Con la nueva fase de cuarentena impuesta, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó que desde las 0 horas de este miércoles 1 de julio sólo podrán funcionar los comercios esenciales (los que estaban habilitados en el primer decreto del aislamiento social, preventivo y obligatorio del 20 de marzo de 2020). Continuarán las modalidades de delivery y de Take Away (retiro de comida en los locales gastronómicos). Los bancos mantendrán sus puertas abiertas (en el primer decreto no estaban incluidos).

Desde el Gobierno Nacional se dará apoyo para acompañar a los comerciantes en esta situación y se complementará con medidas del Gobierno Porteño, pero todavía nadie explicó en que consistirá esa ayuda (lo detallarán en los próximos días).

Fabián Castillo, Presidente de FECOBA (Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires), remarcó la necesidad de implementar un urgente salvataje integral para las Pymes a través del siguiente comunicado:

Las nuevas medidas restrictivas de la actividad económica en la región del AMBA exige a la sociedad en general y al sector pyme en particular un renovado esfuerzo en pos de evitar la saturación del sistema sanitario en el marco de la pandemia de Covid-19 y, salvar de ese modo, las vidas que pudieran encontrarse comprometidas a causa de la enfermedad.

Este esfuerzo se suma a una tarea titánica de supervivencia del comercio y la industria que, en los últimos cien días han visto caer dramáticamente sus ventas, llevando en muchos casos al cierre definitivo de locales con el impacto económico que conlleva para el área metropolitana, al tiempo que configuró un nuevo ejército de argentinos desocupados.

La gravedad del cuadro exhibe una circunstancia económica y social peor que la que conocimos en 2001. A la sostenida recesión de los últimos dos años, los golpes devaluatorios y los saltos inflacionarios se sumó los efectos catastróficos de la pandemia con consecuencias aún insospechadas.

Desde FECOBA venimos alertando sobre el cuadro de situación de las pymes del ámbito metropolitano: cierre masivo de comercios en la ciudad de Buenos Aires, caída abrupta en la facturación, incremento de deudas impositivas, falta de acceso al crédito, imposibilidad de afrontar salarios y aguinaldos.

Este panorama tenderá a empeorar sostenidamente y de manera acelerada de no mediar una estrategia integral de salvataje pyme, siendo el sector que más dinamiza la economía y el que más trabajo genera en el país. El cierre definitivo de comercios alcanzó la alarmante cifra del 20 por ciento desde que comenzó la cuarentena y las proyecciones nos permiten estimar que, a partir de las nuevas restricciones, esa cifra ascenderá al 23 por ciento en los proximos 15 días, lo que equivale a un total aproximado de 27.600 comercios.

Es tiempo de acompañar, sostener y garantizar un futuro para las Pymes. Serán las Pymes las que, una vez más, puedan convertirse en el motor de la recuperación argentina. Por esa razón es que resulta impostergable salvar también sus vidas.

Podés escribir tus comentarios en el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.