Guido Franz un habitual lector de Mi Belgrano, nos envió su opinión respecto a la última reunión de vecinos con Horacio Rodríguez Larreta en el barrio de Belgrano.

No pude concurrir a la convocatoria del pasado 13 de Abril en el Auditorio Belgrano, pero lo hice en una reunión anterior allá por Junio de 2016. Por los comentarios y reclamos de los presentes que leí en la edición de Mi Belgrano de Mayo, creo que no me perdí nada importante. No me cabe duda que los Funcionarios del Gobierno, oyen pero no escuchan. Larreta tiene la habilidad para argumentar el por qué no se resuelven los reclamos de los vecinos y para explayarse sobre las obras que se realizan, que nadie las niega.  Ignora los pequeños reclamos necesarios que hacen al bienestar de los vecinos y que afectan a su vida diaria.

He observado en la edición de Mayo dos temas con reiterados reclamos de los vecinos.  Uno de ellos es el de los perros sueltos en las plazas a pesar de haber caniles disponibles. Esto sucede en la Plaza de las Barrancas, en la Plaza Castelli con el agravante de que por haber varios colegios en la zona, los chicos meriendan sentados en el piso del espacio verde entre las mascotas y la suciedad que provocan. El problema no es solamente la indiferencia y falta de respeto de los dueños de las mascotas que si se les dice algo, se ofenden y discuten. El  inconveniente lo origina el GCBA para quienes el “derecho” de las mascotas está sobre el que tiene la gente de disfrutar de las plazas con seguridad e higiene.

El otro tema es el tránsito, camino a diario decenas de cuadras por Belgrano y me canso de ver todo tipo  de infracciones, en especial por mal estacionamiento, ya sea obstruyendo las rampas en las esquinas, en paradas de los colectivos, en doble fila, etc. Si quisiera fotografiarlos a todos, no me alcanzaría la memoria de mi celular para registrarlos. El problema radica en el insuficiente e ineficaz control  que se realiza. Los Agentes Motorizados de Tránsito circulan por las principales calles o avenidas y en las arterias de poca circulación, ni se los ve.  El sistema no sirve, el GCBA debe tener una galería fotográfica de infracciones, se debería colocar en el parabrisas del auto, una oblea indicando que el auto ha sido multado y disponer de grúas para remover aquellos que están “pésimamente” estacionados (paradas de colectivos, cocheras, doble fila). Lo peor del caso y que agrava esta situación, es que para el GCBA, los Agentes de la Policía de la Ciudad no pueden levantar Actas de Infracción ni disponen de los elementos para hacerlo. Según su criterio es para que no se “distraigan” de su función de prevención del delito. Es decir, el policía que está 6 o más horas en una parada no puede actuar si un auto estaciona en doble fila o en la ochava de la esquina delante de sus narices, se mantiene impávido.

Qué ventaja se les da a los delincuentes, no necesitan perder el tiempo en estacionar el auto, lo hacen en infracción y si hay policía permanecerá indiferente hasta que alguien grite que lo asaltaron. Pregunto, ¿no se distraen cuando están conversando con los encargados de edificios, canillitas, etc.? Con este criterio del GCBA, el problema del tránsito no tiene solución. Le sugiero al Jefe de Gobierno Porteño no hacer mas reuniones de vecinos en el barrio para “escuchar”  sus reclamos, que lea las ediciones de Mi Belgrano y se va a enterar que tiene temas de sobra para resolver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *