23 de Mayo de 2015

Intoxicaciones por monóxido de carbono

El monóxido de carbono (CO) es un gas que se produce por la mala combustión del gas natural, la leña, el carbón o la nafta; y que en altas concentraciones puede generar la muerte.

Como no tiene color, ni olor, ni irrita los ojos o la nariz no advertimos su presencia, lo que lo torna altamente peligroso.

Los síntomas iniciales de la intoxicación son dolor de cabeza, náuseas o vómitos, mareos, debilidad, cansancio y/o pérdida de conocimiento.

ANTE LA SOSPECHA DE INTOXICACIÓN VENTILÁ LOS AMBIENTES Y CONSULTÁ A TU MÉDICO.

EVITAR las intoxicaciones por MONÓXIDO DE CARBONO es SENCILLO. La revisión periódica de los artefactos a gas y la buena ventilación de los ambientes son fundamentales.

• Hacé instalar y revisar tus artefactos a gas SIEMPRE por gasistas matriculados.

• No uses el horno ni las hornallas para calefaccionar el ambiente.

• Estate atento:

Si hay zonas ennegrecidas en la pared o techo cerca de las estufas o calefones

Si la llama es amarilla o anaranjada en vez de azul

Si está abollado u obstruido el conducto de ventilación

Apagá el artefacto y hacelo revisar por un gasista.

• Asegurate que en los lugares de la casa donde funciones artefactos a gas (calefón, horno, estufa, etc) haya BUENA VENTILACIÓN.

ANTE SITUACIONES DE RIESGO RECUERDE LA LÍNEA DE EMERGENCIAS 103, DURANTE LAS 24 HORAS.