Las calles del barrio

Conde a lo largo de su extensión atraviesa  Saavedra, Coghlan, Belgrano y Colegiales.

Una parte importante de las calles del barrio de Belgrano remiten a nombres de militares, tanto rioplatenses como de países limítrofes, que han luchado en nuestras guerras de la independencia y civiles. Tal es el caso del valiente coronel Pedro Conde.

Conde se extiende desde la Av. Dorrego hasta la Gral. Paz y su nombre fue designado por la Ordenanza del 27/11/1893. Sus nombres anteriores fueron General Alvear (abarcaba el tramo comprendido entre las actuales La Pampa y Olazábal) y Gowland (entre Manuela Pedraza y General Paz).

Pedro Conde fue un militar argentino (1785 – 1821) nacido en Buenos Aires, cuando ésta todavía pertenecía al Virreinato del Río de la Plata. Fue un brillante oficial del Gral. San Martín, cuya principal actuación puede resumirse en las siguientes líneas: Durante las invasiones inglesas de 1806 y 1807, Pedro Conde prestó servicios para la reconquista junto a los Húsares de Pueyrredón primero, y el regimiento de Patricios después, lo que le valió el ascenso al grado de Capitán. Llegados los sucesos de mayo de 1810, apoyó con fervor la Revolución para independizarse de España, alineándose en la facción de Cornelio Saavedra. En 1811 fue enviado al sitio de Montevideo donde permaneció junto al Gral. Rondeau hasta la rendición de la ciudad en 1814, destacándose en la batalla del Cerrito. A fines de ese año regresó a Buenos Aires, continuando su carrera en ascenso al ser nombrado jefe del Batallón de Arribeños. En 1816, ya con el grado de Teniente Coronel, fue enviado a Mendoza a incorporarse al ejército de los Andes que organizaba el Gral. San Martín. Es allí donde se destacó en las numerosas batallas por la independencia, como Chacabuco, Curapaligüe y Gavilán. En 1817 combatió a las órdenes del Gral. O’ Higgins en el sitio de Talcahuano donde fue gravemente herido, a pesar de lo cual, continuó en actividad, combatiendo en Cancha Rayada y Maipú. Por su formidable actuación en esta última batalla, decisiva para la independencia de Chile, fue ascendido y condecorado. A pesar de no estar totalmente curado de sus heridas, el Coronel Conde participó en la expedición Libertadora al Perú. Desembarcó con el ejército en Paracas (Perú), pero no llegó a combatir. Muy enfermo, falleció 4 años después en el pueblo de Sayán, Perú. Un argentino que como muchos otros de su época murió lejos de su país, sacrificando su vida a servir a la noble causa de nuestra independencia. Agradecidos de recordarlo en nuestro barrio.

Claudia Sandina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.