El pie es una estructura biológica utilizada para la locomoción a su vez soporta el peso del cuerpo y proporciona el mecanismo de palanca para caminar y correr. Es único en cuanto a su construcción en forma de arcos lo cual le permite adaptar su forma a superficies irregulares también sirve como un resorte resistente para amortiguar los golpes, ejemplo, un salto o la alargada de una carrera de corta distancia.

Recordemos que el ser humano utiliza sus pies solo para la locomoción y la sustentación, esto nos diferencia de algunos animales como por ejemplo el mono que utiliza sus pies también para la aprensión. Nuestras falanges fueron modificándose durante los últimos millones de años y el ser humano perdió esa capacidad.

La estructura del pie es una de las más complejas del cuerpo. El pie se mueve sobre la pierna con el auxilio de músculos extensores y flexores dependiendo también de la inervación de los mismos. Existen además músculos elevadores que hacen girar el pie hacia afuera o dentro. Es cierto que no existen dos pies completamente iguales sin embargo la estructura anatómica es idéntica para todas las personas y surgió hace unos dos millones de años cuando el antepasado del hombre moderno, el homo erectus, empezó a desplazarse sobre dos piernas. Así pues el pie es una estructura que debe soportar mucho esfuerzo, capaz de ofrecer unas prestaciones extraordinarias.

Un europeo medio según un estudio realizado en Inglaterra camina de media unos 150.000 kilómetros durante su vida. De los 208 a 214 huesos del esqueleto los más pequeños se encuentran en los miembros más móviles, las manos y los pies. Los huesos, las articulaciones, los músculos y los tendones del pie forman la construcción mecánica más compleja del cuerpo humano. Cuando un hombre está de pie, la superficie de sus plantas apenas alcanza los 300 centímetros cuadrados, pero debe soportar con estabilidad un peso medio de 70 a 120 kilogramos. Al andar, el pie se adapta con flexibilidad a los desniveles de la superficie. Los ligeros cambios internos de la planta del pie nos permiten andar descalzos por la suave e inestable arena de la playa o por caminos accidentados y pedregosos.

Consulta por WhatsApp al 15-4181-4242

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.