A instancias de un proyecto presentado por el legislador Claudio Ferreño, una plaza recreativa  ubicada en la intersección de las calles Superí, Comodoro Clodomiro Urtubey y Olazábal (barrio de Belgrano) llevará el nombre de Ana Frank, de acuerdo a una ley sancionada por la Legislatura Porteña con la finalidad de recordar la vida y el legado de la niña judía que se escondió de los nazis y escribió todo en su diario hasta ser descubierta y llevada a un campo de concentración donde murió en 1945.

A pocas cuadras del lugar funciona el Centro Ana Frank, en Superí 2647 (barrio de Coghlan), en el cual se desarrollan actividades con foco en la educación, el desarrollo cultural, los derechos humanos y la memoria.

Según destaca la ley, “los escritos de Ana se han constituido como un documento icónico de la tragedia y el terror que vivió el mundo y especialmente el pueblo judío durante el nazismo. Su diario es y fue inspiración de millones de personas, no solo por haber sido testigo y víctima del Holocausto, sino por ser una niña que abrazó sus deseos y sueños aún frente a la crudeza y violencia de la época en la que vivió. Los documentos y la historia de Ana nos exigen reflexionar sobre lo sucedido, del peligro del antisemitismo, la discriminación y toda forma de negacionismo y condenar la violencia en todas sus formas”.

En la Audiencia Pública realizada el pasado 29 de marzo de 2022, Victoria Penas dijo: “Trabajo en el Centro Ana Frank, coordino el Museo. Estar hoy aquí, en representación de esta institución, es sumamente importante. Para nosotros, todo reconocimiento, toda iniciativa que ayude a contribuir con la difusión del legado de Ana Frank es una puesta en valor y un reconocimiento a nuestro trabajo. Por lo tanto, agradecemos mucho la iniciativa y esperamos que sea un aporte más a nivel cultural para seguir ayudándonos a difundir este legado tan importante para trabajar en la protección y la promoción de los Derechos Humanos a partir de la historia de una joven que fue víctima de numerosas violaciones de derechos en su época, junto con los miembros de la comunidad judía en la época del holocausto. Hoy nosotros trabajamos desde el Museo, transformando esta historia en un aprendizaje, pensando cómo trabajar sobre los Derechos Humanos en el presente. Es necesario que entendamos el rol que cada uno ocupa como miembro de la sociedad y que tengamos una postura activa frente a las situaciones de violencia y de discriminación de hoy en día. Esa es nuestra tarea, nuestro legado, de alguna manera, o el legado que Ana Frank dejó y que nosotros intentamos difundir día a día. Este es un aporte más a la difusión de ese legado, así que lo agradecemos mucho y esperamos poder honrarlo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.