Una persona que se encuentra en situación de calle está inmersa en una de las situaciones más frágiles y vulnerables, es por eso que Carlos Durañona (referente del Comedor de Barrancas de Belgrano), en el mes de Junio expresaba su preocupación: “¿Por qué no están consideradas las personas en situación de calle como prioritarias a los efectos de recibir las vacunas contra el Covid? No figuran en ninguna de las categorías establecidas para recibir dichas vacunas, ni por edad, ni por el riesgo de estar viviendo o sobreviviendo a la intemperie, expuestos al contagio en su constante discurrir por la ciudad. Ellos son siempre expulsados del más modesto refugio que puedan conseguir, soportando las inclemencias del tiempo  y padeciendo el peor de los fríos, el de la indiferencia del Estado, muchas veces acompañado por la de gran parte de la sociedad. La publicitada apelación: “Quedate en Casa”, en el caso de ellos se vuelve ilusoria, ya que no tienen un lugar que se parezca a una casa. Dependen de la solidaridad de sus semejantes sensibles”.

El 19 de julio por la noche, desde la página de Facebook del Comedor de Barrancas subieron unas fotos y anunciaron con alegría: “Las imágenes que todos queríamos ver ya son realidad, hoy vacunan a nuestros comensales contra el Covid 19”. Al finalizar aquella noche tan esperanzadora, publicaron: “Nuestros comensales ya están protegidos con la primera dosis de la vacuna contra el Covid-19. Queremos agradecer a todos los que hicieron que esto sea posible. El Estado llegó por la insistencia de comuneros, organizaciones amigas del Gomero y voluntarios”.

En las redes sociales de la Comuna 13 informaron: “Noche fría en Belgrano, pero contentos de poder estar presentes en este operativo para poder vacunar contra el Covid-19 a personas en situación de calle que concurren a Comedores de la Comuna. Seguimos articulando acciones con el compromiso de las 3A: Acompañar, Asistir y Ayudar a los que más nos necesitan”.

Aquél día, antes de asistir al Comedor de Barrancas de Belgrano (Zavalía y Juramento), estuvieron vacunando a personas en situación de calle en la Parroquia “La Redonda” (Vuelta de Obligado entre Juramento y Echeverría). La calle no es un lugar para vivir, pero por lo menos ahora deambularán a la intemperie, protegidos contra el Covid. Ni aunque sea por un rato, pueden sentir que esta vez no fueron olvidados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.