En este 20 de junio, en el día de la bandera, en el año del General Manuel Belgrano (declarado así por los 250 años de su nacimiento y 200 de su muerte), en el barrio de Belgrano y desde el diario Mi Belgrano, elegimos homenajear al prócer escribiendo sobre la Plaza Manuel Belgrano.

Las plazas de la ciudad dicen mucho de nuestra historia y muchas de ellas son verdaderas reliquias verdes que enriquecen el patrimonio de Buenos Aires. Es el caso de la Plaza Manuel Belgrano ubicada entre las calles Vuelta de Obligado, Juramento, Cuba y Echeverría.

En el centro de la plaza está el monumento al General Manuel Belgrano (obra realizada por el artista Héctor Rocha) inaugurado en el año 1961. Está formado por un basamento de granito rojo con la imagen en tamaño natural del prócer. La estatua mira hacia la Avenida Juramento.

En los últimos años se realizaron trabajos de parquización en este espacio verde emblemático del barrio. Se cambió el suelo, se instalaron rejas en los canteros, se ensancharon los caminos internos para los feriantes, se colocaron rejillas y desagües y se hicieron trabajos de mantenimiento en el monumento.

Rodeada por la escuela Casto Munita, el Museo Sarmiento, el Museo Larreta y la Iglesia Redonda, hoy la plaza duerme en soledad y solo debe conformarse con que los caminantes del barrio recorran su perímetro.

En estos tiempos pandémicos en que estamos privados de hacer muchas cosas y vamos por las calles del barrio temerosos por el coronavirus, hay dos frases de Belgrano que caen como anillo al dedo: “La vida es nada si la libertad se pierde” y “El miedo sólo sirve para perderlo todo”. Ojalá la inspiración del prócer nos permita prontamente recuperar la normalidad o quizás empezar a vivir una nueva y mejor realidad.

Podés escribir tus comentarios en el siguiente formulario: