Con la idea de conocer a la gente que vive en la Comuna 13 (Belgrano, Colegiales y Núñez) convocamos a los vecinos a que nos cuenten su historia en el barrio. La pueden enviar por Email a: mibelgrano@gmail.com

María Elena Rubio es Trabajadora Social, Jubilada Activa y participa en varias iniciativas ciudadanas (integra el Consejo Consultivo de la Comuna 13 y Colegiales Participa y Decide).

Soy vecina de Belgrano desde el año 1994 momento en que con ayuda de mis suegros (Rosa Collado y Antonio Matías Serra que junto a sus hermanos fundaron la RADIO SERRA, TALENT – la Primera empresa de Televisión a Color y el tocadiscos RANSER) pudimos mudarnos al barrio que nos encantaba por su arboleda. Era el lugar donde pensábamos que nuestros hijos podrían vivir la infancia y adolescencia que nosotros habíamos tenido (ir caminado a la escuela, encontrarse con amigos en lugares públicos seguros).  Recuerdo el Vivero de Ullman donde podíamos comprar y recorrerlo. Eran muy cordiales quienes lo atendían. La amenaza de instalar un Supermercado en el lugar alertó a quienes vivíamos alrededor. Junto con Federico Luppi que vivía sobre la calle Zapiola, fuimos parte de la movilización para preservar ese espacio verde pensado con  asientos en redondo para facilitar encuentros y tertulias (La Plaza Los Olmos). Luego se sumó la iniciativa de preservarla como espacio de juegos también para los más pequeños.

El 06 de abril de 1998 varios vecinos de Belgrano R se movilizaron en la esquina de Echeverría y Zapiola para protestar contra la posible instalación de un hipermercado. Se reunieron quince minutos antes de que la Justicia desalojara las instalaciones del vivero Khol & Ullman, pero el desalojo se postergó. Los vecinos pidieron que los terrenos ubicados a un costado de las vías del Ferrocarril Mitre, entre las calles Zapiola, Echeverría y Sucre, se convirtieran en un espacio verde. El actor Federico Luppi, subido a una pequeña tarima dijo: “Ningún organismo del Estado puede ser superior al bienestar de la gente”.

También me acuerdo la solidaridad de los vecinos cuando llegaba el Tren Blanco en la Crisis del 2001 y continúa actualmente con las personas en situación de calle.

Sigo  disfrutando con mis nietas de la Plaza Castelli (Echeverría y Conde), en la que jugaron mis hijos, con la misma calesita que nos convoca. A diario me gusta caminar por Echeverría hasta Donado, escuchando el trinar de los pájaros. Me duele ver que se estén perdiendo las casonas sobre Sucre, Conesa, Zapiola, habría que abogar para políticas de fomento y preservación del patrimonio que permitan sostenerlas a los actuales herederos.

Me preocupa la confusión que se instala respecto a la participación en partidos políticos reduciendo la concepción y lugar de los mismos en la democracia. En ese sentido integro el Partido KOLINA CABA que lucha por una Ciudad Más Integrada en donde los distintos sectores sociales se integren en un mismo territorio con mayor igualdad. No debería suceder como hace dos años cuando quisieron cerrar la Escuela de Formación en Oficios  ubicada en Juramento y Crámer o el intento de traslado de la Escuela Indira Ghandi desnaturalizando el proyecto educativo que requiere la actual  dimensión del terreno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.