10 de Junio de 2015

“Trabajamos en la protección
de los derechos y garantías de los vecinos”

Entrevista realizada a Bárbara Rossen, Subsecretaria de Derechos Urbanos, Espacio Público y
Medio Ambiente de la Defensoría del Pueblo, en el programa de radio “Aquí la 13” que se emite todos los Jueves a las 14 hs en www.arinfo.com.ar y es conducido por Quique Martinez.

¿De qué se trata la Defensoría del Pueblo?

Nosotros trabajamos en la protección de los derechos y garantías de los vecinos de la ciudad. Fue creada como uno de los organismos de control. Desde todas las temáticas, salud, educación, planeamiento urbano, hacemos un seguimiento de las políticas públicas e iniciativas privadas respecto a los servicios públicos. Lo que intentamos es resolver los problemas de una manera pacífica para que los vecinos no tengan que llegar siempre a la justicia. La Defensoría hace de mediadora, es la voz de la opinión pública y es escuchada, no siempre, por los funcionarios de la ciudad. Además tiene iniciativa parlamentaria por lo que podemos hacer proyectos de ley. Se trabaja de oficio cuando nos solicitan los vecinos, cuando un vecino tiene un tema puntual, ya sea una vacante en un colegio, un turno en un hospital, un problema de obra, entre otras, se comunican con nosotros y actuamos. En la nueva gestión de Alejandro Amor se propuso salir mucho a la calle y tener presencia en todas las comunas, estamos abriendo sedes, más allá de la creación del portal del vecino para que los vecinos tengan un lugar para que los defiendan, estamos para ayudar e intentar resolver los problemas.

¿Cuáles son los principales reclamos en tu área?

En la de planeamiento, problemas por construcciones sin permiso o antirreglamentarias, temas entre vecinos, a veces uno construye sin reglamentación y genera una grieta en la pared del otro vecino, trabajamos en conjunto para poder solucionar el conflicto. En medio ambiente, temas de inundaciones, residuos, ruidos molestos. También, aquí es donde actuamos de oficio, la Defensoría tomó la decisión de involucrarse en la causa de la cuenca de Matanza Riachuelo en donde los vecinos de la cuenca tienen muchos derechos vulnerados.

¿Cómo está el tema del arroyo Medrano y del arroyo Vega?

Estamos atrás permanentemente del seguimiento de las obras de mantenimiento. Las obras no estructurales, que tienen que ver con los planes de contingencia, con la limpieza de los sumideros, estamos permanentemente mandándole oficios a la ciudad. Se han hecho algunas obras, en Parque Sarmiento los reservorios mejoran un poco la situación de lo que es el Medrano. Hay que estar permanentemente atrás porque si se produce una inundación es muy grave para los vecinos. Insistimos en los planes de emergencia, que la gente sepa como actuar ante una situación como esa. Eso es lo que estamos reclamando al área de emergencia de la ciudad. Fue una iniciativa de la Comuna 13 y 15 que nos han planteado la inquietud y nosotros hemos planteado al Gobierno de la Ciudad la implementación de estos planes, todavía no recibimos respuesta.

Se ve como un descontrol en el tema de los residuos particularmente en nuestros barrios,
pero esto viene desde hace mucho tiempo, es una especie de batalla perdida.

Hay un mal mantenimiento de la infraestructura. La semana que viene va a ir un grupo nuestro de verificadores a hacer un relevamiento en tres comunas de distintas características socio urbanas. Lo cierto es que los contenedores se están rompiendo y las condiciones de salubridad no se están cumpliendo. Decidimos hacer un relevamiento propio para presentarlo en la ciudad y pedir respuestas.

¿Qué me podes decir de las torres que se están construyendo? ¿Qué pasa cuando algo esta fuera de los códigos del barrio?

La ciudad de Buenos Aires tiene una ley marco que es el Plan Urbano Ambiental aprobado en el 2008. Fue una ley que llevó muchos años aprobar y que fijó una serie de valores y de lineamientos estratégicos de cómo tiene que crecer la ciudad. Sobre esto todos los vecinos estaban de acuerdo. Lo que está pasando es que el instrumento que construye la ciudad no responde a los valores actuales que se han pactado en el Plan, porque se sigue construyendo en función al Código de Planeamiento Urbano, que si bien tuvo una modificación en el 2000, es un código que viene desde 1977 con una lógica completamente distinta a la concepción de hoy en día de cómo se tiene que construir la ciudad. Antes era por la parcela y hoy pensamos en la manzana como unidad, en las calidades ambientales de los barrios, en la identidad de los barrios, cuestiones que están en el Plan Urbano Ambiental y que lamentablemente este código no respeta. La deuda que tiene la ciudad es modificar el código hacia uno morfológico donde todos los vecinos que construyen tengan reglas claras, parámetros fijos e inmodificables. Lo que pasa es que éste es un código que se viene manoseando bastante y el Gobierno de la Ciudad hace interpretaciones y cada vez más complejas. Para aprobar la torre de Roosevelt y Arcos hacen una interpretación que no concuerda con la que hacemos nosotros que tomamos los parámetros más fijos del código. Como el código permite estas interpretaciones terminan ocurriendo estas cosas. Hay una línea muy fina entre la legalidad y la legitimidad. En cuanto al edificio de Monroe al 1100 nosotros hicimos un pedido para que se desregistren los planos. El espíritu era tener distintas calidades ambientales de vivienda unifamiliar, multifamiliar, en distintas sub zonas. La ciudad puede interpretar diferente pero no correspondería que lo hiciera. No es legítimo lo que está haciendo pero en ese caso no es ilegal. Necesitamos que los vecinos estén alerta y se movilicen para la modificación del código, hasta que no se cambie las reglas no serán claras.

En el caso del Palacio Roccatagliata los vecinos que se impusieron para detener la obra fueron denunciados. Es muy injusto, los vecinos tienen derecho a reclamar y si se les presenta una causa en su contra el Estado inhibe a que los vecinos se animen a algún tipo de iniciativa. En el tema de la construcción hay tantos intereses que es el que más nos cuesta para abordar. Por ejemplo ahora estamos intentando salvar el cine teatro Urquiza en Parque Patricios, aún no está nada construido pero pelear contra los intereses económicos es muy difícil.

Las formas de comunicarse con la Defensoría son: Personalmente estamos en la calle Venezuela 842 todos los días de 9 a 18 horas. La página web de la Defensoría es: www.defensoria.org.ar en donde hay un portal del vecino en el cual pueden hacer el reclamo temáticamente e incluso hacer un seguimiento. El teléfono es el 4338-4900 y el Email: consultas@defensoria.org.ar