Tras 22 años, Platense volvió a la Primera División del fútbol argentino. Pocos hinchas de un club tienen más arraigo y sentido de pertenencia con un barrio como los del “Calamar” con Saavedra, sin embargo, pasó gran parte de su historia en Núñez. Primero en Blandengues (hoy Libertador) y Manuela Pedraza, en donde jugó desde 1911 hasta 1916. Luego se mudó a la célebre ubicación de Crámer y Manuela Pedraza, a unas cuadras del límite con Saavedra. En 1971 abandonó la Comuna y en 1979 inauguró su actual estadio en Vicente López.

Platense es un histórico club de nuestro fútbol. Con 115 años de vida, estuvo más de 70 en la Primera División, 56 temporadas en la era profesional y 18 de Primera amateur. Suma más de 2000 partidos disputados en la máxima categoría. Es una de las instituciones más antiguas, además de ser miembro fundador del profesionalismo. Fue creado el 25 de mayo de 1905 en el barrio de Recoleta por un grupo de jóvenes que buscaban fundar un club de fútbol. Esta posibilidad se dio tras obtener el dinero necesario ganando la carrera en el Hipódromo de Palermo. Le apostaron al caballo  “Gay Simon” del stud Platense, el cual resultó triunfante. En homenaje al “héroe equino” es que se le puso al club: “Platense”. Los colores elegidos para la camiseta, blanco y marrón, fue en honor a los colores de la camisa que usó el jinete ganador. Tiene dos célebres apodos: “Calamar” y “Marrón”. El primero se debe al periodista Antonio Palacio Zino, que alguna vez dijo, definiendo al equipo de por entonces: “los muchachos se movían como calamares en su tinta”. El segundo, lógicamente, se debe al color de su indumentaria.

En 1907 construyó un campo de juego en Posadas 427, barrio de Retiro. Para 1911 Platense ya estaba dentro de lo que hoy es la Comuna 13, más precisamente en Núñez. Se ubicó en Manuela Pedraza y Blandengues (Av. Libertador). Allí permaneció hasta 1916. En 1917 se mudó, sin abandonar el barrio, llegando a su más célebre ubicación: Manuela Pedraza y Crámer. Allí le compró el terreno al Dr. Carlos Delcasse y construyó su nueva cancha. El partido inaugural fue el 9 de julio de 1917, un amistoso en el que Platense se impuso uno a cero a Provincial de Rosario. El primer juego oficial en dicho estadio fue el 22 de julio de 1917, un empate en cero frente al club Porteño. El 1 de febrero de 1941 Platense inauguró un velódromo contiguo al estadio, el cual fue, durante muchos años, el único en la ciudad de Buenos Aires. Además de contar dentro de su predio con canchas de otros deportes. En el centro del velódromo había una cancha de básquetbol al aire libre. En 1965 se realizó una significativa remodelación: se cambió el sentido del campo de juego. La antigua cancha, orientada de Norte a Sur, tenía 94 m. de largo por 64 m. de ancho. Entre la línea que delimitaba el campo y el alambrado sólo había un metro. Luego del reordenamiento de este a oeste, el campo pasó a medir 110 m. de largo por 70 m. de ancho. Desde el límite hasta el alambrado había 5 metros y desde el alambrado al primer escalón de la tribuna 6,5 m. Se pusieron más plateas en la tribuna sobre Manuela Pedraza y se eliminó el velódromo.

Para fines de 1971 Platense estaba urgido en una profunda crisis: deportivamente descendió a la segunda división, además de tener serios problemas económicos. Esto hizo que perdiera la posesión de los terrenos de Manuela Pedraza y Crámer, teniendo que desalojarlos. El último cotejo en el mítico estadio fue el 26 de septiembre de ese año en un triunfo del Calamar por dos a cero ante Newell´´s.  Durante los siguientes ocho años el Marrón no tuvo cancha propia y debió jugar de local alquilando otros reductos. En julio de 1979 inauguró su actual estadio, en los mismos terrenos que había comprado 32 años antes, pero en donde nunca había construido nada debido a diversas coyunturas del país y del club.

El actual estadio “Ciudad de Vicente López” posee una capacidad para más de 30 mil espectadores. Su sistema de iluminación artificial es óptimo y tiene la particularidad de ser uno de los pocos en el mundo en el que las torres se encuentran dentro del campo.

Ente los jugadores más destacados que vistieron la camiseta de Platense en su historia, se encuentran: Labruna, Vernazza, Espina, Trezeguet, Coudet, Borghi, Pusineri, Mercier, Vega, Islas, Fuertes, Dalla Libera, Spontón, Amador Sánchez, Alfaro Moreno, Bergessio, Borelli, Enrique Topini; entre otros.

Tras 22 años en las categorías de ascenso (B Nacional y B Metropolitana), el Marrón volvió al lugar que merece por su historia: la Primera A. Su última participación fue en el Clausura 99. En la Zona Campeonato, Platense integró el grupo “A”, siendo de los ocho equipos participantes el que más puntos obtuvo junto a Estudiantes de Río Cuarto: 13. Los cordobeses tuvieron una mejor diferencia de goles: +6, contra +4 del Calamar, quedando primero y segundo respectivamente. Los dirigidos por el “Chocho” Llop culminaron invictos con tres partidos ganados y cuatro empatados. En la zona “B” el líder resultó Sarmiento de Junín. Los primeros de cada grupo se enfrentaron en un partido único por el primer cupo de ascenso a la máxima categoría Sarmiento se impuso por penales tras igual uno a uno. Terminar en la segunda colocación al Marrón le sirvió para tener una plaza en los cuartos de final por la puja por el segundo ascenso. En esa instancia dejó en el camino a Deportivo Riestra ocho a siete en los penales tras igualar sin goles en los 90´. En semis venció dos a cero a Atlético de Rafaela. En el juego decisivo, también en cancha de la “Lepra”, logró la épica, igualando uno a uno en el tiempo reglamentario e imponiéndose por los tiros desde los 12 pasos.

El domingo 31 de Enero de 2021 por la noche se escucharon ruidos y festejos por el barrio de Núñez porque un viejo vecino, volvió a la primera división.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.