16 de Junio de 2015

¿Hay un dinosaurio vivo en Belgrano?

En el año 1999 encontraron un dinosaurio vivo, diría Susana Giménez si tendría que presentar esta nota, pero la realidad indica que rescataron los restos fósiles de un gliptodonte.

El hallazgo se produjo en 1999, mientras se desarrollaban las excavaciones de la Línea D, a la altura de la Avenida Cabildo entre las calles Olazábal y Blanco Encalada, a una distancia de 70 metros de la cuenca del arroyo Vega. Este ejemplar, que se estima tiene una antigüedad de 10.000 años, se encuentra actualmente exhibido en la estación Juramento.

Estos mamíferos rondaban por la zona hace 20 millones de años. Los gliptodontes eran animales herbívoros, lateral de los ancestros de nuestros contemporáneos armadillos, mulitas y peludos.

Florentino Ameghino, un estudioso de los animales prehistóricos, decía que Buenos Aires es un enorme cementerio. Está lleno de restos fósiles, lo que pasa es que en la Capital no se hacen excavaciones para rescatarlos y muchas veces quienes los encuentran no quieren avisar por miedo a que se suspendan las obras para seguir buscando.

Hay pruebas de que estos dinosaurios llegaron a convivir con el hombre, ya que aparecen en algunas leyendas de los indios patagónicos.

El caparazón del gliptdonte del barrio de Belgrano tuvo una suerte proporcional a su tamaño: a pesar del ruido y la oscuridad que había en el túnel, la carcasa se salvó de que los martillos neumáticos de los operarios la convirtieran en trizas.