La ciudad de Buenos Aires ha experimentado, durante los últimos años un indudable crecimiento en lo que respecta a obras públicas. Aunque es cierto también, que gran parte de las mismas han implicado una DEUDA ECONÓMICA y más de una polémica detrás.

Difícil tarea ha tenido, el arco político y profesional, para poner en crisis esta “prepotencia del hacer”, sobre todo cuando la misma ha visibilizado décadas de inacción y brindado soluciones diversas para los vecinos.

Sin embargo, hay que señalar que han sido diversas las voces que reclamaron la necesidad de priorizar la asignación presupuestaria y las obras, en el marco de un PLAN (El Modelo Territorial visibiliza el consenso de la ciudad que deseamos. El plan es el brazo ejecutor del Modelo Territorial. La ciudad de Buenos Aires se debe ambos debates).

Sin un PLAN, las obras pueden ser efectivas pero no eficientes.

La emergencia sanitaria actual permite verificar como esto último, representa uno de los grandes déficits de la última gestión de la ciudad, que habiendo sido parte de un contexto político-territorial sin precedentes, no ha sabido priorizar la construcción de un modelo territorial y un plan que posibilite una mirada integral de la ciudad con su área metropolitana.

Hoy, una matriz de salud desfinanciada, nos obliga a mirar con cierta incomodidad la construcción de módulos sanitarios plásticos, que improvisan una infraestructura de emergencia, frente a hospitales que arrastran años de desinversión.

Es momento de preguntarnos, entonces:

¿Cuál sería el escenario, si se hubiese destinado aquel presupuesto, a la matriz de salud, educación, vivienda, infraestructura y ambiente? ¿Qué obras hubiésemos priorizado en el marco de un Plan? ¿Cuál es el modelo de ciudad y el plan que deseamos? ¿Quién gana y quién pierde con esta indefinición?

Sin dimensionar aún los efectos de esta crisis de paradigmas, algunas soluciones urbanísticas extrapoladas de otros continentes, empiezan a circular como recetas mágicas y parciales a nuestros propios problemas…Tal vez sea momento de no repetir los mismos errores y afrontar antiguas deudas.

Es tiempo de construir, entre todos, una ciudad más justa.

Mariano Martín Orlando
Especialista en temas urbanos.
Ex Director de Planeamiento Urbano de la Ciudad de Bs. As.
Arquitecto – Mat. 22624.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.