12 de Febrero de 2016

4 años sin el flaco del Bajo Belgrano

Eran los últimos años de la década del ‘60, Spinetta tenía 18 años y por entonces en aquel Bajo Belgrano que no había dejado de ser una zona abierta y de baldíos, nacía Almendra.
Todos sus integrantes vivían en Belgrano, el flaco en Arribeños entre Congreso y Quesada; tres cuadras para el lado de Olivos, en Arribeños y Pedraza, vivía Edelmiro Molinari; tres cuadras a la izquierda, en Arribeños y Monroe, vivía Rodolfo García; y a cinco cuadras, en Montañeses y Echeverría, vivía Emilio del Guercio.
 
La casa familiar de los Spinetta, en Arribeños entre Congreso y Quesada, era parte de un típico PH barrial con pasillo y varias viviendas, pero ésta era la primera, y daba a la calle. Cuando Luis y sus compañeros tocaban allí, el tifón se escuchaba en toda la cuadra. No había timbre; los vecinos se limitaban a golpear la puerta con los puños, sin resultado: adentro, nadie se enteraba de nada.


Foto: Telam

El 08 de Febrero de 2012, después de varios días con un calor sofocante en Buenos Aires, sorpresivamente amaneció con frío. El hielo cubrió la ciudad, y no era una casualidad. Caminando por la calle Arribeños, se podía escuchar: “El cielo ya no existe aquí. Un congelado amanecer tiñe de blanco hasta mi hogar. Cuando la luz ya no puede llegar la gente en vano se pone a rezar. No es el diluvio, no es el infierno, voy a perforar el hielo, voy a remontarme al cielo para observar hoy todo el hielo en la ciudad”. Y así fue, desde aquel Bajo Belgrano vimos a Spinetta remontarse al cielo. Ya pasaron 4 años sin el flaco del Bajo Belgrano, pero su música, siempre persistirá.