El 22 de Noviembre es el día de la Música, fecha que corresponde al nacimiento en el año 1594 de Santa Cecilia quién fue nombrada patrona de la música por el Papa Gregorio XIII, por haber demostrado una atracción irresistible hacia los acordes melodiosos de los instrumentos.

En el día de la música, recordamos algunas canciones que mencionan al barrio de Belgrano.

Bajo Belgrano

Es un tango de Anselmo Aieta y Francisco García Jiménez, escrito en 1926.

Bajo Belgrano, cómo es de sana tu brisa pampa de juventud, que trae silbido, canción y risa desde los patios de los studs. Cuánta esperanza la que en voz vive, la del peoncito que le habla al crack: “Sacame ‘e pobre, pingo querido, ¡no te me manques pa’l Nacional!…”. Calle Blandengues donde se asoma la morochita linda y gentil, que pone envueltas con su mirada sus simpatías sobre un mandil. En la alborada de los aprontes, al trote corto del vareador, se cruza el ansia de la fortuna con la sonrisa del buen amor. La tibia noche de primavera, turban las violas en “El Lucero”, se hizo la fija del parejero y están de asado, baile y cantor. Y mientras pierde la vida un tango que el ronco fueye lento rezonga, se alza la cifra de una milonga con el elogio del cuidador. Bajo Belgrano cada semana, el grito tuyo que viene al centro: “Programa y montas para mañana”. Las ilusiones prendiendo va. Y en el delirio de los domingos tenés reunidos, frente a la cancha gritando el nombre de tus cien pingos los veinte barrios de la ciudad.


Muchachita de Belgrano

Tango de M. Salina grabado en 1928 por  la orquesta de Francisco Canaro.

Caserón de Tejas

Es un vals de Sebastián Piana y Cátulo Castillo escrito en 1941.

Barrio de Belgrano, caserón de tejas, te acordás, hermana de las tibias noches sobre la vereda. Cuando un tren cercano, nos dejaba viejas, raras añoranzas, bajo la templanza suave del rosal. Todo fue tan simple, claro como el cielo, bueno como el cuento que en las dulces siestas nos contó el abuelo. Cuando en el pianito, de la sala oscura, sangraba la pura ternura de un vals. Revivió, revivió, en las voces dormidas del piano, y al conjuro sutil de tu mano, el faldón del abuelo vendrá. Llámalo, llámalo, viviremos el cuento lejano, que en aquel caserón de Belgrano, venciendo al arcano nos llama mamá. Barrio de Belgrano, caserón de tejas, donde está el aljibe, donde están tus patios, donde están tus rejas. Volverás al piano, mi hermanita vieja y en las melodías vivirán los días claros del hogar. Tu sonrisa, hermana, cobijó mi duelo, y como en el cuento que en las dulces siestas nos contó el abuelo, tornará el pianito de la sala oscura a sangrar la pura ternura del vals.

Calle Cabildo

Tango de Edmundo Rivero, escrito en 1943.

Una tardecita de verano suave como palabra de amor
acongojado, por las nostalgias
busqué una mesita en un bar salón.
Fiesta de los ojos, bálsamo de penas,
pasar elegante vi
a las jovencitas que al oír algún piropo
sonreían con hermosa gracia juvenil.
¡Oh! La ironía del cruel destino
junto a mí lado pasó.
Barquillo de humo fue su amor
con cargamento de dolor
que hizo su escala en mi puerto.
Amor… rencores…
risas y llantos…
dentro del pecho sentí,
quise gritarle mi dolor
que su presencia reavivó
pero una copa ahogó mi voz.
Mi calle Cabildo sos linda como esas pibas que pasean por vos
cuántos idilios hay en tu seno,
vos sos de Belgrano fuente del amor.
También una tarde de verano suave como palabra de amor
la has visto conmigo…
pero hoy ya pasó ella
sin mirar a la mesita de ese bar salón.

Barrio Belgrano

Es un tango muy poco difundido que fue grabado en 1958 por la orquesta de Juan D’Arienzo.

Bajo Belgrano

Es una canción compuesta por Luis Alberto Spinetta e interpretada por la banda Spinetta Jade, que inicia el álbum Bajo Belgrano del año 1983. El tema habla de su barrio de nacimiento y crianza, y está relacionado con el título del álbum y la portada, que consiste en un dibujo del barrio y los hechos de violencia que sucedieron durante la última dictadura que padeció la Argentina.

La mañana lanza llamas desde su herdia, débilmente caleidoscopio de ciudad y vos tan sólo, tu ropa está vacía tan lejos del hogar estás que todo sueño duele más y ya no hay forma de recomenzar. Los gorriones se suben a todo armiño luminoso tango de caras organillero distintosentado en la avenida y ya nadie te escucha nunca. Desolado el hombre perdido entre camionetas quemadas en aserrín habrán marcado su mirada como a una huella y esta siempre se diluye como ojos, barro, cielos, todo. Bajo Belgrano, amor ascendente es ella quien te busca donde vos no estás y es que toda tu canción persistirá siempre, siempre, y hasta en el turbio río. Horizonte litera de casas perpetuo remolido y medida distante y vos estás tan sólo loco, iridicente tu ropa está vacía  y ya nadie te escucha nunca. Todos dicen que quizá el amor vuelva un día si es que este muro se logra derribar.

Cabildo y Juramento

Mateo Sujatovich es el cantante de la banda “Conociendo Rusia” que sacó un disco que se llama “Cabildo y Juramento” y relata que: “Por esa esquina siempre pasé y me detuve a encontrarme con un amigo o comprarme algo. Además pegaba afiches en esa intersección en la que tiene un montón de historias reales y ficticias”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.