MUJER
Comuna 13: Belgrano - Colegiales - Núñez

 

17 de Marzo de 2017

“Hay muchas mujeres que
buscan transformar el barrio”

Desde diciembre de 2015, Romina Braga representa a los vecinos de la Comuna 13, “Más que vocación por la política siempre tuve presente el servicio al otro”.


Por Romina Braga
Juntista de la Comuna 13

Cuando me vine a vivir a Buenos Aires, hace ya unos 12 años, la ciudad me envolvió con su imponente personalidad, con sus historias y su futuro prometedor. Sin embargo había una pregunta que no lograba resolver: ¿cuál sería mi lugar en esa inmensidad? Fue así que en búsqueda de esa respuesta llegue a la comuna hace ocho años y medio. A partir de ahí sabía que había encontrado la respuesta a mi pregunta. Como soy inquilina, la mudanza siempre está a la orden del día y cada dos o tres años toca “levantar campamento”. El primer departamento fue en Cabildo y Zabala. No puedo describir lo que producían en mí los jacarandaes de la avenida, fueron un factor decisivo para elegir vivir allí. Después me mude frente de la Plaza J. J. Paso, a unas cuadras de Belgrano R, lugar que siempre me transporta a otra época cada vez que observo las maravillas que allí se encuentran. Finalmente hace unos cuatro años apostamos con mi marido a una nueva aventura: Núñez. Sin duda, este barrio no sólo tiene el distintivo de su historia, sino también el de su paz, que en sus pasajes te transporta a otro espacio. De todos los lugares que me tocó conocer de la comuna, donde me tocó a su vez crecer y emprender los distintos proyectos que decidí para mi vida, no existe algo que no me guste.

Desde el año 2006 milito en la Coalición Cívica ARI y acompaño a Elisa Carrió en la tarea de refundar una República de Iguales. Desde ese entonces, me ha tocado afrontar distintas responsabilidades que hacen tanto a la vida institucional del partido la que pertenezco, como a la vida de los porteños. En este sentido, desde diciembre de 2015 los vecinos de la Comuna 13 me han elegido para representarlos en la gestión de su barrio, en la más importante tarea, que es mejorar la calidad de vida de las personas desde el aspecto más pequeño.

Como dije más arriba, si bien no hay cosa que no me guste de los barrios que conforman la Comuna 13, si hay cosas que creo que hay que cambiar y mejorar. Belgrano y Núñez, por ejemplo, han visto transformada su morfología drásticamente en los últimos años. Esto se debe a la creciente ola de construcciones que se viene alentando desde el Gobierno. Algunos funcionarios al admitir excepciones y permitir determinadas obras que la normativa prohíbe nos condenan a que perdamos la identidad barrial, viéndose afectada, a su vez, la calidad de vida de miles de personas. Por otro lado, creo que ésta y otras problemáticas pueden ser frenadas, o por lo menos abordadas de manera que se reduzcan las consecuencias que, a las claras, hoy son negativas para la comuna. Esto puede lograrse articulando eficazmente los distintos niveles de representación política de la ciudad, haciendo valer las distintas herramientas que establece la Constitución y la ley, a fin de equilibrar los mecanismos que tienden a descentralizar las decisiones que hacen a la gestión. Sólo así se logrará una Comuna igualitaria, transparente, eficiente y que gestione para los vecinos.

Política: El arte de volver a comenzar

Más que vocación por la política siempre tuve presente el servicio al otro. La política es el instrumento que considero que puede ser transformador. Por eso cuando terminé el secundario sabía que estudiar Ciencias Políticas sería una herramienta que me ayudaría a consolidar esa vocación.

En el 2006 me acerque a lo que en aquel entonces era el ARI, hoy Coalición Cívica ARI, y a partir de allí comencé a militar en el espacio que lidera Elisa Carrió, quien le planteó a la sociedad argentina que la política es el arte de volver a comenzar, y que la victoria es el camino. Con estas premisas inicié mi camino en política, para aportar a un nuevo comienzo de una Argentina que se encontraba en el ocaso de su potencial, haciendo de la acción política una constante de las premisas que conforman el Contrato Moral, pilar fundamental de la nueva Argentina que propone la CC ARI: no robar, no mentir y no votar contra los pobres.

Mujeres en Política

Últimamente, producto de la constante lucha de mujeres y hombres comprometidos, el debate sobre la situación, estatus y rol de la mujer está en boca de todos. A este respecto, la mujer en política es todo un tema al que nos debemos abocar desde los distintos niveles de representación para poder lograr igualdad e inclusión, tanto desde la integración de esos lugares, como de las políticas que de allí emanen.

Personalmente, en mi camino no creo haberme topado con ese “techo de cristal” que existe en cuestiones de género y que cuesta mucho romper. Integro una fuerza política cuyo liderazgo es una mujer, así como su Secretaria General a nivel nacional y su Presidenta a nivel local. Sin embargo esto que sucede acá no es la regla general en la política, como tampoco en otros ámbitos de la vida cotidiana.

El techo de cristal, es un obstáculo que impide avanzar hasta ocupar los puestos jerárquicos más elevados en todas las organizaciones laborales. Es nuestra responsabilidad como mujeres que hemos accedido a un cargo de representación hacer algo por esta lucha. Somos funcionarias que debemos abrir el camino a que más mujeres puedan participar en los diferentes ámbitos públicos. Tenemos, a su vez, la oportunidad de pensar políticas en clave de género, pensándonos como sujetos políticos que tienen una realidad particular, con problemáticas particulares y demandas también particulares. Esto se logra a partir de conciencia por parte de la sociedad y decisión política desde los distintos niveles de representación.

En este sentido, si bien los reclamos barriales no distinguen de género, sino que todos buscan resolver los problemas cotidianos y nosotros como comuneros debemos abogar por la solución de estos en tiempo y forma, es posible pensar acciones a nivel comunal que tiendan a resolver problemáticas de género y atiendan a la realidad de la mujeres como grupo social distinto al de los hombres. Un ejemplo de esto es la creación de Centros Integrales de la Mujer en las comunas, que se encargan de la atención y asistencia de mujeres en situación de vulnerabilidad por violencia de género.

Lo que hay que destacar es que en nuestra comuna contamos con grandes mujeres, algunas con nombres propios como Isabel Yaconis que luchan incansablemente por lograr cambios en la sociedad, “para que no te pase”. Pero además de ella, hay muchísimas mujeres que buscan transformar su cuadra y su barrio. De hecho, podría decirse que hay más mujeres que hombres participando de la vida política de nuestra Comuna. Allí las vemos en la reunión en las comisarías, en los consejos consultivos, en organizaciones sin fines de lucro, trabajando en pos del ambiente, del patrimonio, la seguridad y la transparencia de la gestión. Son muchas y debemos trabajar para ser más.