El MOVIMIENTO COMUNERO felicita a los Consejos Consultivos Comunales de las Comunas 3, 5, 10, 13 y 15 por haber presentado un Amparo en defensa de sus derechos y contra el Programa Gubernamental Buenos Aires Elige, que es una falsificación de la democracia participativa y los mecanismos que para ejecutarla establece la Constitución de la Ciudad.

Está muy bien que se consulte a los vecinos sobre las obras públicas que quieren y necesitan en los barrios; más aún, la democracia participativa implica la intervención directa de los ciudadanos en la elaboración, decisión y control de las acciones públicas. Y para eso la Constitución creó el Cuarto Poder de la Ciudad – las Comunas – como la institución central de la democracia participativa. Independiente del Gobierno de la Ciudad y con dos organismos de gobierno propios: una Junta Comunal elegida por la ciudadanía y un Consejo Comunal integrado libre y voluntariamente por los vecinos y sus organizaciones. El Consejo Comunal es el organismo de participación popular permanente y directa, que debe deliberar y gobernar con los representantes elegidos en las Juntas Comunales, para llevar a la práctica la democracia participativa en la ciudad; aquella donde el pueblo delibera y gobierna CON su representantes.

Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad se opuso permanentemente al funcionamiento de las Comunas. Tardó cinco años en dar las primeras elecciones comunales y lo hizo, no por voluntad propia, sino por una sentencia de cumplimiento obligatorio emanada del Superior Tribunal de Justicia local. Puestas a funcionar contra su voluntad política, nunca les dio presupuesto propio, ni le transfirió las funciones que dictamina la ley, ni reconoció a las Juntas Comunales como órganos colegiados de los gobiernos comunales, ni mucho menos a los Consejos Comunales como organismos participativos legalmente establecidos.

En el marco de esta voluntad política claramente opuesta a la participación ciudadana, llama la atención el lanzamiento del Programa BA Elige, con un respaldo de 500 millones de pesos, cuando a las Comunas jamás les asignaron un peso. Publicitado como si, a través de él, los ciudadanos ejercieran la participación, decidiendo las obras que quieren que se hagan en sus barrios, resulta, en realidad, un estudiado mecanismo para falsificar e impedir la participación real, institucional y libre de los vecinos. Porque la limita a un mecanismo exclusivamente virtual, no interactivo, centralizado y sin ninguna posibilidad de intercambio ni control por los ciudadanos. Los funcionarios que dirigen y llevan adelante las distintas etapas del proceso del BA Elige, conocen todos los datos sobre las personas que proponen y votan, pero estos no tienen ningún acceso a dicha información. Así un ciudadano que hace una propuesta, no tiene información alguna sobre quien la apoya, quien la evalúa “técnicamente” y quien la vota, ni puede comprobar, en consecuencia, si la votación virtual fue hecha por trolls o por ciudadanos reales, ni conocer los criterios de la evaluación, ni si ésta fue fundada en razones técnicas o razones “políticas”. Al impedir cualquier posibilidad de intercambio de los ciudadanos entre sí y con los funcionarios intervinientes, el programa BA Elige se convierte en una falsificación y manipulación de la participación ciudadana de acuerdo con los intereses del gobierno.

La propuesta del MOVIMIENTO COMUNERO es que los recursos informáticos necesarios sean transferidos a los Consejos Consultivos Comunales, para que estos los incorporen al proceso de elaboración participativa del plan y presupuesto comunal anual. Como lo establece la Ley 1777.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.