14 de Abril de 2016

Gran preocupación por la extensión del Metrobus Norte

Los comerciantes que están sobre Cabildo en la zona de Belgrano empezaron a mostrar su temor por el proyecto que prevé extender el Metrobus Norte hasta el viaducto Carranza, en Palermo. Mi Belgrano consultó entre los locales de Núñez cuál es el balance que hacen a más de siete meses de inaugurado el primer tramo de la traza.

Por Gonzalo Bañez Villar
gonzalo@mibelgrano.com.ar


“Yo uso el Metrobus para venir a trabajar y estoy contento con el servicio, pero al mismo tiempo, han bajado las ventas en este último año”, cuenta Martín, propietario de uno de los locales ubicados sobre Cabildo al 3200. Su caso ejemplifica de la mejor manera las dos caras de éste proyecto: por un lado, mayor comodidad de los pasajeros, y por el otro, pérdidas económicas para los comerciantes.

Casi todas las personas consultadas, en su mayoría dueños de los locales, coincidieron en que “hay menos ventas en general”, señalando que la falta de lugares para estacionar es el factor que más los perjudicó. “Por más que antes no se podía frenar sobre la avenida, los autos paraban, ponían las balizas y bajaban a consultar. Hoy eso ya es imposible”, explicó Mauricio, que trabaja en Núñez hace 27 años.

Al reducir la calzada vehicular producto de los carriles exclusivos para colectivos, no sólo se quitó estacionamiento, sino que hizo aumentar la demanda de lugares en las calles perpendiculares, provocando una saturación de las mismas. Por ende, ya casi no hay clientes que “entran a chusmear”, sólo están los que se dirigen al local en búsqueda de algo en particular.

Unos pocos afortunados tienen sobre la vereda una dársena para uso exclusivo de carga y descarga de productos, pero que al mismo tiempo hace las veces de estacionamiento momentáneo. Aun así, los vehículos que se detienen ahí están en infracción, además de dificultar el trabajo de los que sí necesitan esos espacios.

Poco alentadoras fueron las palabras de los consultados: “A los comerciantes que les van a construir les recomiendo que se armen de paciencia, porque las obras se hacen largas y el resultado puede ser peor del esperado”, coincidieron muchos.

Otra crítica que sumó gran cantidad de adhesiones fue la altura que tienen las paredes que dividen los carriles, porque según dicen, quitan visibilidad. “Si un auto viene en sentido hacía General Paz, prácticamente no ve que comercios hay sobre la otra dirección, y si lo hace, tiene que prestar mucha atención, no es sencillo”, reclamó Horacio. Mi Belgrano verificó que efectivamente es muy dificultoso poder ver un local de la mano contraria a la que se está circulando.

Igualmente, hay personas que no se mostraron en contra de la construcción, como es el caso de Raúl, propietario de una mueblería hace más de 30 años en Cabildo al 3400, quien dijo que no se nota una gran diferencia en el volumen de las ventas.

Aunque la obra del Metrobus sí está inaugurada, no sucede lo mismo con otras de remoción de tierra para los estacionamientos de las formaciones subterráneas de la línea D. Tal es el caso de la obra que se encuentra sobre Guayra, con una fecha estipulada de finalización para fines de enero de este año, pero donde aún siguen trabajando, y según los encargados, “por unos meses más”, contó el dueño del local de la esquina.

Desde el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aseguran que más de 200 mil usuarios de transporte público se vieron favorecidos por la construcción del primer tramo del Metrobus, y que este segundo permitirá todavía un mayor número de beneficiarios, algo que es apoyado por la mayoría de las personas que usan con frecuencia el servicio. Pero la opinión generalizada de los comercios es que ellos salieron perdiendo: “No nos favoreció, y por eso hoy te digo que me hubiese gustado que no se construyera”, reflexionó Oscar, otro propietario.

Lo cierto es que a mediados de marzo el secretario de Transporte de la Ciudad, de Buenos Aires Juan José Méndez, presentó el proyecto de extensión del Metrobus Norte a los comerciantes que se encuentran sobre Av. Cabildo entre Roosevelt, hasta donde llega actualmente, y Santos Dumont, que será la última estación.

Al ser consultados, un gran número de comerciantes aseguraron que no recibieron la información correspondiente a la construcción y hasta se mostraron desinformados sobre el tema. Mientras que aquellos que sí lo están, mantienen su preocupación e incertidumbre.

“Tengo contacto con muchos colegas de ambas zonas, donde ya funciona el Metrobus y donde no, y las opiniones que recibo no son alentadoras”, contó Ramón, encargado de un comercio ubicado sobre Cabildo y Ugarte. Al mismo tiempo, admitió conocer a muchos pasajeros que usan con frecuencia éste medio de transporte y “ellos sí están contentos con los cambios en comparación a como era antes”.

Aquellos que se encuentran más para el lado de Juramento tampoco están conformes con el nuevo proyecto: “Tengo miedo que bajen las ventas”, aseguró Mónica, siguiendo la línea de los comentarios mencionados anteriormente y de otros propietarios de la zona. “Mejoramos el transporte, pero destruimos el comercio. ¿Esa es la idea?” sostuvo otro comerciante, quien piensa que la extensión del Metrobus es una inversión innecesaria, porque la línea D del subte ya realiza ese recorrido. Si bien los comercios de Belgrano son más grandes y su finalidad puede ser tomada netamente como paseo, la incertidumbre por lo que pueda suceder es unánime entre los consultados.

Datos proporcionados por el Gobierno de la Ciudad de Bs. As.

El Metrobus Norte en su etapa 2 contará con 2.8 km de extensión y revitalizará los barrios de Belgrano, Colegiales y Palermo transformándose en un nexo clave entre el Metrobus Juan B. Justo y la Av. General Paz.

Características: 2.8 km de extensión, desde Roosevelt hasta Tte. Benjamín Matienzo que contaran con 5 estaciones y 22 paradores.

Impacto: 250 mil beneficiados, 35% de reducción de tiempo de viaje promedio, 16 líneas de colectivo involucradas.

Objetivos: Mejorar la movilidad, el ordenamiento y la circulación de la Av. Cabildo. Revitalizar los barrios de Belgrano y Palermo. Potenciar la conectividad norte del principal eje de vinculación entre la Provincia de Buenos Aires y la Capital Federal. Reducir los tiempos de viaje y permitir mayor regularidad para mejorar la operación del servicio. Promover el cambio modal desde el auto particular hacia el transporte público. Mejorar la convivencia en el tránsito y optimizar la seguridad vial de la zona.

Prioridad transporte público: Permitirá mejorar el servicio de las 16 líneas de colectivos beneficiando a 250 mil personas todos los días.

Mayor Seguridad Vial con cruces peatonales más seguros, accesibles y cómodos: Se acortarán los tramos de cruce con apoyos peatonales intermedios en todo el corredor.

Revalorización de veredas: Se renovará el mobiliario urbano de la zona, mejorando la calidad urbanística del corredor. Además, al no haber personas esperando el colectivo en la vereda, habrá más espacio para caminar y se mejorará la operación de frentistas.

Para los autos particulares: Las condiciones serán similares aunque con un ordenamiento más eficiente del tránsito que les permitirá ahorrar un 15% de tiempo de viaje. Contarán con cuatro carriles (dos por sentido de circulación).

Carga y descarga: Se dispondrán dársenas para carga y descarga, para que la calzada se mantenga sin obstrucciones y las veredas continúen siendo zonas de resguardo para los peatones.