Lo vemos en películas, lo vemos en series y también lo vemos en el consultorio de muchos terapeutas, ya sea que como pacientes lo usemos o no. Pero ¿para qué sirve o para que se usa el diván en terapia?

El diván es esencialmente una herramienta, un artificio de los analistas, no es simplemente una costumbre tomada de Sigmund Freud, sino que ya desde ese tiempo, el diván tenía cierta función terapéutica. Cada analista encontrará sus propias razones, o tomará de ciertos referentes como Freud o Lacan, algunas puntualizaciones sobre este (no tan) simple mueble.

 Ya en su texto sobre la iniciación del tratamiento, escribía Sigmund Freud “mientras escucho, me abandono al decurso de mis pensamientos inconscientes, es decir, separo mis gestos de mi escucha para no ofrecerle al paciente material o influencia para sus propias comunicaciones en análisis. El análisis es su espacio terapéutico y de lo que se trata es de lo que el paciente pueda comunicar, y descubrir, o re-descubrir-se.

Jacques Lacan agregaría luego “el hombre en posición horizontal hace mucho, el amor en particular y es el amor aquel que lo arrastra a todo tipo de declaraciones, a un decir”. El diván entonces acota, acota gestos e imágenes porque justamente la clínica psicoanalista es una clínica de la escucha, y no de la mirada. Además, parafraseando al psicoanalista argentino Alfredo Eidelsztein el diván incorpora en esta escena de corte psicoanalítico el lugar de la sexualidad pero como un lugar vacío”, aunque, agregaría yo, no ajeno de amor.

El uso del diván no sé usará ni automáticamente ni necesariamente con todos los pacientes, sino que se tratará de un pasaje en un momento tan singular como el análisis mismo centrado en el decir.

A través de ese decir en análisis, el analizante puede hacer algo con eso que trae a terapia, con ese relato, con esas elecciones, y con ese conflicto o malestar, para así poder ofrecerse o crearse un nuevo destino, que idealmente sea menos costoso que el anterior.

También podríamos invitarnos a reflexionar sobre lo que ocurre con la mirada, y el diván en este tiempo y contexto particular de pandemia, en el que todo apunta a la terapia online.

Por Marianela Santillán,
Licenciada en Psicología (UBA) M.N 60294
con atención virtual, y presencial en Belgrano.
WhatsApp: 15-3668-1056
Email: lic.marianelasantillan@gmail.com
Web: https://marianelasantillan.com/psicologa-belgrano

Podés escribir tus comentarios en el siguiente formulario:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.