05 de Octubre de 2015

¿Qué es el IREP?

Se trata de un centro de rehabilitación público de la Ciudad. Sus instalaciones son de gran valor histórico ya que allí funcionó la Ciudad Infantil Amanda Allens.

El Instituto de rehabilitación Psicofísica (IREP) es una entidad ubicada en el Bajo Belgrano. Se trata de uno de los 33 hospitales que tiene el Gobierno de la Ciudad y se especializa en la atención de patologías del aparato locomotor en su estadio crónico.
“A diferencia de otros hospitales, que reciben al paciente en el momento agudo de la afección, nosotros lo hacemos cuando esa etapa ya pasó, fue superada y queda algún tipo de secuela o la persona debe recibir tratamiento específico posterior”, explicó Patricia Boggiano, Secretaria de la Dirección de la institución.

Las patologías más frecuentes que recibe el IREP son: traumatismos encefalocraneanos, acv, lesionados medulares, amputados, mielomeningocele y enfermedades reumáticas, entre otras. La idea central de los tratamientos es que el paciente obtenga la mejor calidad de vida posible con sus capacidades remanentes.

“La demanda que tenemos es importante y espontánea. Está generada en base al boca a boca, pero también recibimos derivaciones de otros hospitales, incluso de todo el país”, precisó Boggiano en diálogo con “Aquí la 13” por Radio Arinfo.

El IREP es denominado un hospital referente ya que en sus instalaciones se cursa la carrera de medicina física y rehabilitación, dependiente de la UBA, en la cual se forman los fisiatras. Durante la cursada se recibe a médicos y residentes de todo el país y del exterior también.

“La entidad nació en el año 1956, a causa de la poliomelitis. Fue una epidemia muy importante y afectó a mucha población, sin distinciones de jerarquías o clases sociales. Afectó más a las clases altas que a las pobres y se cree que eso fue porque en la pobreza se generaba más inmunidad. En aquel momento, la Comisión Nacional de Rehabilitación del Lisiado tenía dos centros médicos, el de atención respiratoria y el hoy IREP, ambos pertenecían a la Nación. En 1992 la parte hospitalaria, que sería esta entidad, pasó al área municipal, es decir, a la Ciudad”, repasó la secretaria.

El IREP, ubicado en Echeverría 955, funciona en el predio que antiguamente perteneció a la Ciudad Infantil Amanda Allen. Era un hogar escuela donde se albergaba a niños huérfanos o con serios problemas familiares.

“El edificio central conserva las características estructurales de su origen. El servicio de kinesiología, por ejemplo, funciona en el salón de actos de la Ciudad Infantil Amanda Allen y todavía está el escenario con sus camarines. En el primer piso aún está la sala de proyecciones, cuyo equipo está instalado. El parque conserva dos de los diez edificios a pequeña escala y el puente que atravesaba lago artificial”, comentó Boggiano.

Como el IREP comenzó tratando a pacientes con polio, en su momento estuvo equipado con pulmotores y camas oscilantes. Superada la epidemia, se comenzaron a tratar las secuelas de la enfermedad y aún hoy hay pacientes pos-polio. La atención, poco a poco, fue cambiando y fueron incorporándose otras patologías. De a poco, se transformó en el hospital que es hoy.
Actualmente, la entidad está mirando al futuro con nuevas iniciativas. Sobre estos planes, la secretaria manifestó: “Estamos trabajando con el museo institucional. Entre compañeros surgió la idea de generarlo para que quede registro de lo que fue este lugar, lo que es y lo que será. Así nació el proyecto, que se presentó en el consejo asesor técnico administrativo, y fue respaldado. Esto comenzó por el año 2007 cuando también surgió la idea de recuperar los murales de la Ciudad Infantil, que aún existían pero bastante deteriorados. Hoy algunos ya están recuperados. Son murales de todos los cuentos infantiles de la época y la idea era no perderlos”.

“Para el museo se fueron rescatando objetos. Hicimos una jornada para el recupero de elementos que estaban fuera de uso o arrumbados. La gente fue trayendo lo que encontraba en su lugar de trabajo, que tal vez ni sabía de qué se trataba. Así nos fuimos haciendo de una serie de elementos interesantes como muebles o elementos médicos fuera de uso. Queremos recordar lo que fue esta institución y que siga avanzando en el tiempo”, remarcó Boggiano desde los micrófonos de Radio Arinfo.

Finalmente, destacó que el lugar fue declarado, por decreto presidencial, sitio histórico nacional y también se protegió como Monumento Histórico Nacional a una serie de elementos arquitectónicos que pertenecieron a la Ciudad Infantil y que aún se conservan. “Esto nos permite preservarlos de cualquier intervención posterior, ya sea gubernamental o privada”, afirmó.