www.mibelgrano.com.ar

Noticias I Edición Impresa I Staff

Belgrano - Colegiales - Nuñez

 

 

Vecinos en la Comuna 13

 

BUSCADOR DE MI BELGRANO     

ArchivoCursos y TalleresEspectáculos I Noticias I Correo de Lectores I Por el Barrio I Guía de: Comercios - Servicios - Profesionales I

24 de Noviembre de 2014

Según pasan los años

Con motivo de celebrarse el 159 aniversario del barrio de Belgrano estuvimos charlando con algunos vecinos, recordando lugares, viejas costumbres y vivencias a lo largo de los años en que estuvieron viviendo en la zona.

Por Juan Piterman.

Hablamos con Roberto, odontólogo hace más de 40 años; Susana, ex maestra y jubilada hace 15 años y Quique, un antiguo almacenero de la zona.

¿Por qué elegiste vivir en este barrio?

Roberto: Bueno, el barrio de Belgrano está separado por distintos sectores, yo vivo en Belgrano R. Elegí este barrio por los árboles, las plazas, lo verde, todo lo que esta a su alrededor.

Susana: Vivo en Belgrano R y elegí el barrio porque me gustaba la zona. Estoy hace unos 28 años.

Quique: Hace 42 años que vivo en Belgrano y elegí este barrio porque tengo un negocio en la zona.

¿Cómo cambió el barrio en su fisonomía?

Roberto: Yo a mi barrio lo conozco desde que iba al secundario. Tengo 79 años así que hace más de 60 años que lo conozco. Belgrano R era una zona de quintas, tal es así, que en la Estación Belgrano R, lo que se encuentra frente a la garita, antes había una planta de higiene, de bromatología, donde traían los cerdos, las vacas, las vísceras para abastecer la zona. De eso que era chato y muy lindo se transformó en esto que la verdad ahora no me gusta, una vida de locos, ambulancias, bocinas, autos, todo lo que es la modernidad. Cambió el tema de las estructuras de los edificios y demás aunque por suerte se conserva un pequeño pulmón verde en mi zona, con la Plaza Castelli y alrededores.

Susana: Hay más negocios, en donde había un vivero hicieron una plaza. Sobre todo hay mucha más edificación, cosa que no me agrada tanto. Se hicieron construcciones muy altas, antes veía el río y ahora no lo puedo ver. Después de la vía en Belgrano R hay zonas que todavía se mantienen como años atrás.

Quique: En el transcurso de 40 años creció en edificaciones, lo que era la calle Conesa que eran todos chalets ahora son todos edificios. Acá por donde yo estoy, Zapiola y Juramento, también muchas casonas pasaron a ser edificios, creció mucho en volumen de gente.

¿Qué extrañas del Belgrano de antes?

Roberto: Con mi padre teníamos la suerte de caminar por la Avenida Cabildo después del colegio y juntarnos en una confitería en Juramento y Mendoza, “La Ideal”, donde había gente que tocaba el piano. Por suerte nos dejaban tocar ese piano hermoso para darle un buen clima a la confitería y además nos daban de comer. Eso lo extraño, lo hacía desde muy pibe.

Susana: Extraño muchas cosas, entre otras un videoclub que frecuentaba acá por Echeverría, “La Moviola”. Antes iba casi todos los días, había un señor llamado Jose María que recomendaba películas, casi siempre buenas, por eso iba.

¿Recordás algún personaje del barrio?

Susana: El globólogo que está en Plaza Castelli todos los Domingos, es un personaje. Hace todo un circuito, va a Barrancas, la Plaza de la Redonda y después la Plaza Castelli. Vende globos a los chicos, tiene un montón. Hace más de 30 años que esta dando vueltas, ya es un ciudadano ilustre del barrio (risas).

¿Conocés los museos del barrio?

Susana: Conozco el Museo Sarmiento y el Museo Larreta. El Larreta tiene un parque precioso, en su interior no se escucha ningún ruido, y eso que por ahí pasan muchos colectivos, es como estar en otro mundo.

¿Cómo cambiaron los medios de transportes?

Roberto: Yo viajé en tranvía, siempre por Cabildo, no había otra forma de acceso. Después vino el trolebús, que para mi era muy lindo porque no era ruidoso, era un tranvía con gomas. Tenía un inconveniente que era que la fuente de alimentación mediante antenas conectadas a un cable siempre se soltaba y quedábamos parados en el medio de la calle. El trolebús fue una novedad muy grande, luego desapareció y ahora contamos con el subte.

Susana: Viajé hace muchos años, cuando era joven. Era lindo viajar en el tranvía. En el trole, más o menos, porque era como un micro pero más lento. Luego fueron desapareciendo, con la llegada de los colectivos y el subte.

¿Dónde hacías las compras?

Roberto: No había supermercados, las compras se hacían en almacenes y vendedores ambulantes. Si me remonto a años atrás, muy atrás, me acuerdo de la Panificadora Argentina que era una empresa de pan que venía a domicilio, todo en caballo y carrito. También me acuerdo que la leche se compraba al lechero que pasaba por la cuadra con la vaca atrás. Salían las amas de casa con la lechera a esperarlo. El lechero ordeñaba la vaca en el momento y la vendía. Nunca nadie se enfermó de nada, de todos modos, después llegó la leche pasteurizada. También recuerdo que para fin de año pasaba “la pavada”, un señor que venía para las fiestas de fin de año con más de 100 pavos vivos por la calle y la gente elegía el pavo que quería. Lo curioso es que siempre la gente elegía el pavo del medio, no se por qué, si todos eran iguales (risas). Si quería se cortaba el cuello en el momento o luego, como en el caso de mi madre, lo degollaban en la cocina de mi casa.

Susana: Siempre había algún vendedor ambulante que vendía quesos, fiambres, pasaba el afilador y todavía de vez en cuando pasa. Había otro tipo de negocios, mas almacenes de barrio. Los supermercados, creo que uno de los primeros en llegar fue Coto, después llegaron los chinos. Antes estaba todo más concentrado en un local y ahora tenés muchas opciones.

Quique: No, antes no habían ni grandes cadenas, ni supermercados chinos. Era almacenes, fiambrerías y vendedores ambulantes sobre todo. Acá por la zona, los grandes supermercados se instalaron hace más de 20 años ya, cada vez hay más y también fueron desapareciendo los negocios chicos.

¿Conociste la Galería Churba?

Roberto: La Galería Churba fue una de las primeras por la zona de Belgrano de buena calidad, con buenos negocios. Yo llevaba a mis hijas al primer subsuelo donde había una calesita y una peluquería de chicos. Hacíamos todo el combo, calesita y corte de pelo. En el piso de arriba estaban todos los locales comerciales, de ropa mayormente.

Susana: Si, la visitaba siempre. Era hermosa, un icono del barrio de Belgrano. Era muy linda porque tenía desniveles, bajadas y subidas. La galería pertenecía al diseñador Churba me acuerdo. Estaba la Toldería de la griega, que empezó con un local y después puso otros más dentro de la galería, había muy lindos negocios.

¿Qué opinás de la actualidad del barrio?

Roberto: En este momento lo veo sucio, veredas rotas, muy desparejo todo, muchos pozos en las calles de gas, agua, todo junto y al mismo tiempo. Verdaderamente no se puede caminar, yo me caí dos veces ya. No es una zona para que camine gente de mi edad. Siempre hablando desde la vía de Belgrano R para Cabildo, quizás para el lado de Melián está más reparado.

Susana: A mi me gusta, aunque a la gente ya no le parezca tan lindo. En cuanto a las veredas medio desprolijo, porque llega un gremio, rompe la vereda y ni bien se va llega otro gremio para romper de nuevo, pero bueno. Volvería a elegir el barrio por la comodidad y el lugar donde vivo, lo lindo de la zona es que tengo a mano todo.

Quique: Disgustar no me disgusta, pero, si bien el barrio creció, ya no hay estacionamientos, hay mucha basura en la calle, antes circulabas de otra manera, hoy viene gente de otros lugares que anda correteando, pidiendo, vendiendo. Entonces, dejo de ser lo que era el Belgrano donde la gente podía caminar tranquila por sus calles.
 

Ir a la sección Vecinos

Contadores