“Podríamos tener más espacios verdes”

La Villa Roccatagliata, ubicada en Av. Ricardo Balbín 2603, es un inmueble que posee una gran singularidad por ser uno de los pocos ejemplos de residencia suburbana que subsisten en la Ciudad. Posiblemente, al momento de su construcción, el terreno ocupara la totalidad de la manzana delimitada por Franklin D. Roosevelt, Avda. Ricardo Balbín, Rivera y Zapiola aunque luego pasó a ocupar la mitad.

Desde el punto de vista estilístico, la villa se inscribe dentro del neorenacimiento italiano de finales del siglo XIX, con balaustradas, columnas de base circular y cuadrada, pilastras, frontis y demás elementos ornamentales típicos de la influencia italiana en la arquitectura. Con el paso del tiempo, el jardín que rodeaba la casa desapareció y fue ocupado por una estación de servicio, mientras que la casa funcionó como bar y mini mercado. Afortunadamente estas modificaciones no destruyeron totalmente su valor patrimonial.

La propiedad fue adquirida por un grupo inversor que proponía la construcción de un conjunto edilicio formado por un bloque de 12 pisos, más una torre de 27 pisos y 3 subsuelos, que aloja diversas tipologías de unidades de vivienda, respetando la residencia de la Familia Roccatagliata, por estar dentro del patrimonio histórico de la ciudad. Este proyecto fue considerado factible por la Dirección General de Interpretación Urbanística. La parcela posee una superficie de 3420,29 m² y tiene frente sobre la Avda. Ricardo Balbín y las calles Franklin D. Roosevelt y Zapiola. Con respecto a la altura permitida, sobre la Av. Ricardo Balbín la misma debería ser de aproximadamente 32m y sobre las otras calles de aproximadamente 20m. No obstante ello, la altura a construir alcanzaría los 83 m, más del doble de lo permitido en el distrito.

El 22 de noviembre de 2016 el Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario N° 8 hizo lugar a la Medida Cautelar solicitada por el Legislador Gustavo Vera contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En la demanda se solicitó se declare la nulidad del permiso de obra otorgado por el GCBA el día 14 de abril de 2014 para el inmueble sito en Av. Ricardo Balbín N° 2603/77, Franklin D. Roosevelt 3141/43/45 y Zapiola 2626. Allí se autorizó a construir alrededor de la Villa Roccatagliata un edificio de 13 pisos y otro de 27 pisos con una altura de 83,80 m con aproximadamente 43.200 m2. La Justicia ordenó suspender la construcción por detectar varias ilegalidades. Las obras realizadas en una parcela de 2.500m o más que requieran de normas urbanísticas particulares deben ser categorizadas como de impacto ambiental con relevante efecto. Esto acarrea la obligatoriedad de realizar una evaluación de impacto ambiental con audiencia pública, tal como prevé la Constitución local en su artículo 30. Esto no sucedió en el presente caso. Las normas urbanísticas particulares deben ser aprobadas por la Legislatura. En consecuencia, en este caso se le impediría a la Legislatura local ejercer las atribuciones que le son propias. En consecuencia, el Tribunal ordenó al GCBA a suspender el permiso de obra otorgado para el inmueble Villa Roccatagliata y adoptar los recaudos necesarios para que se paralicen los trabajos constructivos.

La Sala II de la Cámara de Apelaciones, rechazó los recursos de apelación presentados por la empresa constructora y el Gobierno de la Ciudad. El juez de primera instancia hizo lugar al amparo y declaró la nulidad del registro y aprobación de planos efectuados el 14 de abril de 2014. Afirmó que el interesado debería haber requerido a la Legislatura el dictado de una norma urbanística particular y que no correspondía a la Administración otorgar el permiso de obra. Advirtió que se debería haber seguido el procedimiento de evaluación ambiental que establece la participación ciudadana de los interesados a través de audiencias públicas. El proyecto presentado no se ajusta a los parámetros admisibles para el distrito. Se ordenó al GCBA la suspensión del permiso de obra y la paralización de los trabajos.
El diputado Vera señaló al respecto: “la obra violaba todo los parámetros urbanísticos que establece el Código de Planeamiento para esta zona y esa violación generaba una rentabilidad y valorización de suelo desproporcionada para los propietarios del suelo. En el fallo se hace hincapié en la protección ambiental como uno de los derechos colectivos enumerados en los artículos 43 de la Constitución Nacional y 14 de la Constitución de la Ciudad al prever el amparo colectivo. Los habitantes no solo tienen derecho a un ambiente saludable y sostenible, sino también el deber de preservarlo y defenderlo. Además, se detalló que los demandados se limitan a argumentar que la conservación, puesta en valor y el hecho de permitir la vista pública de la Villa Roccatagliata son razones suficientes para fundar la excepción en materia de metros construidos, altura, líneas de edificación, etc., sin asumir que fue la Legislatura de la Ciudad la que dio protección al inmueble, y que construir un edificio sobre el bien catalogado no es una opción admisible. La opción de dejar toda la Villa cubierta por masas de edificio, solo sería posible violando la catalogación dispuesta por la ley 4687”.

Reproducimos a continuación, algunos tramos del reportaje realizado por Quique Martinez a Isabel  D’Amico, una mujer que lucha por defender el bienestar de los vecinos de la zona, en el programa radial “Aquí la 13”, que se puede escuchar todos los Jueves a las 14 horas en www.arinfo.com.ar

¿En que estado está la situación?

Esta obra que comenzó el año pasado, llegó a tener 12 pisos de altura. El legislador Gustavo Vera presentó un recurso de amparo a fines de 2016, utilizando los argumentos de los vecinos remarcando que el proyecto estaba fuera de norma, no respetaba el pulmón de manzana y excedía la altura permitida en Zapiola que no es una avenida. Algo muy importante a tener en cuenta es el impacto ambiental. Los servicios de desagües cloacales y la red eléctrica no soportan una edificio con 349 unidades. Después de intervenir la justicia, la Cámara declaró nulo el permiso a esta obra. Es una pena hoy este espacio podría ser un Centro Cultural, los vecinos lo venimos pidiendo desde el 2010. Al ser una propiedad catalogada por ser del 1900 dentro de las normas tiene protecciones, tiene que tener una armonía acorde neoclásico, una altura acorde, es horroroso lo que han hecho y de mal gusto. La voluntad de los vecinos no era llegar a esta situación, pero pasó por la terquedad de las desarrolladoras que solo quieren multiplicar su dinero. Ahora hay una instancia que la tiene el Tribunal Superior de Justicia, pueden apelar o no el Gobierno de la Ciudad o la empresa, no lo sabemos. Hasta fuimos demandados por la empresa por denunciar lo que estaba fuera de norma y la Cámara nos dio la razón finalmente.

¿Y la obra?

Está el hormigón hasta el piso 12 e hicieron 3 subsuelos. Sacaron unas palmeras añosas, la arboleda fue arrancada. Nos perdimos la oportunidad de tener espacios verdes, ya que de Roosevelt y Balbín hasta el parque Saavedra, no hay nada.

¿Cómo continuará esto?

No quiero arriesgar, el Sr. Larreta en sus charlas vecinales nos dijo que esto lo define la justicia, el tema es ¿qué se hace con esta obra? Cuando habían construido hasta el piso 8, a través de una medida cautelar se pidió parar la obra, pero la constructora siguió e hizo 4 pisos más. Hay que poner un freno, los vecinos queremos vivir mejor, tienen que cumplir el código de urbanización. Se viene otro código de planeamiento urbano, en el que se pueden hacer torres, por eso tenemos que estar alertas los vecinos de las 15 comunas.

Los nuevos códigos de edificación van a ser muy permisivos, hay que estar alerta…

Les recomiendo a los vecinos que participen, que cuiden su lugar, somos nosotros los que transitamos estas veredas estos espacios y los que tenemos que cuidarlos. Los inversores lo ven desde un lugar lejano, nosotros estamos acá y sería interesante que nos acompañen y se comprometan en determinadas causas, que como esta, nos dio una caricia, después de 7 años de lucha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *