El jueves 01 de julio se llevó adelante una nueva reunión de “Comisarías Cercanas”. De la misma participaron vecinos con intenciones de hacer valer su derecho de expresarse para transmitirles a las autoridades sus problemas, inquietudes y propuestas sobre todo los vinculado al día a día de la Comuna 13 en materia de seguridad. Estuvieron presentes la Comisario Marisa Maldonado de la 13B; el Comisario Eduardo Coria Cano de la 13A; Diego García, Comisario de la 13C; el Comisario Inspector Leonardo Tojeiro y Florencia Scavino Presidenta de la Comuna. El evento se realizó a través de la plataforma virtual “Zoom”.

La jornada la comenzó Tojeiro exponiendo la actividad anti delictiva que las diferentes comisarías de la comuna, con su personal, estuvieron efectuando en el último mes para neutralizar sucesos de inseguridad a raíz de denuncias de vecinos. Se realizaron 15 detenciones por hurto en comercios y en desplazamiento, siete por robos en banda en propiedad privada; recuperando los objetos sustraídos. También, comentó, se trabajó en el robo de autopartes de vehículos estacionados en la vía pública. Coria Cano afirmó que se está atacando fuertemente la modalidad delictiva de robo de bicicletas, algo que ha aumentado exponencialmente en los últimos tiempos. El comisario remarcó que el foco principal de estos hechos se da sobre la Avenida Cabildo.

Diego García hizo hincapié en que, siguiendo la alerta de varios vecinos sobre sujetos que se hacían pasar por recicladores/cartoneros para cometer ilícitos, estuvieron relevando a aquellos que realizan esa tarea en la comuna para constatar quiénes lo hacen de forma digna y quiénes lo usan como una pantalla para perpetuar un delito. Resaltó que recibieron muchas quejas de vecinos por gente en situación de calle que se instala en un lugar particular, ocasionando molestias para quienes viven allí. Otra situación que aqueja al centro de Belgrano (principalmente en la manzana de la Plaza Noruega) son los ´trapitos´ que piden cifras descabelladas a quienes quieren estacionar allí, muchas veces amedrentando y siendo violentos. Coria Cano afirmó que lograron erradicar a estas personas e intensificaron la presencia policial en el lugar.

Luego se abrió el espacio para que los vecinos puedan expresarse. La primera fue Roxana, quien vive en Mendoza entre Crámer y Mendoza. Contó que cada vez hay más hurtos en la zona, siendo uno de sus hijos víctima en una oportunidad. Narró que tanto ella como su hijo, no quedaron para nada conformes con el actuar policial, ya que hicieron la denuncia sobre un dispositivo robado que tenía GPS de locación, por lo que podía ser ubicado. Así fue que las autoridades se trasladaron hasta el lugar donde figuraba el artefacto, pero nunca le dijeron a la víctima si lo recuperaron o no, ya que no se lo devolvieron. Tojeiro prometió que las autoridades correspondientes se iban a poner en contacto con su hijo para anoticiarlo de cómo está esa situación, ya que puede ser que aún esté en proceso de investigación, puesto que la locación que un celular puede brindar es en un edificio, es decir, no brinda exactitud de quién lo tiene (piso o departamento). O más complejo aún: puede arrojar como ubicación una villa.

La siguiente en tomar la palabra fue Margarita, para señalar un padecimiento que sufre a diario: la circulación imprudente de ciclistas por la vereda que ponen en riesgo la integridad física de los peatones, además de que pueden sufrir hurtos. Al llegarle el turno a María Teresa, vecina de Olazábal entre Ciudad de la Paz y Amenabar, contó que en la cuadra hay un hombre en situación de calle que es violento, agresivo y degenerado.

Pascual expresó que siente que se ha relajado el trabajo de seguridad preventiva alrededor de los colegios de Belgrano, y que se está notando con reiterados sucesos de arrebatos a estudiantes cuando salen de sus clases. También pidió más presencia policial en la zona de Ciudad Universitaria.

Roberto contó que en la zona de Núñez de Cabildo y Deheza hacia el lado de Libertador (Vuelta de Obligado, Cuba, etc) se han sucedido los robos de elementos de bronce pertenecientes a edificios (picaportes, porteros eléctricos, partes de portones). Tojeiro dijo que están al tanto de estas situaciones y que han detenido a sujetos por esos actos, recuperando los materiales sustraídos.

Prosiguió haciendo uso del derecho a la palabra, Estela, quien habló de la “famosa” señora mayor que se instaló de forma inamovible y permanente hace largo tiempo en la vía pública, en Crámer casi Juramento. Hasta se construyó una suerte de carpa que responde como “vivienda”. Estela aclaró que la señora no es para nada violenta ni ocasiona problemas flagrantes, pero que es poco higiénica esta situación de alguien viviendo en precarias condiciones, ya que, por ejemplo, hace sus necesidades a plena luz del día a la vista de todo. Además de que allí hay un colegio.

Viviana, vecina de Colegiales de Zapiola y Palpa, se quejó por las diversas personas que tocan el timbre pidiendo ropa. Contó que a ella le tocan el timbre alrededor de cuatro veces por día. Preguntó a las autoridades si se puede hacer algo al respecto para que actúen penando a quienes lo hacen, ya que algunas veces tienen intenciones delictivas detrás del supuesto pedido. Tojeiro señaló que, en esos casos, llamen a la comisaría más cercana para que les manden un móvil policial y controlen, debido a que a veces esos sujetos que se escudan en la facha de pedir ropa, están realizando movimientos pre delictuales, tanteando una casa, edificio, etc.

Scavino destacó el accionar policial en un hecho puntual, contó que: “una chica hizo una denuncia por robo o extravío de una mascota, se hizo la investigación por parte de la brigada y se dio con el animal. Parece una pequeñez pero para la familia que perdió a su integrante canino, es muy importante”. La Comisario Maldonado dijo al respecto: “Varios vecinos nos traen perros perdidos y nosotros los tenemos en la comisaría. A veces les damos tránsito hasta que aparezcan los dueños”. Luego habló sobre una situación que se está dando en Deheza y Cuba: recicladores urbanos y cartoneros que se aglomeran allí a esperar el camión que los recoge. Esto genera preocupación en algunos vecinos de la zona, y por eso la fuerza policial actúa haciendo prevención e identificando a estas personas para corroborar que no tengan antecedentes penales ni órdenes de captura, cosa que no ocurre con ninguno de los sujetos que se juntan allí. Resaltó también, para tranquilidad de los vecinos, que aquellas calles que no son patrulladas por autos policiales (ya que así lo dispone el Ministerio de Seguridad, que no en todas las calles se haga), cuentan con despliegue de motos, bicicletas y cuatriciclos de la policía; haciendo presencia de efectivos. Con respecto a la queja de algunos vecinos por la gente en situación de calle que se asienta en la vía pública y genera incomodidad y molestias, contó que si no están cometiendo un delito, la policía solo puede invitarlos a que se retiren.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.