Si hay algo a lo que los productores temen es a las diferentes plagas que azotan en períodos determinadas a las diferentes zonas de cultivos. El resultado del paso de los insectos termina siendo nefasto para la calidad de los rindes, y en muchas ocasiones arruinan por completo el esfuerzo de toda una temporada.

Situación controlada

Entre Ríos es una de las provincias que más se vio afectada por la presencia de langostas que ingresó a la zona de Paraná a fines de julio pasado. Según estimaciones oficiales de asociaciones agropecuarias de la zona y estimaciones de productores rurales, la manga que ingresó a la zona fue de 400 millones de insectos. Las organizaciones todavía permanecen en constante monitorio de la región identificando las zonas específicas en las que todavía queda un remanente de insectos que se estima en 60 millones.

La manga de langostas proveniente del norte del país llegó al noreste entrerriano y pudo ser controlado tras un arduo trabajo de protección de cultivos a través de la compra y venta de agroquímicos específicos para la tarea. De esta manera, se redujo la cantidad de especímenes en un 85% y aunque quedan remanentes, los pequeños grupos no conforman un riesgo inmediato.

Pese al buen manejo de agroquímico y la rápida respuesta de los productores entrerrianos, todavía deben continuar los monitorios y ajustar las dosis de herbicidas sobre la zona para asegurar rindes de buena calidad. Lo cierto es que también debe hacerse hincapié en controlar las zonas remanentes de la manga de langostas para evitar que crezcan en cantidad, transformándose así en un problema.

Según organismos locales se trata de langostas adultas de ambos sexos, que ingresarán a un estadio de madurez reproductiva pudiendo colocar alrededor de 100 huevos por cada langosta. Esto dispararía nuevamente la cantidad de especímenes que logró ser reducida de 400 millones a los 60 actuales.

La Langosta Sudamericana no significó ningún problema local para la zona de Entre Ríos y el fenómeno volvió a repetirse luego de 80 años. Gracias a la fumigación terrestre y aérea con participación del personal de la Secretaría de Agricultura y Ganadería de Entre Ríos, el SENASA y el INTA. La fumigación aérea cubrió un área cercana a la ruta 14, entre los kilómetros 296 y 298, en el noreste entrerriano.

Chubut, en emergencia sanitaria

La contracara de Entre Ríos en el control de plagas la tiene Chubut que declaró la emergencia sanitaria ante el incontrolable avance de la Tucura. La decisión fue tomada por el Ministerio de Agricultura ante el enorme impacto de la plaga sobre la campaña 2019/2020 en la región.

Esta emergencia sanitaria permitirá agilizar la obtención de beneficios impositivos por parte de los productores para luchar contra la plaga que sigue generando un desastre agropecuario con consecuencias millonarias para la zona y los rindes.

Cushamen, Gastre, Paso de Indios, Telsen y Tehuelches son los departamentos alcanzados por la medida que buscará paliar el desastre agropecuario. Cabe destacar que el norte del país también se vio afectado por esta plaga producto de la manga que ingresó desde Paraguay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.