Uno de los aspectos principales al momento de alquilar, tanto para inquilinos como para propietarios, es la garantía. Esta ofrece un respaldo, en caso de que quien alquila infrinja cualquiera de las cláusulas del contrato.

Normalmente, se piensa que la mejor opción es el título inmobiliario. Sin embargo, este tipo de garantía implica diversas desventajas en comparación con el seguro de caución.

En esta nota, repasamos por qué un seguro de caución es mejor. Para ello, analizaremos las características y beneficios que ofrece esta garantía, para ambas partes, a la hora de alquilar un inmueble.

¿Qué es un seguro de caución?

Un seguro de caución es un aval que contrata un futuro inquilino, para presentar como garantía al propietario. De este modo, una aseguradora se hará cargo, ante cualquier incumplimiento, de las consecuencias de las acciones de los inquilinos.

Existen diversas compañías aseguradoras que ofrecen este servicio, transformándose en una solución simple para poder alquilar. Una opción, por ejemplo, es el seguro de caución de Iúnigo, que puede contratarse 100% online, mediante un trámite ágil y simple.

Desventajas del título de propiedad

Como vimos, muchos piensan que un título de propiedad es la mejor garantía a la hora de alquilar. Sin embargo, en comparación con el seguro de caución, tiene varias desventajas. Repasemos algunas:

  • Difícil de conseguir: Es muy difícil que una persona, que está buscando alquilar, posea una propiedad, así como también que algún allegado se preste a esta responsabilidad. Esto no solo constituye un problema para el futuro inquilino, sino también para los propietarios que desean alquilar su inmueble, ya que tienen menos candidatos.
  • Puede cambiar de condición: Es posible que una propiedad esté en orden al momento de firmar, pero luego, a lo largo de los tres años de contrato, puede cambiar su condición dominal —ventas, sucesorios, etc.— y perder, por completo, su validez como garantía.
  •   Requiere de la vía judicial para ejecutarse: Para tramitar un expediente que permita desalojar al inquilino y cobrar su deuda, es necesario recurrir a la Justicia. Esto, sin dudas, constituye una pérdida de tiempo, energía y dinero para el propietario.

Ventajas del seguro de caución

Contrariamente al título de propiedad, el seguro de caución ofrece tranquilidad, tanto a los propietarios como a los inquilinos, gracias a todos los beneficios que implica. A continuación, repasamos los más importantes.

  • Garantía flexible, ágil y simple: El seguro de caución puede obtenerse rápidamente de manera online, mediante un trámite sencillo. Además, ofrece tarifas accesibles y opciones de financiamiento para inquilinos.
  • Es seguro: Las compañías aseguradoras son reguladas por entes nacionales que garantizan su solvencia.
  • Es confiable: Los propietarios tienen la certeza de que, ante cualquier incumplimiento, cobrarán todos los conceptos asegurados.
  • Actúan de manera rápida y responsable: Las compañías se encargan de devolver el dinero y gestionan la recuperación del inmueble lo más rápido posible, abonando mensualmente el monto del alquiler mientras tanto.
  • Es una garantía inejecutable: Por ello, está siempre a disposición del propietario, no importa en qué momento de los años de contrato suceda el incumplimiento.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.