30 de Septiembre de 2016

El símbolo del “Vecino Participativo”

El 30 de Septiembre de 2010 falleció la Sra. Elida Bevacqua, una vecina de larga trayectoria en el barrio con una activa participación en todos los temas Comunales y ferviente trabajadora por los derechos de la Comuna 13, comprometida plenamente con el bienestar de la Comunidad.

A 6 años de su partida, queríamos recordar a Elida, una militante pero no de un partido político en particular sino de toda la comuna. Muy alejada de intereses personales, sectoriales y oportunistas su compromiso cotidiano estaba ligado a la formulación y gestión de proyectos de mejora barrial y comunal que apuntaban no solo al corto sino también al mediano plazo. Por su capacidad de pensamiento siempre estaba un paso más adelante que la gestión.
Elida formó parte de la Comisión de Prevención del Delito e integró la Asociación Núñez/Rivadavia. En el 2004 fue designada como Consejera para conformar el Consejo de Presupuesto Participativo.

En el transcurso del año 2002, el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través de la Secretaría de Descentralización y Participación Ciudadana, puso en marcha el Presupuesto Participativo, un proceso de democracia participativa, voluntaria y universal contemplado en el Art. 52 de la Constitución de la Ciudad que sirve para el debate, elaboración, control y seguimiento del Presupuesto Anual, del Programa General de Gobierno y del Plan de Inversiones. De esta manera se abrió un espacio de intervención participativa de los vecinos en los asuntos públicos de la Ciudad, facilitando el control democrático de la Administración y dando cuenta de la nueva realidad del barrio como espacio de protagonismo ciudadano.

Elida fue una incansable luchadora por la instauración de las Comunas en la ciudad de Buenos Aires. Trabajó en la Comisión Bipartita creada a los efectos de realizar el seguimiento del proceso de transición hacia las Comunas. La misma estaba integrada por representantes vecinales agrupados según las Comunas establecidas y los diputados integrantes de la Comisión de Descentralización y Participación Ciudadana de la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La “Ley de Comunas” se estableció con la finalidad de promover la descentralización y facilitar la desconcentración de las funciones del Gobierno de la Ciudad, preservando su integridad territorial. Facilitar la participación de la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones y en el control de los asuntos públicos. Promover el desarrollo de mecanismos de democracia directa. Mejorar la eficiencia y la calidad de las prestaciones que brinda el Gobierno de la Ciudad. Preservar, recuperar, proteger y difundir el patrimonio y la identidad cultural de los distintos barrios. Consolidar la cultura democrática participativa.

Elida, también integró la comisión de descentralización del Consejo Consultivo Honorario, entendiendo que la participación vecinal no puede remitirse solo a la resolución de problemas del barrio, sino que por el contrario es un proceso de gestión conjunta entre funcionarios, técnicos y los vecinos formulando un plan de desarrollo local.
Juan Anibal Gómez la recuerda: “Fuiste nuestra Consejera, la Docente y nuestra Guía, en el cual respetamos siempre cada gesto o palabra tuya, tu ejemplo venerable en los Derechos Cívicos del ciudadano, jamás se olvidarán, y la bandera de tu lucha, la recogemos tus amigos y vecinos para vencer a todo aquél enemigo de la democracia, que intente negar el compromiso del derecho democrático y participativo de las Comunas”.

Carlos Durañona, colaborador del Comedor de Barrancas la recuerda: “Tenía buen humor y un modo suave de decir sus verdades, aún cuando éstas fueran muy duras. Lo que siempre me agradó de ella fue su sensibilidad y preocupación por las personas en situación de calle, especialmente aquellas que recalaban en Barrancas, debajo del Gomero que oficia de comedor. Cada tanto, cuando nos encontrábamos en el edificio del CGPC 13 me entregaba, casi con disimulo para que otros no vieran, algunas cajitas de calditos de carne para dar más gusto a los guisos que cocinamos”.

La democracia participativa entiende el protagonismo del vecino “común” y sus organizaciones, como actor político central de la vida en las Comunas. Busca organizar Buenos Aires en función de las necesidades y aspiraciones de los vecinos, en lugar de tener que soportar pasivamente una ciudad hecha a la medida de las conveniencias exclusivas y excluyentes de los grandes negocios. Sirve para que los políticos entiendan que están para hacer lo que los vecinos necesitan.
El trabajo mancomunado entre las organizaciones barriales, los vecinos y el Estado, junto a la presencia de asociaciones civiles, culturales y deportivas, pueden convertir a Buenos Aires en una ciudad participativa, ese era el sueño de Elida, ojalá algún día, se pueda convertir en realidad.