La memoria vive libre como el viento, esparcida por el aire de las calles del barrio de Núñez. A pesar de ello, algunos vecinos pasan por lugares emblemáticos sin recordar su historia.

Durante el mes de octubre, Juan Pablo Puentes (profesor de la asignatura sociología de la escuela secundaria Aula XXI), organizó una salida por las calles del barrio con los alumnos de cuarto año, porque apenas a unas pocas cuadras del establecimiento educativo se puede realizar un recorrido histórico.

En comunicación con la redacción del diario “Mi Belgrano”, Juan Pablo nos contó lo que están estudiando los alumnos que participaron de la caminata: “En la asignatura sociología venimos trabajando la cuestión de las prácticas sociales genocidas. Siempre pensando en Argentina y comparando con el caso más fuerte que tuvo la humanidad que es el
holocausto. También trabajamos sobre el genocidio armenio”.

En un día caluroso y soleado, arrancaron el recorrido a las 9 de la mañana en la puerta de la escuela. La primera parada fue en Avenida Del Libertador al 8100, en la puerta del pabellón central de la Ex Esma (Escuela de Mecánica de la Armada). Entre 1976 y 1983 este predio funcionó al mismo tiempo como escuela y como un centro clandestino de detención, tortura y exterminio.

Continuaron el recorrido por la Av. Del Libertador repasando las formas históricas de los secuestros y el
modus operandi de la Ex Esma, pasando por una pegatina (en la fachada de Instituto de Políticas Públicas en
Derechos Humanos) con la imagen de Rodolfo Walsh (escritor y periodista detenido-desparecido en la ESMA).
Continuaron hasta detenerse en la calle Pico, teniendo a un lado a la Escuela Raggio y del otro lado a la Ex Esma.
Acercándose a la esquina de la escuela pudieron observar unas baldosas conmemorativas. Hay más de 1200 baldosas colocadas en la ciudad por el proyecto “Barrios por la memoria” que empezó en 2005. Recuerdan a las personas desaparecidas que habitaron esos espacios. Son homenajes para las familias y los amigos.

Luego cruzaron Libertador hacia la Estación de la Memoria (Rivadavia de la línea Mitre). A comienzos del año 2020 se inauguraron allí una serie de intervenciones artísticas realizadas por trabajadores, artistas y vecinos del barrio, que dan cuenta del accionar del aparato represivo y homenajean la lucha de los organismos de derechos humanos. En las escaleras que dan al andén se pueden leer pintadas con información sobre los más de 700 centros clandestinos que funcionaron en todo el país.

Siguieron la caminata hasta llegar al edificio de la Comisión Nacional de Energía Atómica. Allí escucharon un audio que hablaba sobre los desaparecidos de este organismo.

Finalizaron el recorrido en el club Defensores de Belgrano para ver la tribuna local que lleva el nombre de Ricardo Marcos “Pato” Zuker, un militante popular hincha de ese club que fue un detenido desaparecido por el terrorismo de Estado en 1977. Para complementar esta enriquecedora salida, en los próximos días los chicos visitarán el predio de la Ex Esma por dentro.

En la clase posterior a la salida, entre los estudiantes surgieron algunas preguntas: ¿Cómo fue posible que haya habido un campo de concentración tan grande que operaba dentro de la ciudad de Buenos Aires? ¿Cuándo, cómo y por qué se termino la dictadura?

El barrio integrado a la escuela y a la memoria, una excelente experiencia para que los chicos conozcan nuestra historia e incorporen herramientas que les sirvan para construir un futuro en el que no se vuelvan a repetir los horrores del pasado.

LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DEL DIARIO MI BELGRANO LA PODÉS LEER EN FORMA GRATUITA DESDE LA WEB: https://www.mibelgrano.com.ar/mibelgrano185

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.