Desde la Comisión de Defensa de la Casona de Mansilla – Ex Normal 10 informamos con inmensa satisfacción que la casa declarada Monumento Histórico Nacional, referente del barrio de Belgrano no sólo por su arquitectura de estilo neorrenacentista italiano (último exponente en la zona) y por su historia, sino porque albergó por más de setenta años a la Escuela Normal N° 10 (primera institución pública secundaria del barrio), ha sido recuperada definitivamente.

Después de más de veinte años de férrea lucha por impedir la demolición o venta del predio, en el 2019 nos enteramos que el ex presidente Macri mediante un DNU le entregaba la casa al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para privatizarla junto con los terrenos del bajo viaducto. Ante esta situación judicializamos el caso, pero antes, apenas asumió el presidente Fernández, anuló por otro DNU el anterior, con lo cual la casa volvió a pertenecer al Estado Nacional.

Actualmente, después de reunirnos con autoridades del Ministerio de Cultura de la Nación, es un hecho que nuestra querida casona-escuela está definitivamente en manos del mencionado ministerio que la destinará a un espacio cultural, un museo y actividades afines. Nuestra comisión presentó un proyecto muy interesante relacionado con la música cuya historia viene desde los Mansilla; dicho proyecto será evaluado por la Secretaría de Patrimonio. También nos aseguraron que se destinará una sala para el museo de Lucio V. Masilla y para nuestra escuela. Es una obra costosa que se realizará por etapas pero ya están llegando materiales de construcción para el mantenimiento más urgente. Celebramos estos logros y agradecemos a quienes nos acompañan en esta difícil gestión.

Breve síntesis histórica

El barrio de Belgrano se encuentra indeleblemente unido a diversos edificios que han marcado su trascendental evolución histórica. Uno de ellos es la casona de Lucio V. Mansilla la cual ha subsistido hasta nuestros días. Sita en el Pasaje Golfarini, entre Blanco Encalada y Olazábal, su construcción data de 1870, cuando el autor de “Una excursión a los Indios Ranqueles” la bautizó como “Villa Esperanza”. Enajenada la propiedad en 1892, la casona pasó a ser propiedad de la familia de Eliseo Basch, el que al poco tiempo se deshizo de ella. Desde el año 1914 albergó a la Escuela Normal Superior Nº 10, hasta 1982 cuando se trasladó a su actual emplazamiento en la calle O’ Higgins 2441. Luego de haber funcionado en ella hasta 1991 la Dirección de Capacitación Docente de la ex Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, el mencionado inmueble, propiedad de la familia Panello, comenzó a sufrir una serie de avatares. El propietario tomó la decisión de venderlo para que fuera utilizado en un emprendimiento inmobiliario y celebró convenios de distinto tipo que podían derivar en su demolición.

Defensa del patrimonio histórico y cultural

El 26 de febrero de 1999, Alicia Pangella hizo una presentación en la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires reclamando por la posible demolición del inmueble denominado “Casa Mansilla”. Cabe destacar que en esa oportunidad la entonces Defensora del Pueblo entabló ante la Justicia una medida cautelar de preservación de dicho inmueble en consonancia con lo dispuesto en el Art. 32 de la Constitución porteña. También requirió a la Legislatura la declaración de monumento histórico del inmueble de referencia. La medida cautelar fue admitida por los tribunales nacionales y se impidió así la destrucción de la casona. Esa intervención institucional de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad dio posteriormente origen a una larga lucha por parte de los conservacionistas de patrimonio cultural e histórico que culminó con el dictado de una ley nacional especial. 

En efecto, la mencionada finca fue considerada por la ley nacional 25.317 “Monumento Histórico Artístico Nacional”. Cabe recordar, asimismo, que a los efectos de garantizar la preservación de los inmuebles históricos, la referida ley 12.665 dispone que éstos no podrán ser sometidos a reparaciones o restauraciones, ni destruidos en todo o en parte, transferidos, gravados o enajenados sin aprobación o intervención de la Comisión Nacional de Museos, Monumentos y Lugares Históricos. 

Propuesta de revalorización

La Casa Mansilla puede ser puesta en valor, tener un fin cultural y constituirse en un atractivo y un lugar de pertenencia para la sociedad. Por ello se propone la creación del Museo Nacional de Música Argentina (MNMA). El MNMA se proyecta como una institución interactiva con la comunidad argentina e internacional que se ocupará de conservar, recuperar, difundir, promover y repatriar el patrimonio de música de tradición escrita creada por compositoras y compositores argentinos o extranjeros que han vivido en nuestro país.

La Casa Mansilla, no sólo es un lugar histórico representante en si misma de las Bellas Artes construida en uno de los momentos claves del desarrollo de la música escrita en nuestro país (la década del 70 del siglo XIX, inicio del Nacionalismo musical argentino), sino que perteneció a la familia Mansilla, la cual incluyó dos importantes creadores de la música argentina: Eduardo García Mansilla (1871-1930) y su madre, Eduarda Mansilla de García (1834-1892), compositora musical pionera en la creación femenina.

De la reunión realizada con autoridades del Ministerio de Cultura de la Nación, el pasado 23 de agosto de 2021, participó el Lic. Pablo Kunik en representación de la Asociación Argentina de Compositores (AAC). En el proyecto presentado se adjuntan una serie de puntos explicativos acerca de la AAC (fundada en 1915) que brindan fundamento a la idea de instalar su sede y poner a disposición todo su acervo histórico y patrimonial en el MNMA.

Alicia Pangella
(Presidenta de la Comisión de Defensa de la Casona de Lucio V. Mansilla)

LA EDICIÓN DE NOVIEMBRE DEL DIARIO MI BELGRANO LA PODÉS LEER EN FORMA GRATUITA DESDE LA WEB: https://www.mibelgrano.com.ar/mibelgrano185

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.