Con el objetivo de concientizar sobre los efectos y el uso de la pirotecnia durante las fiestas,  el miércoles 11 de diciembre en las redes sociales, la Comuna 13 lanzó la campaña “No más pirotecnia”, buscando alertar a todos los vecinos sobre los daños que provocan los estruendos en las mascotas, los bebés, los niños sensibles o con capacidades diferentes, las personas mayores y hasta en el medio ambiente, sumado a los heridos de siempre que también sufren sus consecuencias.

Florencia Scavino (Presidenta de la Junta Comunal N° 13), convocó a profesionales médicos a ser parte de una iniciativa que invita a usar más luces y celebrar sin pirotecnia.

Alexia Rattazzi (Psiquiatra infanto-juvenil): “Se viene la época de las fiestas y aunque para la mayoría de las personas este es un momento de celebración, de felicidad, de alegría, la realidad es que hay muchas personas que no la pasan tan bien y este es el caso de aquellos que tienen autismo y que tienen una manera de procesar algunos estímulos sensoriales que es distinta, atípica pero que muchas veces por ejemplo, escuchar un fuego artificial que explota es lo mismo que si les estuvieran clavando un cuchillo, tienen el mismo efecto como si tuvieran un dolor físico. No solo le pasa a las personas con autismo, también hay niños pequeños, hay adultos mayores que pueden tener hasta infartos o situaciones de mucho desagrado para la salud. También hay animales, también hay accidentes ligados a esto y tampoco es bueno para nuestro ambiente, para nuestro planeta. Así que para estas fiestas si podes tener por lo menos un poquito de empatía para aquellas personas que no la pasan tan bien, elijamos luces en vez de tanto ruido y digamos entre todos no más pirotecnia por favor”.

Rubén Omar Sosa (Médico pediatra): “En este momento, en la sala de espera que hay un montón de chicos, hay dos de ellos que tienen una condición del espectro autista. Si yo tirara un cohete todos se asustarían, pero dos de ellos, harían una crisis, se golpearían la cabeza, se llevarían sus manos, tendrían una crisis de pánico, se desregularían de tal manera, que llevaría horas a veces poder volver a calmarlos. Ese sufrimiento tiene que terminar, es tiempo de cambios de paradigma. No más pirotecnia. Si hay otro que se está divirtiendo y hay otro que está sufriendo, no vale la pena”.

María Isabel Sanchez (Licenciada en Terapia Ocupacional): “Trabajo básicamente con personas con desórdenes en el procesamiento sensorial y la mayoría de las personas con autismo dentro del espectro, tienen dificultades en procesar este tipo de información y cuando hablamos en relación a las experiencias con la pirotecnia durante la época de las fiestas, muchas veces relatan las sensaciones que llegan a su cuerpo en relación a los ruidos y a los sonidos de la pirotecnia como moletas, alertantes, desorganizantes, peligrosas, enloquecedoras. Entonces, los invito a que durante estas fiestas no usemos pirotecnia para que todos podamos disfrutarlas”.

Nicolás Fiasche (Médico veterinario): “Quería contarte los efectos negativos que tiene la pirotecnia en las mascotas sobretodo en los perros, ellos tienen una capacidad auditiva superior a la nuestra, a la de los humanos, tienen tres veces la capacidad auditiva que tenemos nosotros y perciben los decibles en una forma mucho más elevada. Tienen un rango de audición que va desde los 80 a 90 decibeles y los ruidos de la pirotecnia llegan a casi a 200 decibeles de potencia, por eso los afecta de forma negativa. Los perros sobretodo cuando sienten estos ruidos tienen una ansiedad, estrés, que se compara a lo que sentimos nosotros y por eso tienden a escapar, a huir, a querer defenderse de eso como pueden, por eso lo mejor en estas situaciones es dejarlos en lugares confinados, que estén tranquilos, con juguetes con cosas que le hagan más fácil pasar estos momentos, que se sientan seguros que no tengan donde escaparse ni lastimarse porque eso les puede traer efectos perjudiciales a ellos y a los que están cerca de ellos, así que por favor no más pirotecnia”.

Cintia Fritz (Productora periodística), también se sumó a la campaña: “Tengo un hijo Lautaro de 6 años, que tiene autismo. La mayoría de las personas con autismo tienen problemas de procesamiento sensorial, eso significa por ejemplo que un sonido que para nosotros puede ser insignificante para ellos es insoportable. Hay cosas inevitables, por ejemplo una bocina, o una ambulancia, o una alarma. Pero hay cosas evitables, por ejemplo la pirotecnia. Imagínense esta escena: el 24 y el 31 a la noche, Lautaro y yo encerrados en el baño, yo tratando de taparle los ojos y los oídos, porque no puedo pararle la crisis, porque él no entiende que es lo que pasa. A veces tenemos que sedar a nuestros hujos para que estén más tranquilos. Sumate a la campaña de no más pirotecnia”.

“Creemos que es un buen punto de partida para que todos podamos festejar en paz. Tenemos que compartir los mensajes y empatizar con todos los que la pasan mal por esos ruidos insoportables”, afirmó Scavino.

Si nos involucramos, difundimos y compartimos el mensaje, tenemos la posibilidad de que todos la pasemos mejor durante las fiestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.