28 de Agosto de 2015

El tranvía mejora la movilidad de las ciudades
 

Armando Alberto Gutiérrez, un lector de Mi Belgrano, considera que en el mundo se vive un resurgimiento del tranvía, y sueña con revivirlo en Buenos Aires, como un medio de transporte con múltiples ventajas.

El Tranvía se ha convertido en una pieza clave del Plan de Movilidad Sostenible impulsado por el Ayuntamiento de Zaragoza. La intermodalidad con los distintos medios de transporte permite a los usuarios alcanzar cualquier punto de la ciudad de manera rápida, cómoda, eficaz y respetuosa con el medio ambiente. La interrelación del Tranvía de Zaragoza con las líneas de autobús de la ciudad, es plena. Ambos medios de transporte utilizan las mismas tarjetas y su precio es idéntico.

Abel Ortego, miembro del Centro de Investigación de Recursos y Consumos Energéticos (CIRCE) ha elaborado un estudio sobre el impacto del tranvía en la movilidad y sostenibilidad de la ciudad de Zaragoza, analizando su efecto sobre el consumo de energía y la calidad del aire. El funcionamiento del tranvía ha contribuido significativamente a la mejora de la movilidad en la ciudad, convirtiéndola en un entorno más sostenible y saludable. Por ejemplo, la línea 1 del tranvía cuenta con 26,9 millones de usuarios al año, lo que se traduce en un nivel de ocupación de 21,93 pasajeros/km (4,4 veces mayor que un autobús urbano) y como consecuencia, el consumo específico de energía (medido en kWh/pasajero*km) es un 85 % inferior a un autobús Diesel convencional. Los principales factores de la alta ocupación del tranvía son la adecuada elección del trazado, vertebrando la ciudad en el eje Norte-Sur y la elevada velocidad comercial gracias al sistema de priorización semafórica. Estas características permiten comunicar los barrios periféricos con el centro de la ciudad en menos de 20 minutos. Gracias a estos factores, el estudio afirma que el tranvía ha contribuido a reducir el tráfico global en la ciudad un 7,68% y además un 21 % de los usuarios del tranvía acceden a él en los barrios periféricos en los cuales, de no ser por este servicio estarían totalmente expuestos a la movilidad urbana mediante vehículos privados. Desde el punto de vista medioambiental se destaca como la línea 1 ha contribuido a reducir las emisiones de los principales contaminantes ambientales de riesgo para la salud. Están claros los beneficios, entonces ¿Por qué no vuelve el tranvía a Buenos Aires?