En la reunión de “Comisarías Cercanas” realizada el jueves 06 de enero de 2022, una vecina que vive en Blanco Encalada entre Superí y Conde (Belgrano R), contó que una persona en situación decalle estuvo durmiendo tres semanas en el hall de entrada de su casa:

“Cuando yo quería ingresar a mi domicilio tenía que estar esquivándola. También ha hecho sus necesidades allí. Trate de hablar con ella, decirle que no podía estar ahí, que vaya a algún tipo de refugio. En dos oportunidades llamé al 911, vinieron y se la llevaron pero al día siguiente volvió. Me comuniqué al 108 y dijeron que ellos no pueden llevarse a la persona si ella no quiere. Finalmente tuve que recurrir a hacer una reja para evitar esto. Me da mucha pena esta situación, pero una se siente totalmente desprotegida. Quería plantearlo para que vean que es lo que se puede hacer en estos casos”.

Uno de los comisarios presentes le
respondió: “Desde el BAP (Buenos Aires Presente) concurren ante un llamado al 108 pero si la persona no se quiere ir, no la pueden obligar. Si llaman al 911, nosotros les enviamos un patrullero. Si la persona no quiere ir a un parador, el personal policial lo va a identificar, y si ha cometido algún tipo de contravención o delito, se va a actuar en consecuencia y sino se lo va a
invitar a que se retire del lugar”.

Otro de los comisarios agregó: “Muchas personas no quieren ir a un parador
y se quedan deambulando por la madrugada. Hay más gente en situación de calle que el año pasado. Algunas iglesias, en determinado horario, dan alimentos y eso provoca que se produzca algún tipo de conglomerado de personas en el lugar. El SAME opera con nosotros en algunos casos de enfermedad mental. También hay casos de hombres o mujeres que han quedado fuera del sistema económico y terminaron en la calle”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.