Belgrano cuenta con una historia de sideral riqueza cultural y artística que forjan su patrimonio, y lo vuelven, entre un cúmulo de variados otros motivos, uno de los barrios más pujantes e interesantes de la ciudad. Fueron muchos los célebres protagonistas argentinos que habitaron en la zona. Uno de ellos es Manuel Mujica Lainez, reconocido como uno de los más prestigiosos escritores de nuestra literatura. Personaje de una notable singularidad, dejó una profunda marca por sus obras y su forma de ser única. La que fue su casa durante largos años, ubicada sobre la calle O’ Higgins 2150, sigue en pie, conservada en muy buen estado, y funciona como un espacio de esparcimiento artístico y cultural.

Manuel Mujica Lainez, conocido popularmente como “Manucho”, nació el 11 de septiembre de 1910, y se crío en una casa donde hoy se encuentra el Automóvil Club Argentino, sobre la Avenida Del Libertador. Perteneciente a una familia de la alta sociedad, con mucha historia, de orígenes aristocráticos. Su abuelo paterno, Eleuterio Santos Mujica y Covarrubias, era descendiente de Juan de Garay. El abuelo materno era Bernabé Láinez Cané, antepasado de Miguel Cané (padre). La abuela materna era Justa Varela, sobrina de Florencio Varela. Manuel desarrolló su infancia con su madre, escritora de obras de teatro, y sus cuatro tías. A los cuatro años de edad sufrió un grave accidente mientras recorría en un triciclo la azotea de su casa, tropezando con una inmensa olla de agua hirviendo que se volcó sobre él: todo su cuerpo se volvió una llaga.

Roque, el cocinero, llegó a untarlo con clara batida de pies a cabeza, salvándolo de una muerte horrible. Al entrar en la adolescencia, se mudó con su familia a Europa, viviendo durante seis años entre Inglaterra y Francia. ´Manucho´ fue un personaje ecléctico y polivalente: Fue escritor, crítico de arte, periodista en La Nación, cronista de viajes, traductor, Director de Relaciones Culturales en la Cancillería, Director del Museo de Arte Decorativo, Vicepresidente de la Sociedad Argentina de Escritores (cuando Borges la presidía). Dentro del mundo de la literatura incursionó en diversos géneros: novelas, poemas, ensayos, cuentos, biografías. Mezclaba sucesos históricos y personajes reales con personajes ficticios, yendo desde el realismo histórico hasta lo fantástico. Abordó mucho en sus escritos la vida de Buenos Aires, como así también novelas históricas ambientadas en Europa entre la Edad Media y el Renacimiento. Se caracterizaba por un lenguaje ciertamente barroco: sutil, depurado y elegante. Como personaje era totalmente singular, de esos que embelesan: un dandy. De personalidad excéntrica, moderna, ambigua y mordaz, es considerado como el primer artista pop.

En 1936 se casó con Ana de Alvear Ortiz Basualdo, también de familia aristocrática, con quien tuvo tres hijos (Diego, Ana y Manuel). El flamante matrimonio se mudó a una casona de Belgrano, que recibió como obsequio de bodas, ubicada en O’ Higgins 2150, a pasos de Juramento. Allí realizaba importantes fiestas por donde circulaban a lo largo de la noche gente del mundo social y artistas de todas las disciplinas. Fue el lugar de trabajo y de placer hasta fines de los años sesenta, cuando se mudó con su familia a una casona de estilo colonial ubicada en la zona de Cruz Chica, a unos tres kilómetros del centro de La Cumbre, Córdoba, llamada “El Paraíso”. Entre sus pares se vinculó con Alfonsina Storni, Arturo Capdevila, Adolfo Bioy Casares, Victoria y Silvina Ocampo, y Jorge Luis Borges.

Actualmente, el que fue su hogar en el barrio, se conserva en excelente estado, y funciona como un espacio cultural en donde, además de otras actividades, se ofrecen muestras y exhibiciones de diversas artes como escultura, pintura, fotografía y música en vivo, ideal para los amantes de estas disciplinas artísticas. En la fachada hay una placa conmemorativa al gran escritor.

Entre sus obras más importantes se destacan: Bomarzo, Los ídolos, La casa, Los viajeros, Invitados en El Paraíso, El laberinto, Aquí vivieron y Misteriosa Buenos Aires. Obras suyas fueron inspiración para películas y óperas. Falleció en su casa de Córdoba el 21 de abril de 1984, a los 73 años de edad, a causa de un edema pulmonar, y fue sepultado en el cementerio de la cercana localidad de Los Cocos.

Damián Giovino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.