Un día cómo hoy pera hace 7 años, el 21 de mayo de 2016, Guillermo Vilas se casó con Phiang Khumueang en la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes. El civil ya se había realizado unos días antes, el 16 de mayo, en la sala de casamientos de la Comuna 13 (Av. Cabildo 3067). Al salir de la Iglesia y encontrarse con los periodistas, Vilas dijo: “Estoy muy contento, ella es la mujer de mi vida”. Muchos vecinos que a menudo solían cruzarse con Vilas en el barrio hicieron lo posible para ingresar y poder saludar a quien ganó 62 títulos ATP y es considerado el mejor tenista argentino de la historia. También hubo invitados famosos, entre los que se destacó Gabriela Sabatini. Vilas conoció a su mujer en el año 2000 en un centro comercial de Bangkok. Ya se habían casado en el 2005 en la embajada tailandesa en Buenos Aires, pero en el 2016 decidieron renovar sus votos matrimoniales bajo las leyes argentinas. Desde hace varios años convivían en su casa de Belgrano con sus tres hijas. Actualmente, Guillermo Vilas tiene 70 años y vive en Mónaco junto a su esposa e hijos. Padece un problema de salud, pero poco se sabe de su estado actual.

Sobre la Parroquia

En el Bajo Belgrano, más precisamente en Echeverría 1371, está la Parroquia Nuestra Señora de las Mercedes. Esta iglesia se terminó de construir en 1913, y fue inaugurada en 1914 cuando se hicieron cargo de la flamante parroquia los Padres Asuncionistas. El edificio fue construido según los planos del Presbítero y arquitecto italiano Ernesto Vespignani. El diseño de la Iglesia responde a un esquema de peregrinación con unas columnas altas de granito rosado italiano. Los ventanales laterales son de origen francés y cuentan con vitrales. El Padre Román fue durante muchos años el apóstol de una zona que entonces estaba llena de dificultades, y contó con la eficaz ayuda de las Hermanas del Colegio Santa Ana. Así la Parroquia comenzó a desplegar una inusitada y variadísima actividad apostólica, sacramental, espiritual, de promoción social y educativa. La conducción pastoral Asuncionista fue de un marcado estilo familiar y comunitario, de altísima presencia barrial y con un gran compromiso social. No puede obviarse aquí el impacto socio-económico y cultural que el barrio-Parroquia sufrió a partir de la erradicación de la villa de emergencia, antes del mundial 78. En poco menos de una década el barrio y la obvia feligresía, mutó de ser el “Bajo de Belgrano”, a ser “Belgrano chico”; de ser un barrio con toda su impronta netamente “barrial”, a ser un lugar residencial de “alta gama”. En 1994 la Arquidiócesis de Buenos Aires asumió la conducción pastoral de la Parroquia, a través de sus sacerdotes diocesanos.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.