¿Cómo enseñamos bridge?

Hace ya muchos años, mi mujer, Maru, y yo, decidimos dedicarnos a enseñar bridge. A pesar de las ganas y el entusiasmo que teníamos, estudiamos las posibilidades y la mejor metodología, para hacerlo bien desde un comienzo.

Nuestra cautela no era debida a nuestro nivel de juego. Ambos eramos jugadores de bridge del máximo nivel nacional, muchas veces campeones nacionales, e incluso sudamericanos. Lo que buscabamos era, siendo ambos docentes en otras disciplinas, aprender a enseñar bridge. Invertimos casi un año de estudio y trabajo, y un viaje a Europa, para lograr este objetivo. Valió el esfuerzo y el sacrificio. Tenemos gran cantidad de alumnos contentos, gran parte de los cuales se vuelcan a jugar en clubes y torneos. Damos clases en Recoleta y en Belgrano.

El bridge es como un idioma: su aprendizaje puede seguir hasta donde uno quiera, sea para desempeñarse básicamente, razonablemente bien, o como experto. La mayoría de nuestros alumnos están jugando activamente, ya sea en casas o clubes. Y muchos de estos siguen tomando clases, para aprender a jugar cada vez mejor.

Nuestra metodología de enseñanza es la mejor del mundo. No porque lo digamos nosotros, sino porque es la que se usa en los países donde el bridge está logrando mayor expansión, y se incorporan la mayor cantidad de nuevos jugadores. A cualquiera que pida referencias le podríamos dar una gran lista de alumnos. Pero lo más importante es que nos divertimos todos, los profes que damos clases, los alumnos tanto principiantes como avanzados compartimos las ganas de aprender (y nosotros enseñar) con las ganas de pasar buenos ratos. Y funciona muy bien. Luego de algunas clases, comenzamos a compartir champagne, comidas y festejos. Nunca tuvimos una comida de fin de año sin una asistencia de alumnos casi completa.

Ya sabemos que hay gente tóxica en todos los ámbitos. Desagradables, mal educados, agresivos y pedantes no tienen lugar en nuestras clases. Son “invitados” rápidamente a retirarse. Queremos pasarla bien. Los invitamos a probar sin compromiso. Solo deben contactarnos.

Roberto Vigil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *