El viernes 14 de octubre de 2016, se realizó el acto de reinauguración de las tres plazas de Barrancas de Belgrano, en una puesta en valor del predio que incluyó la reconstrucción de veredas, solados y reparquización.

Los senderos de Barrancas de Belgrano fueron reconstruidos con ladrillos fabricados especialmente para ser réplicas de los originales, además de la renovación del mobiliario urbano y la colocación de bancos, mesas, bebederos y cestos dobles para la recolección diferenciada de residuos. También fueron restaurados los monumentos de la Glorieta, el mástil del Monumento a la Bandera, el histórico aljibe y el pedestal que tiene un copón ornamental.

Las tareas incluyeron un Plan de Tratamiento y Manejo de las Especies Arbóreas que relevó cada uno de los ejemplares para determinar su estado sanitario, por lo que se extrajeron aquellos que estaban secos y se trasplantaron y podaron para mejorar su calidad de vida.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires resaltó la importancia de recuperar los espacios verdes: “No hay nada mejor que cuando una ciudad recupera un espacio verde, es una gran alegría. Esta obra fue larga, las plazas que son en barrancas cuestan más, pero hemos terminado justo ahora que viene el calor”, expresó Rodriguez Larreta. El ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli pidió a los vecinos que colaboren en el cuidado del lugar: “Estamos muy contentos del estado en que quedó. Y necesitamos que nos ayuden a mantenerla, porque es un lugar muy grande que, más allá de que tenemos guardianes, necesitamos de los vecinos para que se mantenga tan linda como se la ve”, sostuvo.

El acto de reinauguración contó además con la participación de la Banda Sinfónica de la Ciudad, que ofreció un concierto en la Glorieta “Antonio Malvagni”. “La Banda Sinfónica es parte del patrimonio intangible de la ciudad. Hace semanas recuperamos para la Banda un espacio de ensayo en el Centro Cultural San Martín y hoy vuelve a tocar en la Glorieta como lo ha hecho durante décadas. El objetivo es que siga acompañando con su música, durante todo el año a los vecinos de Buenos Aires” destacó Ángel
Mahler, ministro de Cultura.

Un poco de historia

La plaza fue inaugurada en 1892 como espacio público, y originalmente diseñada por Carlos Thays. Esos terrenos habían formado parte de la quinta de Valentín Alsina y en su entorno se ubicaban varias construcciones de valor, por eso se la declaró Área de Protección Histórica.

La Glorieta que se encuentra en la plaza de Barrancas de Belgrano fue construida en 1910 para celebrar el centenario del 25 de mayo de 1810. Su basamento es de material, y antiguamente tenía un piso de tablas de madera, el resto es de hierro fundido, con techo tiene forma de pagoda sostenido por delgadas columnas ornamentales de capitel corintio. Lleva el nombre del Italiano Antonio Malvagni quien era en ese momento el director y uno de los creadores de la Banda Sinfónica de la Ciudad de Buenos Aires.

El comedor y las Barrancas

Por Carlos M. Durañona (Voluntario Comedor de Barrancas)

En este mes se cumple un año de la reinauguración de las Plazas de Barrancas. Esta circunstancia afectó visiblemente a nuestro comedor, durante los trabajos de restauración, ya que debemos recordar que éste funciona “a la intemperie”, en la plaza que está en la calle Zavalía, entre Juramento y Echeverría y más precisamente, bajo el generoso follaje del viejo y querido gomero de Barrancas. Durante todo ese tiempo debimos peregrinar por las distintas plazas de Barrancas, corridos por las topadoras y hubo muchas personas asistidas que nos perdieron de vista, creyendo que ya no seguíamos más y dejaron de concurrir al Comedor. Algunas están retornando al redescubrirnos.

El aspecto de las Barrancas resultó agradable y visualmente bello, pero hubo que pagar un precio muy caro: las topadoras arrasaron impiadosamente con los tradicionales ladrillos rojos que pisaron miles de viandantes de varias generaciones.

Para nosotros, que hace más de quince años intentamos dar una mano a cientos de hermanos muy necesitados, esos ladrillos fueron testigos de miles de noches en donde se entremezclaron las muestras de angustia, de dolor y de tristeza con el abrazo, la contención y el cariño recíprocos. Nos duele que ese piso, ya no tenga ese color rojo perenne, ahora remplazado por uno descolorido e irrespetuoso del patrimonio histórico del barrio.

Pero hay una historia que los vecinos en general desconocen y que hemos querido guardar hasta ahora y que es bueno sacarla a la luz. Además de toda la historia que encierra al comedor, ligada a ese gomero, hay dos razones que hablan del por qué hemos echado raíces tan fuertes en todo su entorno: allí descansan las cenizas de dos compañeras voluntarias del comedor. Sus familias no dudaron en depositar sus restos al pie del gomero, dado el cariño y la consagración que hicieran de sus vidas al servicio de las personas asistidas. Por eso es que nos lastimara tanto ver a las topadoras profanar ese lugar, sin que esto signifique que estemos imputando culpabilidad a persona alguna.

En el balance general, consideramos que las Barrancas se han visto remozadas y hasta más bellas en este último año, pero nunca aceptaremos la calificación mercantilista o marketinera de: “puestas en valor”. Para nosotros, el Gomero de Barrancas es el “hogar” de los que no tienen un hogar o casi no lo tienen o el lugar de “pertenencia” de los que casi no tienen pertenencias. Hablar de “Puesta en valor” de lugares como las Barrancas, para nosotros resulta frívolo y hasta desubicado, toda vez que ese lugar nos convoca a la solidaridad, a dar lo que podemos a los que necesitan TODO, acompañarlos en el dolor, en la tristeza y en la pobreza que no los abandona y en la lucha por dar respuestas, que la mayoría de las veces, no encontramos.

Por suerte en el camino nos hemos reencontrado con infinidad de amigos, instituciones y empresas que nos dan una mano para poder ayudar. Sin ellos no podríamos hacer muchas cosas. El Estado sigue ausente…nos ignora y la vez que acudimos a Él, nos dio un portazo. Además, hasta pensamos que los “Juntistas Comunales” deben creer que nuestro Comedor queda en Barrancas (Pcia. de Sta. Fe). No están enterados aún que estamos a una docena de cuadras de sus despachos.

Finalmente, esperamos que algún día las autoridades entiendan cual es la idea que nos anima, por qué nuestra persistencia en intentar ayudar, desde ese lugar, a tantas personas que se sienten olvidadas, ignoradas y heridas en su más profunda dignidad de personas. Entonces quizás, ayudarán para que la belleza de ese parque sea para disfrutarlo por todos y no para buscar un plato de comida, un abrigo, un calmante para un dolor de muelas o un antifebril o un abrazo en la soledad de los que recalan en procura de una solución para sus interminables dramas y salir de la desesperanza de los que no esperaran esperar nada.

Quienes quieran colaborar con el comedor de Barrancas pueden comunicarse por Email a: comedor.barrancas.de.belgrano@gmail.com Para más información: www.facebook.com/Comedorbarrancas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.