Ante la llegada del invierno y la extensión de la cuarentena, la Oficina de Investigación de Incendio y Explosiones de los Bomberos de la Ciudad de Buenos Aires difundió una serie de recomendaciones para evitar intoxicaciones por monóxido de carbono.

Es importante que un gasista matriculado revise todos los artefactos a gas (calefones, termotanques, cocinas y estufas) y que la instalación esté hecha en forma correcta y cuente con las rejillas de renovación de aire. Se debe verificar que todas las salidas de aire de los artefactos no estén obstruidas ya que a veces se cae mampostería o los pájaros arman nidos.

La cocina no debe ser utilizada para calefaccionar, para eso están las estufas. Los braseros están prohibidos. No hay que utilizar caños corrugados para salida, ya que no están aprobados y son peligrosos porque no tienen cierre hermético. Además hay que prestar especial atención en los cerramientos de los balcones ya que los gases de los artefactos pueden quedarse sin salida, encerrando el monóxido de carbono en el ambiente.

El monóxido de carbono es conocido como el “asesino silencioso”, puesto que es insípido, inodoro e incoloro y no es percibido por los sentidos. Por más que uno salga al exterior y respire aire fresco, al volver a un ambiente viciado se seguiría intoxicando con el riesgo de perder la vida. Como toda la familia está en la casa, debido a la cuarentena, si hay un escape o mala ventilación en un ambiente se  incrementan los riesgos.

Muchas veces uno siente malestar estomacal y lo asocia con una ingesta de comida, o un ataque de hígado, cuando en realidad lo que ocurre es una intoxicación con monóxido de carbono. Los síntomas que se deben tener en cuenta son dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, parálisis de miembros superiores o inferiores y ante cualquier duda o emergencia hay que llamar al 911.

La Comuna 13 promueve un Invierno Seguro

Florencia Scavino (Presidenta de la Junta Comunal 13) junto al comunero Yuan Chi Cheng, visitaron la Oficina de Investigación de Incendio y Explosiones de los Bomberos de la Ciudad que se encuentra dentro del predio donde funciona la Compañía Técnico Pericial de Bomberos y tiene una Sala de Experimentación en la que se muestran las falencias en las instalaciones, los artefactos a gas y las salidas de aire que pueden ocasionar intoxicaciones con monóxido de carbono.

En lo que va del año se produjeron 31 intoxicaciones y 9 muertes por monóxido de carbono y las cifras amenazan con seguir creciendo. Por este motivo, con la iniciativa #InviernoSeguro impulsada por la Comuna 13, se busca alertar y advertir a los vecinos para que tomen los recaudos necesarios.

“Es un enemigo invisible y peligroso que tenemos que controlar bajo la supervisión de especialistas, no hay que confiarse. La intoxicación y las muertes por monóxido de carbono pueden ocurrir durante todo el año y no sólo en invierno. Tenemos que cuidarnos siempre y evitar que el monóxido de carbono se quede en nuestras casas”, afirmó Scavino.

Podés escribir tus comentarios en el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.