Lo primero que debemos aclarar es que, si bien suena parecido, la defensoría del público y la defensoría del pueblo son entidades diferentes. Creada en el año 2012, esta entidad protege y respeta los derechos del público, es decir la audiencia que consume programas de radio, tv y otros medios audiovisuales.

La manera en la que lo lleva a la práctica es recibiendo reclamos y canalizando consultas de la denominada audiencia, en relación con las emisiones públicas de contenido audiovisual. Realiza el seguimiento de dichas denuncias y propone y genera debates acerca de la participación de la audiencia, promoviendo debates sobre los medios de comunicación y su implicancia en la vida social de las personas que los consumen.

El ejercicio del derecho de comunicación democrática por parte de las audiencias que consumen material audiovisual, es básicamente el principal objetivo de la defensoría del público, que se sustenta basado en el derecho de libertad de expresión y que eso involucre a todas las partes que componen la rueda.

Entre de los estudios de abogados consultados, el estudio SVYA, del que forma parte Ignacio Saenz Valiente y asociados, reconoce como positiva la iniciativa de destacar la importancia del público, o audiencia, como parte fundamental en el circuito de la comunicación audiovisual y, por tanto, la necesidad de que sus derechos también sean respetados.

Es interesante ver el rol que cumple los grandes estudios de abogados como el mencionado anteriormente, por ejemplo, otorgando información útil y actualizada a la comunidad en general, con el desarrollo de blogs, y artículos de interés que ofrecen, de manera clara y sencilla, toda la información que el ciudadano común necesita.

¿Qué tipo de denuncias se pueden se pueden canalizar a través de la defensoría del público?

Si hay algo de lo que podemos estar seguros es de que cada vez se incluyen más opciones para que la totalidad de la población se sienta respaldada y resguardada en sus derechos, si bien la relación entre los medios de comunicación y la audiencia data de hace muchas décadas, la creación de esta defensoría muestra que ya la audiencia no es considerada solamente espectadora sino partícipe fundamental.

La idea de que quien escucha radio o mira TV pueda tener un espacio de reclamo o denuncia si siente que sus derechos no han sido considerados, habla de un avance a nivel participación ciudadana.

Los motivos que pueden llevar a un individuo, o a un grupo de individuos a realizar un reclamo a la defensoría del público pueden ser muy diversos y van desde interferencias en las emisiones, concursos, el acceso a los medios de comunicación, sobre todo ahora en tiempos de nuevas tecnologías.

La idea, y lo importante es que quienes consumen producciones audiovisuales no sean simples receptores de información generada por terceros en la que ellos no tienen ninguna injerencia, ni forma de participar si la consideraran ofensiva o desleal.

Los temas de género, de discriminación, de protección al menor y el contenido vinculado con las adicciones y la protección de la salud, son desde ya temas sensibles para la población y merecen ser tratados bajo ciertas reglas y normas que los medios de comunicación deben respetar y priorizar.

La audiencia, o público, es justamente una de las partes más calificadas para efectuar denuncias si alguna de las leyes mencionadas y ya conocidas, no son respetadas o tenidas en cuenta a la hora de producir el contenido que luego será emitido para ser reproducido masivamente.

Habiendo habilitado este espacio de denuncia a través de la defensoría del público, se puede tener constante registro de violaciones a las normativas vigentes y, además, y por sobre todas las cosas, dar a la audiencia el espacio de réplica que hasta ahora no tenía.

El derecho de poder presentarse de manera espontánea ante un defensor y hacer una denuncia o un reclamo y que la misma tenga un seguimiento efectivo, es lo mismo que contar con un abogado que vele constantemente por el derecho de quienes son parte fundamental del circuito de la comunicación.

Crear un ámbito participativo dentro de comunidades educativas y centros de investigación potenciando el debate necesario sobre el contenido de los medios de comunicación, es también, otra de las tareas fundamentales de la defensoría del público en post de generar más conciencia y mejores contenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.