22 de Agosto de 2016

Seguridad: “Hay mucho por hacer,
y de acá en adelante yo me haré cargo”

Esta fue una de las pocas frases concretas que Horacio Rodríguez Larreta expresó durante una nutrida reunión con vecinos de la Comuna 13 en la tarde del pasado jueves 21 de julio en la Universidad de Belgrano.

Por Gonzalo Bañez Villar
gonzalo@mibelgrano.com.ar


A lo largo de las casi dos horas que duró el encuentro, del que también participó Gustavo Acevedo, el presidente de la comuna, Larreta contestó algunas de las inquietudes de los presentes, desde la poda de árboles y el mantenimiento de las veredas, hasta la extensión del Metrobus, entre tantas otras.

Pero la mayoría de las preguntas previamente entregadas a la organización estaban orientadas a la problemática de la inseguridad en los barrios, por lo que el jefe de Gobierno porteño guardó los últimos cinco minutos para hablar sobre el tema.
“No hay soluciones mágicas, será un proceso largo”, aseguró antes de anunciar que en los próximos meses oficializarán la unificación de la Policía Metropolitana y la Federal en una sola fuerza, además de aceptar toda responsabilidad de aquí en adelante: “Voy a venir a poner la cara y hacerme cargo si las cosas no salen bien, aunque estamos seguros que eso no va a suceder”.

Otro de los temas que se repitió en varias preguntas fue el de la falta de control del estacionamiento en la calle y el uso de las bici sendas: “Hay veces que estos carriles exclusivos son utilizados por las motos como atajo, y en otras ocasiones las personas que van en la bicicleta tampoco respetan las leyes de tránsito que ellos también tienen”, se quejó Aníbal.

Si bien sobre lo segundo Larreta sólo hizo hincapié en la importancia de usar la bicicleta para “alivianar el tránsito vehicular”, admitió que es “algo a mejorar” el control del estacionamiento en la calle, y anunció el envío de una ley a la Legislatura para ampliar el sistema de estacionamiento medido en los barrios, excluyendo del pago a los que residan dentro de las dos cuadras a la redonda.

En la misma línea, otros vecinos se quejaron de que “la Policía no hace nada” para evitar que los autos frenen delante de las rampas para discapacitados o en doble fila, como también pasa con los “trapitos”.

Al respecto, y a pesar de hacer hincapié durante la reunión en no hablar de “signos e ideologías políticas”, culpó a la oposición en la Ciudad de no votar “en ninguna de las tres ocasiones en que se presentó” a favor de la ley contra los “trapitos”.

Acaso uno de los pocos anuncios importantes que realizó fue el del entubamiento del Arroyo Vega, que pasa por Cabildo y Blanco Encalada. “Será la segunda obra hidráulica más grande realizada en la Ciudad, detrás de la que se hizo con el Arroyo Maldonado”.

Agregó que los trabajos probablemente comenzarán en septiembre, durarán casi tres años, y serán casi imperceptibles porque todo se hará bajo tierra, “sin causar ningún problema ni congestión en las calles”.

Otra vecina se quejó de la acumulación de basura alrededor de los tachos de campanas ver-des, “ya que sólo los limpian las personas que juntan materiales reciclables, pero todas las bolsas que quedan sueltas pueden pasar allí semanas antes de que sean recogidas por un camión”.

La polémica sobre la poda de árboles no podía estar ausente, y es así que Silvia reclamó que “están mutilándolos, podándolos desde abajo, y cortándolos mal”. Al momento de la respuesta, Larreta la contradijo y explicó que hay expertos contratados que están a cargo de la poda y el traslado de los mismos.

Ante un salón lleno, que tuvo cierta desorganización en el comienzo y muchas interrupciones a lo largo de la charla, Gustavo Acevedo fue también blanco de muchas críticas. Se lo acusó de “no caminar la calle, ni salir de su escritorio”, mientras que otro de los presentes pidió más cercanía con los vecinos y mayor celeridad en resolver las denuncias presentadas en la Comuna 13.

Uno de los casos más significativos mencionados fue el de una vecina de Cabildo y Congreso que tiene un hijo de cinco años oxígeno-dependiente y desde hace meses no tiene gas ni ascensores. “Todos los días tengo que bajar por la escalera con mi hijo en brazos, me cansé de ir a la comuna y no recibir respuesta, lo único que me dicen es que junte firmas, no me dan una solución”, contó en un tono compungido.

Si bien Larreta respondió gran parte de las preguntas, evitó contestar otras tantas, que en la mayoría de los casos coincidían con temas más comprometidos con su gestión que los mencionados anteriormente.

Otra vecina pidió mayor claridad en los números del presupuesto: “Consulto periódicamente la página del Gobierno y no dice cuánto salen las obras, qué plazos hay para la finalización, y en el sector de transparencia en vez de haber datos concretos hay información de gestión. Creo que los vecinos merecemos tener mayor certezas sobre el uso del dinero”.

Por otro lado, una señora aseguró que “es un desastre caminar por las veredas”, mientras que otros vecinos le pidieron a Larreta mayor convicción y énfasis para luchar contra el narcotráfico y la distribución de drogas dentro de la ciudad.

Las últimas preguntas que quedaron sin respuesta fueron sobre los ruidos molestos en las Barrancas de Belgrano, donde una vecina que tiene su departamento con miras a ellas aseguró: “Durante los fines de semana en la Glorieta ponen música tan fuerte que hay momentos que es inaguantable”. Mientras que otra mujer, que reside en el Barrio Chino, pidió que haya más control en los festejos del año nuevo chino, cuando “por tres días seguidos no dejan de poner música y molestar a las personas”.

Ya en el final, antes de que el jefe de gobierno se despidiera y prometiera volver a la comuna, una vecina recalcó el mal estado de algunas estaciones del subte, y por sobre todas las cosas, la ruptura las de escaleras mecánicas y ascensores en muchas de ellas, constatado por el diario Mi Belgrano en el artículo publicado en su edición del mes de marzo.

Si bien en este caso sí respondió la pregunta, dijo que en gran parte las reparaciones “demoraban mucho tiempo por la dificultad de importar los materiales, pero eso ya no es excusa, y que de aquí en adelante no debería suceder más”.