26 de Agosto de 2016

Mercedes Josefa Forn de Altarriba

“Nada de lo que puedo contar
o decir lo leí, sino lo viví…”

Una vecina que conoce como pocos la historia del barrio.

Por Débora Piterman

Un jueves al mediodía, visitamos en el barrio River, a Mercedes, de tan solo 95 años, para charlar sobre su historia, su vida y el barrio.

“Vivo desde los 5 años en el barrio, cuando Belgrano todavía no pertenecía a la ciudad, era campo. Enfrente de mi casa, estaba la fábrica Campomar, que ocupaba toda la manzana de Blanco Encalada y Blandengues, hoy Av. del Libertador, que en ese entonces era una calle angosta. Cuando tenía 7 años, mi papá compró un terreno en Arribeños y Nahuel Huapí (ahora Manuel Ugarte). Siempre sentí que esa era mi casa. Cuando fui a vivir ahí, lo único que estaba terminado era el negocio en la esquina donde vendíamos vinos en damajuanas, luego teníamos dos piezas, y una que iba a ser en el futuro una sala. En esa época jugaba en la vereda a saltar la soga y al huevo podrido. Enfrente de mi casa estaba la Sociedad Italiana, allí se hacía teatro, y era el único lugar donde me dejaban ir a bailar. A un costado, había una cancha de bochas”.

Esquina de Arribeños y Nahuel Huapí, bastión final del bajo Belgrano, me recibió tendiéndome su mano cuando de noche un septiembre aparecí. Extraído del libro “Para cuerpos y almas” de Felipe Forn.

ESCUELA

“Asistí a la escuela Remedios de Escalada de San Martín, en Roosevelt y Av. del Libertador. Fui de la primera camada en el año 1926”.

EL BARRIO RIVER

“Todo lo que viene a ser el barrio de River, en realidad se llama barrio General Belgrano, pero para mi sigue siendo el Bajo Belgrano. Donde hoy está el Tiro Federal venían a bañar a los caballos de carrera, ya que allí estaba el hipódromo”.

La pista interna del hipódromo era lo que actualmente es la calle Dr. Victorio de la Plaza, de allí su sorprendente trazado en forma de herradura. Funcionó ahí de 1887 a 1911.

RIVER

“Recuerdo en el año 1938 cuando se inauguró River, porque mi mamá me dejó poner unos zapatos con un poquito de taquitos. Con mi marido íbamos a patinar en el club, y me gustaba mucho ir a los bailes”.

CASAMIENTO

“Mi casamiento hubiera sido el primero en la iglesia Santiago Apóstol pero no lo hicimos allí porque solo había 2 hileras de bancos, la parroquia se inauguró en Junio de 1939, y yo me casé en Noviembre de 1939, entonces quisimos casarnos donde tomé la comunión, en Las Mercedes, pero estaban rehaciendo la calle y había una zanja, entonces tampoco pudimos casarnos allí. Finalmente terminamos casándonos en la Redonda”.

MUCHOS RECUERDOS

“He visto muchas cosas, por ejemplo vi pasar el Graf Zeppelín en el año 1934”.

Aquel 30 de junio, un dirigible de 236 metros de largo por 30,5 de circunferencia máxima, procedente de Brasil, sobrevoló la Casa de Gobierno, el Congreso, Palermo hasta llegar al barrio de Belgrano.

“Mi hermana Pepita Forn era actriz, trabajó muchos años en radio El Mundo, actuó en Los Pérez García”.

En la década del 40 y hasta casi principios de los 60, las familias se congregaban junto al aparato radiofónico, para escuchar. “Los Pérez García”, un programa que comenzó emitiéndose en los mediodías de radio El Mundo, pero luego pasó al horario de la noche, a las 20.15 de lunes a viernes y sus integrantes fueron:  Martín Zabalúa (Don Pedro), Sara Prosperi (Doña Clara), Celia Juarez (Luisa, la hija), Jorge Norton (Raúl, el hijo) y Pepita Forn (la novia de Raúl), entre otros.

“En el año 1940, ocurrió la inundación más grande que yo recuerde. Se acumularon uno 3 metros de agua, ¡llegaba hasta los balcones! Mientras tanto los vecinos cantábamos: Que llueva, que llueva, Baigorri está en la cueva. Enchufa el aparato y hay lluvia para rato”.

Juan Baigorri Velar, era un Ingeniero entrerriano, que aseguraba haber inventado una máquina que hacía llover.

BAJO BELGRANO

“Todas las calles, que corren paralelas a Libertador, tienen su nombre en conmemoración a los regimientos que actuaron durante las invasiones inglesas: Arribeños, Migueletes, Artilleros, Húsares”.

Ahora vive sobre el boulevard Quinteros y extraña su casa de Arribeños y Nahuel Huapí. Le encanta contar sus historias vividas y sigue bailando todos los días tomada del respaldo de la silla. Gracias Mercedes por recibirnos en tu casa y compartir tus hermosos recuerdos con los lectores de Mi Belgrano.