Gustavo Cerati, uno de los principales referentes del rock nacional, falleció el 04 de Septiembre de 2014. Estaba internado en la clínica ALCLA (Vuelta de Obligado al 3100, barrio de Núñez) desde el 24 de Octubre del 2010. Era común ver desfilar a sus fans dejando palabras de aliento en una pared ubicada frente a la clínica, con la ilusión que despertara del sueño (estaba en estado vegetativo a raíz de un accidente cerebro vascular que había sufrido el 15 de mayo de 2010, al terminar un concierto en Venezuela).

Gustavo Cerati nació el 11 de agosto de 1959 en la ciudad de Buenos Aires. A los nueve años estudiaba guitarra y a los doce conformó un trío con el cual se presentaba en fiestas particulares, participaba de todos los eventos que se realizaban en el colegio religioso al que concurría, y llegó a dirigir el coro de la iglesia. En 1979 en la Universidad de “El Salvador” cursando la carrera de Publicidad conoció a Héctor “Zeta” Bosio. A partir de 1982 los dos músicos comenzaron a proyectar la formación de una banda en la que tocarían temas propios. En ese momento conocieron a Charly Alberti (baterista) y formaron Soda Stereo. Fueron muchos los años de recitales, giras y grandes éxitos, hasta que en Mayo de 1997 anunciaron oficialmente su separación. De ahí en más, Gustavo continuó su carrera como solista.

Dicen que justo hace 6 años, aquella triste mañana del 04 de septiembre del año 2014, “el hombre alado” levantó vuelo sobre “la ciudad de la furia” desde Núñez hacia Belgrano. Primero sobrevoló el Estadio de Obras Sanitarias donde 16.000 personas (en 4 funciones) lo ovacionaron en la presentación de “Nada Personal” en 1985. Luego siguió vuelo  hacia la “Esquina Soda Stereo” (Victorino de la Plaza y Barilari, Barrio River) pasando por aquella casa donde se gestó la banda que integraba junto a Charly Alberti y Zeta Bosio. Su viaje continuó sobre el Estadio Monumental rememorando aquel “último concierto” la despedida en 1997, y “Me verás volver” el reencuentro en el 2007. Pasó también por un edificio ubicado en Av. Figueroa Alcorta y Basabilvaso, donde Gustavo Cerati vivió entre 1989 y 1997. Por último se dirigió hacia su destino final, el paso a la inmortalidad, pues su música sigue más viva que nunca.

Podés escribir tus comentarios en el siguiente formulario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.