Una experiencia muy especial

Paz, Energía, Confianza, Fuerza. Todos son componentes y sensaciones que una persona recoge al tener un encuentro con ella. Mantener una charla con Graciela Medinah resulta una experiencia única y difícil de explicar con palabras. Son esas situaciones que hay que vivirlas para saber de que se trata y poder entenderlas.

Desde el comienzo, y hasta el final de la entrevista, ella transmite sensaciones y genera un clima especial. Todo, gracias a su don de la videncia natural y sus conocimientos de lectura de la borra de café, capacidades que conlleva desde niña tras la enseñanza de su abuela paterna, de origen musulinán sirio, y de la materna, una aborigen diaguita.

La meta principal de Graciela es utilizar sus cualidades para ayudar a la gente, ya sea anticipando el futuro, explorando el pasado o leyendo el presente. Según ella comenta, a través de su sabiduría, puede ver todo lo que una persona desee, siempre con respeto, ética, seriedad, cordialidad y profesionalismo; todas características típicas de la vidente. Su trabajo es difícil de describir, y tras compartir una charla con ella, la experiencia vivida es difícil de explicar, pero es real que Medinah ayuda a las personas a partir de ese don natural que heredó por el que se siente una mensajera, y afirma que lo que dice no son sus palabras, sino las de alguien que se expresa a través de ella.

La experiencia es recomendable para aquellos que son escépticos a estas cuestiones porque temen ser engañados por “inescrupulosos”, de los que hay muchos. Al leer estas líneas, cada lector formará su propia opinión al respecto, sin embargo, y aunque suene insistente, más allá de la creencia de cada persona, la experiencia de mantener un encuentro con Graciela Medinah es única.

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.